VIVE DIOS EN CUYA PRESENCIA ESTOY – PARTE 4

Resulta que murió uno de los jueces de Israel llamado Gedeón (El fue el que uso Dios para librar al pueblo de los hombres de Madián que les...

Related media

VIVE DIOS EN CUYA PRESENCIA ESTOY – PARTE 4

I. INTRODUCCIÓN

Resulta que murió uno de los jueces de Israel llamado Gedeón (El fue el que uso Dios para librar al pueblo de los hombres de Madián que les robaban las cosechas y los asesinaban) que también fue llamado Jerobaal. (Que significa que Baal pelee contra él, porque el derribó la estatua de Baal.)

Cuándo murió uno de sus hijos llamado Abimelec, hijo de una empleada, como quería reinar se alió con su madre, con sus tíos y con otros personajes que le dieron dinero para contratar prácticamente a unos sicarios, y fue y mató sobre una misma piedra a 70 de los hermanos que tenía. (Pensar en este hecho evidentemente es algo terrible lleno de maldad.)

Pero para su desgracia el hijo menor de Jerobaal, llamado Jotam, se escondió librando su vida, y pasado un poco de tiempo cuando ya estaba gobernando Abimelec, fue y confrontó a aquellos que lo habían apoyado con las siguientes palabras:

Jueces 9:16 al 21 Ahora, pues, si con verdad y con integridad habéis procedido en hacer rey a Abimelec, y si habéis actuado bien con Jerobaal y con su casa, y si le habéis pagado conforme a la obra de sus manos 17(porque mi padre peleó por vosotros, y expuso su vida al peligro para libraros de mano de Madián, 18y vosotros os habéis levantado hoy contra la casa de mi padre, y habéis matado a sus hijos, setenta varones sobre una misma piedra; y habéis puesto por rey sobre los de Siquem a Abimelec hijo de su criada, por cuanto es vuestro hermano); 19si con verdad y con integridad habéis procedido hoy con Jerobaal y con su casa, que gocéis de Abimelec, y él goce de vosotros. 20Y si no, fuego salga de Abimelec, que consuma a los de Siquem y a la casa de Milo, y fuego salga de los de Siquem y de la casa de Milo, que consuma a Abimelec. 21Y escapó Jotam y huyó, y se fue a Beer, y allí se estuvo por miedo de Abimelec su hermano.

Tres años después nos cuenta la escritura que Dios puso un mal espíritu entre Abimelec y los hombres de Siquem a quienes gobernada, y que fueron los que le respaldaron para matar a sus 70 hermanos, y a causa de ese mal espíritu comenzaron a robarse entre ellos, luego algunos de ellos comenzaron a sublevarse contra Abimelec, y entonces Abimelec los persiguió y los mató, luego la ciudad se rebeló contra Abimelec por haber matado a ese grupo, y también acabó con la ciudad.

Luego un grupo se refugió en la torre de Siquem, y Abimelec le prendió fuego y mató mil entre hombres y mujeres, y luego fue a destruir la ciudad de Tebes, y allí otro grupo se escondió en la torre, y nos cuenta la escritura…

Jueces 9:52 al 57 Y vino Abimelec a la torre, y combatiéndola, llegó hasta la puerta de la torre para prenderle fuego. 53Mas una mujer dejó caer un pedazo de una rueda de molino sobre la cabeza de Abimelec, y le rompió el cráneo. 54Entonces llamó apresuradamente a su escudero, y le dijo: Saca tu espada y mátame, para que no se diga de mí: Una mujer lo mató. Y su escudero le atravesó, y murió. 55Y cuando los israelitas vieron muerto a Abimelec, se fueron cada uno a su casa. 56Así pagó Dios a Abimelec el mal que hizo contra su padre, matando a sus setenta hermanos. 57Y todo el mal de los hombres de Siquem lo hizo Dios volver sobre sus cabezas, y vino sobre ellos la maldición de Jotam hijo de Jerobaal.

Pero si revisamos bien cuál fue la maldición de Jotam hijo de Jerobaal en ella dice:

Jueces 9:19 al 20 Si con verdad y con integridad habéis procedido hoy con Jerobaal y con su casa, que gocéis de Abimelec, y él goce de vosotros. 20Y si no, fuego salga de Abimelec, que consuma a los de Siquem…

En realidad fue: Si ustedes creen delante de Dios que han hecho y han actuado de buena manera con mi Padre, que disfruten del rey que ustedes han elegido y que el rey disfrute del pueblo, pero si no han actuado con integridad… Que se maten entre ustedes.

No hay duda que este principio es de suprema importancia. Muestra que cuando actuamos con integridad pues tenemos el respaldo de Dios, pero cuando no somos íntegros en nuestro comportamiento, esa falta de integridad puede traer juicios de Dios para nuestra vida.

Lo otro que me gusta mucho de este principio, es que cuando no sabemos cuál es realmente el comportamiento de otra persona, o cuál es su verdadera actitud al hacer ciertas cosas, podemos descansar en que Dios juzgará a estas personas dependiendo de si actuaron o no con integridad… Y esto nos permitirá descansar aunque no sepamos la verdad, por supuesto si confiamos en la justicia de Dios. Si recordamos uno de sus mandatos que tiene relación con esto dice:

1 Corintios 4:5 Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.

Ahora: Actuar o no con integridad en realidad tiene íntima relación con la conciencia, y es por esto que podemos encontrar que en la carta los Romanos hablando de este tema dice:

Romanos 2:1 Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados;

Donde asegura que aquellas personas que nunca han oído la ley De Dios, si la desobedecen aún por ignorancia, de todos modos serán juzgados y castigados. Esto aunque no pareciera muy justo de todos modos es lo mismo que dice la ley colombiana, pues dice que quien infringe la ley por ignorancia, esta ignorancia no lo disculpa y por esto de todos modos debe ser castigado.

Pero la pregunta que muchos ante esto hacen es: ¿Cómo juzga Dios a aquel que nunca ha oído la ley de Dios? ¿Cómo le va a decir: Tú no has cumplido esto que la ley dice, si él no conoció la ley?

Y de allí se desprenden preguntas como: ¿Qué pasa con el indígena que está metido lo profundo de la jungla y nunca le llegó el evangelio, o qué pasa con aquel que nació en una cultura completamente extraña al cristianismo, y se le enseñó a creer en otros dioses? El apóstol responde a estas preguntas un poco más adelante cuando dice:

Romanos 2:14 al 16 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, 15mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, 16en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.

Y lo que en realidad está diciendo Dios en su palabra, es qué esa conciencia que todo ser humano tiene, así sea de una manera precaria (por causa de haberla corrompido) de todos modos le muestra al hombre cuando algo está bien o cuando algo está mal… de tal manera que cuando actúa el hombre sabe si está haciendo bien o si está haciendo mal.

Y por eso cuando las personas se encuentren delante de Dios para ser juzgados, tendrán la oportunidad de explicar la razón de sus comportamientos, pero no será sólo un asunto de palabras, es decir la razones que ellos dan tienen que ser las mismas que estén en su conciencia. Esto es igual a decir que su conciencia los juzgará delante de Dios. Vuelvo y leo:

Romanos 2:15 al 16 dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, 16en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.

Y por supuesto que hay una gran diferencia cuando nosotros confrontamos a una persona, la cual puede negar su mal comportamiento o mentir, a cuando esta persona está delante de Dios, que conoce absolutamente todo hasta sus más íntimos pensamientos.

Por eso insisto en que cuando alguien nos cuente acerca de su actitud o de lo que hizo, y no estemos muy seguros de si es verdad o no, podemos tomar la mejor opción que es descansar en que Dios, que como todo lo sabe tomará cartas en el asunto, haciendo justicia y trayendo bendición.

El apóstol Pablo sabiendo que su discípulo Timoteo tenía que enfrentar este tipo de situaciones le escribe:

1 Timoteo 5:24–25 Recuerda que los pecados de algunos individuos son evidentes, y los llevan a un juicio inevitable; pero los pecados de otros se revelarán después. 25 De la misma manera, las buenas acciones de algunos son evidentes. Y las buenas acciones que se hacen en secreto algún día saldrán a la luz.

Si aprendemos a hacer eso nos evitaremos muchos problemas, resentimientos, amarguras y tristezas, porque sabremos que cada uno responderá delante de Dios. Si no aprendemos a hacerlo, no sólo seremos consumidos por nuestras propias pasiones, envidias o temores, sino que aún podemos llegar a pensar que Dios no es justo.

Pero si confiamos en la justicia de Dios, no de acuerdo a nuestro juicio, sino al juicio que la conciencia de esa persona le hace a ella misma, entonces podemos descansar en la paz de Dios sabiendo que él hará justicia.

Va a pasar que muchas veces ni siquiera nos demos cuenta de todo el sufrimiento que esa persona cosecha, producto de haber actuado en contra de su conciencia. Y aun puede pasar que esa persona tampoco se dé cuenta de que lo que está recibiendo, es por haber actuado en contra de su conciencia.

¿Por qué? Porque algunos cuando le vienen esas situaciones difíciles que Dios está usando para llevarlos a reconocer su pecado, son tan ciegos que siguen insistiendo en culpar a otros por sus desgracias. Logrando de esta manera sólo alargar y aumentar sus tratos y sufrimientos.

Yo estoy seguro que Dios es infinitamente justo en todas las cosas que hace, el problema es que a veces no tenemos la misma escala de valores que Dios tiene, y entonces nos desviamos en nuestros juicios.

Por ejemplo; alguien es tramposo y a través de esto obtiene mucho dinero, y pensamos que le va bien porque tiene mucho dinero. Pero eso es falso, pues a los ojos de Dios esa persona es inmensamente pobre, miserable y esta desnuda, y si no cambia su actitud en el infierno terminará. Y entonces: ¿Cómo podemos pensar que esa persona que ha sido tramposa le está yendo bien?

Ahora: ¿Cuál es la relación que existe entre la conciencia y la integridad o rectitud? Muy sencillo: Una persona íntegra o recta es aquella que actúa de acuerdo a su conciencia.

Sin embargo en esta época hay que aclarar y creo que de manera insistente, que la conciencia que Dios ha colocado en los hombres, es una conciencia que le comunica al hombre la existencia de Dios. Por esto en la carta a los Romanos se le advierte a los que niegan la existencia de Dios, que no tienen disculpa, porque…

Romanos 1:19 al 20 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. 20Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

Y no hay disculpa porque quien niega a Dios, es porque están negando esa revelación profunda que Dios da su corazón, que es igual a decir qué está actuando en contra de su conciencia. Y por esto mientras niegue a Dios, jamás podrá ser tomada como una persona íntegra o recta.

Igual puede sucederle al cristiano que no acepta todo lo que dice la palabra de Dios, es decir que acepta que algunas cosas que dice la escritura debe obedecerlas, porque son mandatos de Dios, pero al mismo tiempo hay otras que no acepta como mandato de Dios.

Eso quiere decir: Que la integridad en el hombre comienza cuando hace caso a su conciencia que le dice que Dios existe. Y la integridad en el cristiano comienza cuando habiendo reconocido a Jesucristo, reconoce que toda la escritura es palabra de Dios.

El asunto es muy sencillo, pero las personas que no son integras no lo ven. Imaginémonos que usted lee en la escritura y entiende que hay diez cosas que debe hacer. ¿Qué justificación puede usted dar para decir que de las diez, siete cree que son verdad y tres no?

Algo así como que usted cree que su esposa se le debe sujetar, que sus hijos le deben obedecer, que su pastor lo debe cuidar, porque eso dice la escritura. Pero no acepta que usted debe estudiar la Biblia, o no acepta que como padre y esposo debe edificar a su familia, ni que no debe exasperar a sus hijos, ni que debe tratar a su esposa como a vaso más frágil… ¿Cómo explica que usted haga esta selección? ¿Bajo qué parámetros? ¿Con que autoridad? Y es por esto que la escritura dice:

Santiago 2:11 Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley.

O todo o nada. O aceptamos todo lo que la escritura nos enseña y nos manda a hacer o no aceptamos nada… Por qué los diferentes mandatos todos han sido dados por el mismo Dios. Por lo tanto si no aceptamos todo lo que la escritura enseña y manda, entonces no estamos siendo íntegros.

Sin embargo la buena noticia es que; no necesitamos comprender absolutamente toda la escritura a cabalidad para poder vivir en la presencia de Dios… Pues para vivir en la presencia de Dios lo que tenemos que hacer es creer y hacer caso a lo que conocemos que Dios nos manda hacer.

Déjeme insistir: Cuando usted está haciendo de todo corazón lo que cree que debe hacer, porque así lo entiende, entonces usted puede tener la certeza de que está viviendo en la presencia de Dios. Y esa certeza debe traer paz y descanso a su corazón.

Que las cosas salieron bien. Qué bueno. Que las cosas salieron mal. Qué bueno que yo hice lo que mi conciencia me mando.

Que la situación me lleva a revaluar lo que hice. Qué bueno. Y si descubrimos que no hicimos lo mejor, o que definitivamente nos equivocamos. Qué bueno. ¿Qué hacer? Aprender. Y si hace falta pedir perdón. Unas veces porque descubrimos que había una mala actitud oculta que empaño nuestro juicio, otras veces solo por nuestra ignorancia.

EL EJEMPLO DE DAVID Cuando uno revisa la vida de David, un nombre del cual Dios dijo que tenía un corazón perfecto para con Dios. Encontramos que hizo cosas que estuvieron mal hechas y que aún trajeron consecuencias terribles para otras personas.

Una vez huyendo de la presencia de Esau que lo quería matar, llegó donde unos sacerdotes y mintiéndoles, les dijo que iba en misión secreta, que sí tenían algún arma porque no había tenido tiempo ni de coger su espada, y le entregaron la espada de Goliat.

Al pasar el tiempo Saúl se enteró y mató a todo el pueblo de sacerdotes por causa de la mentira de David.

Y así como esta podemos encontrar otras acciones de David que trajeron consecuencias terribles, sin embargo hay un pasaje en que hablando de Jeroboam un rey de Judá, la escritura dice:

1 Reyes 15:3 al 5 Y anduvo en todos los pecados que su padre había cometido antes de él; y no fue su corazón perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de David su padre. 4Mas por amor a David, Jehová su Dios le dio lámpara en Jerusalén, levantando a su hijo después de él, y sosteniendo a Jerusalén; 5por cuanto David había hecho lo recto ante los ojos de Jehová, y de ninguna cosa que le mandase se había apartado en todos los días de su vida, salvo en lo tocante a Urías heteo.

Dios dice que David tuvo un corazón recto delante de Dios, a pesar de que ya mencioné que tomo decisiones equivocadas que trajeron consecuencias desastrosas a muchas personas, sin embargo Dios dice que fue un hombre recto delante de El, que le hizo caso en todo lo que le mando durante toda su vida…

Es decir; está diciendo que David fue obediente a Dios toda su vida, y que las cosas equivocadas que hizo no fue por ser desobediente o rebelde a Dios, sino por causa de su ignorancia. Excepto cuando peco contra Urías.

Entender esto destruye toda religiosidad, pues la vida cristiana no se trata de rituales, sino de vivir en integridad delante de Dios, aunque como ya mencioné puede ocurrir que hagamos cosas equivocadas, no por rebeldes sino por ignorantes.

¿Y cuál fue el pecado contra Urías? Dios a través de el profeta le dijo:

2 Samuel 12:9 al 10 ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón. 10Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer.

El pecado fue matar a Urías para quedarse con su mujer, y según Dios eso fue una muestra o evidencia de menospreciar a Dios.

Lo tremendo de esto es que siendo el único pecado que cometió David, recibió una muy fuerte disciplina por causa de él. En primer lugar aunque Dios le perdonó la vida, a cambio el hijo que había engendrado murió, además Dios le dijo que alguien se acostaría con todas las mujeres que él tenía a plena luz del sol, es decir humillado hasta más no poder, y además que nunca se apartaría la espada de su casa, es decir que de su descendencia siempre habría quienes murieran asesinados.

Pero además de la advertencia de lo grave que es pecar sabiendo que es pecado, es importante que entendamos que si es posible que obedezcamos en todo a Dios, lo cual ocurre cuando vivimos en integridad, y ese debe ser el objetivo en nuestra vida.

Vivir en integridad, vivir de acuerdo a nuestra conciencia, vivir en la presencia de Dios. No podemos hacer nada mejor que eso, y no hacer eso es más grave que cualquier cosa.

Siendo esto así, la pregunta importante en este momento es: ¿Somos personas íntegras? ¿Somos personas que deseamos hacer la voluntad de Dios en todo momento? ¿Somos personas que le hacemos caso a nuestra conciencia renovada por el Espíritu Santo?

LA CONCIENCIA… Al enseñar este tema entre cristianos, me he dado cuenta que a veces los cristianos tienen problemas para aceptar que deben vivir de acuerdo a su conciencia. A los incrédulos el asunto les suena bien pero a los cristianos no.

Creo que una de las razones además de un poco de ignorancia, es que los cristianos hemos aprendido que nuestra conciencia está corrompida. Y saber que nuestra conciencia está corrompida coloca una barrera cuando alguien nos dice que debemos vivir de acuerdo a nuestra conciencia.

Claro que nuestra conciencia está corrompida, pero Dios nos ofrece la posibilidad de renovar nuestras conciencias, para que poco a poco esta se ajuste al verdadero concepto del bien y mal que maneja Dios.

Y como estamos en este proceso de renovar nuestra conciencia, es importante que entendamos que cosas renuevan la conciencia, y qué cosas la corrompen, para que tengamos claridad hacia dónde va nuestra vida.

¿COMO SE CORROMPE LA CONCIENCIA?

1. La conciencia se corrompe cuando hay actitud de condenación.

Así como una buena conciencia, es decir una conciencia íntegra se origina en el deseo genuino de querer hacer las cosas cada vez mejor, según la dirección de Dios, la conciencia se corrompe cuando hay actitud de condenación. ¿Qué es actitud de condenación? La escritura dice:

Juan 3: 19…Y esta es la condenación: la luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas

Actitud de condenación es amar la maldad… Así sea en un grado muy pequeño.

Esta actitud de condenación hace que las personas no quieran mejorar en lo que están haciendo. Y no me estoy refiriendo a sí cada vez van a tener más dinero, más poder, o más sabiduría… Cosas que son amorales. Me refiero, a que son personas que lo que realmente les importa, es lograr sus objetivos, sin importar si para lograrlos están actuando de manera justa o injusta.

Sabemos que una persona tiene esta actitud de condenación, porque son personas que no aceptan la corrección, y peor aún, terminan agrediendo de alguna forma al que intenta corregirles. La escritura dice:

Proverbios 9:7 al 8 El que corrige al escarnecedor, se acarrea afrenta; el que reprende al malvado, atrae mancha sobre sí. No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca;

Es decir; no importa cuán buena sea nuestra actitud, tampoco importa si estamos diciendo la absoluta verdad de Dios, cuando una persona tiene esta mala actitud siempre terminamos siendo agredidos de alguna manera, porque al hacer esto lo que tratan de hacer es que nos sintamos mal por tratar de corregirlos. Y otra de las razones al hacer esto además de no querer cambiar, es que…

Proverbios 15:12 El escarnecedor no ama al que lo reprende ni se junta con los sabios.

Y entonces cuando usted lo ama, razón por la cual trata de corregirlo o de enseñarle, él lo voltea y dice que usted lo odia. ¿Qué tenemos que hacer con estas personas? Dejar pasar el tiempo a ver si entienden… O se van de la iglesia. (Digo que se van de la iglesia porque resulta todavía más inútil que corrijamos aquel que ni siquiera es Cristiano)

Este proceso de corromper la conciencia es un proceso que comienza desde muy temprano, cuando comenzamos a ignorar o a contradecir nuestra conciencia por lograr nuestros objetivos. Puede que sea un proceso lento… Pero será algo seguro que la maldad irá aumentando, y la conciencia se irá perdiendo cada vez más. Y por eso podemos leer:

Génesis 6: 5 Vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos de su corazón solo era de continuo el mal;

Pero a la conciencia no sólo se corrompe cuando determinamos hacer en absolutamente todo, todo el tiempo, todas las cosas mal.

2. La conciencia también se corrompe cuando los objetivos son mediocres.

Y esto es mucho más común… Quiero ser santo pero no tanto, quiero ser honesto pero no tanto, quiero ser fiel pero no tanto, quiero ser generoso pero no tanto. No hay que exagerar.

Pero contrario a esta vida de tibio o medias tintas, el Señor Jesús dijo:

Mateo 5:46 al 48… Si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publícanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

Si sólo amamos, o ayudamos, aquellos de los cuales recibimos algo, es evidente que la razón por la cual lo hacemos son nuestros propios intereses, nuestro egoísmo. Y por eso, por vivir en función de un egoísmo continuo, es que nuestra conciencia se corrompe. Porque es igual a vivir en pecado continuo.

3. La conciencia se corrompe cuando vivimos guiados por sentimientos.

2 Timoteo 3: 6 al 7 De ellos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas pasiones. Estas siempre están aprendiendo, pero nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad

Aclara que quienes viven siendo guiados por sus sentimientos o pasiones no pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y si no pueden conocer la verdad no pueden restaurar su conciencia, por eso el mandato que recibimos de muchas formas en la escritura dice:

2 Timoteo 2: 22 Huye también de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

Colosenses 3: 5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría.

Gálatas 5: 24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

La conciencia se corrompe o es señal de corrupción cuando guiamos nuestra vida por lo que sentimos, (Amor humano, resentimientos, falta de perdón, traumas) en lugar de hacerlo por lo que sabemos que es correcto.

4. La conciencia se corrompe con el orgullo y la altivez. Que asimismo son una señal clara de que la conciencia está corrompida. La escritura dice:

Salmos 10: 4 el malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; no hay Dios en ninguno de sus pensamientos.

El altivo no sólo no tiene en cuenta a Dios, sino que su altivez le hará pensar que es más valioso que los demás, más merecedor de ciertos privilegios, y con una actitud como está es fácil que actúe con injusticia para lograr lo que desea, sin importar los derechos de los demás.

5. El pecado en general corrompe la conciencia.

El cristiano que peca de manera repetida corrompe su conciencia. Y se puede medir el grado de corrupción, por el dolor que siente al obedecer a Dios. (Le duele ser fiel, le duele ser honesto, le duele ser cumplido, duele ser generoso, le duele cumplir con Dios etc.)

¿COMO SE RENUEVA LA CONCIENCIA?

1. La conciencia comienza a renovarse cuando nos convertimos en hijos de Dios y comenzamos a recibir el conocimiento que proviene de Dios.

Juan 3:21 Pero el que practica la verdad viene a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

No tenemos que dice que el que practica la verdad, es decir que quien quiere hacer las cosas de manera correcta, cuando le es compartido el mensaje de Dios se acerca, y este acercamiento obviamente le permite renovar su conciencia. Además…

Proverbios 11:3 La integridad guía a los rectos, pero a los pecadores los destruye su propia perversidad

No importa cuán torcida este nuestra conciencia, si a la poca luz que tenemos le hacemos caso, poco a poco nuestra conciencia se ira restaurando. Lo que se necesita es el arranque inicial, el despertar que normalmente lo da el Espíritu Santo.

Entonces volvemos a lo mismo… Es necesario un deseo genuino de querer hacer cada vez las cosas más de acuerdo a la voluntad de Dios.

Eso incluye: Querer mejorar como padre, querer mejorar como empleado, querer mejorar como discípulo, como hijo, como esposo, como amigo… Porque esa es la voluntad de Dios. Y esa actitud restaura nuestra conciencia.

Siendo el conocimiento de Dios, de su palabra, de su voluntad lo que va a restaurar nuestra conciencia. No hay duda que:

2. Una buena relación con Dios restaura nuestra conciencia.

El apóstol Pablo describió lo que él y todos los que ahora somos hijos de Dios, vivimos antes de convertirnos. (El a pesar de ser muy religioso).

Efesios 2:1 al 3…Él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia. Entre ellos vivíamos también todos nosotros en otro tiempo, andando en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos; y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás

De una forma muy natural todos nosotros vivimos siguiendo la corriente de este mundo, sin reconocer que todo esto es gobernado por Satanás, y eso es lo que ha ayudado a pervertir la conciencia de todos los hombres. Por eso es que es indispensable convertirse en hijo de Dios para poder restaurar la conciencia. Y por esto mismo después de un tiempo el apóstol escribe:

Romanos 9: 1 Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo.

Ya no es su mala conciencia la que le dice que está actuando bien, sino una conciencia renovada por el Espíritu Santo. Y el cambio sólo lo puede recibir aquel que confía en Jesucristo como Señor y Salvador.

Recordemos que cuando hay fe en Jesucristo, cuándo hay integridad, también hay confianza en la palabra de Dios, y como consecuencia también confiamos en el plan de Dios para nosotros, y todo esto es lo que nos motiva a obedecerle.

Por eso en el caso del creyente, del verdadero creyente, su conciencia debe ser renovada por un conocimiento claro de los principios de la palabra de Dios, más esos tratos de bendición que Dios a nuestra vida para hacernos entender… El salmista escribe:

Salmos 16:7 Bendeciré a Jehová que me aconseja; aun en las noches me enseña mi conciencia.

Conciencia: lit. mis riñones, considerados, de acuerdo con el pensamiento semítico, como la sede de las emociones y de los sentimientos más profundos.

Para terminar, hagamos un corto examen para que podamos evaluar cuanta integridad o cuán limpia está nuestra conciencia.

No hay integridad ni limpia conciencia en nuestra vida cuando…

A. Cuando pedimos a los demás que tengan una buena relación con Dios mientras nosotros no la tenemos.

Romanos 2:21-22 Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de robar, ¿robas? Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio?

Esto quiere decir que no podemos mandar a hacer algo a alguien, que nosotros en esa misma posición y condición no estaríamos dispuestos a hacer. Si pedimos a los demás que obedezcan a Dios; ¿por qué nosotros no lo hacemos?

B. Cuando cambiamos los principios de acuerdo a las circunstancias. Sabemos por ejemplo que debemos decir la verdad, y lo hacemos en ciertas circunstancias, pero hay otras en las cuales no decimos la verdad porque tememos a los resultados.

C. Cuando los principios son válidos para unos y para otros no. Decimos por ejemplo que todos deben llegar a tiempo, pero cuando es alguien que amamos, cuando es un hijo o la esposa, el muchacho o la chica que nos gusta, entonces no importa que llegue tarde… (favoritismos)

D. Cuando actuamos por comparación. Si fulano da. Yo doy… si el va, yo voy, si el cumple, yo cumplo, si el tiene… etc. Entonces yo…. Etc. Actuar así es como buscar una disculpa para no hacer lo correcto.

¿Y por qué actuar por comparación no es correcto? Porque cuando actuamos por comparación no estamos siendo justos. Por que unos han recibido más y otros han recibido menos.

Por ejemplo: Teniendo gastos iguales, Yo estoy dando diez talentos… aunque tengo 100… El otro esta dando diez talentos pero tiene sólo 20… Pero yo insisto en que estamos dando Igual. ¿Será cierto? No.

Dentro de un verdadero concepto de justicia, no, no estamos actuando igual, cada uno está dando diferente no en cuanto a cantidad sino en cuanto a actitud de corazón.

Esta enseñanza es muy clara en las palabras de Jesús cuando la viuda pobre fue a dar su ofrenda. Dice así:

Marcos 12: 41-44 Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho Y vino una viuda pobre y echó dos blancas, o sea, un cuadrante. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo: -De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca, porque todos han echado de lo que les sobra, pero esta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.

La viuda pobre dio más que todos, lo dio todo, los demás sólo una parte.

Este principio se aplica a todo lo que hacemos en la vida, no solo al dinero. Cada uno ha recibido dones, talentos y oportunidades en la vida, y la verdad es difícil saber cuánto potencial hay en cada uno de nosotros, lo que sí es cierto, es que sin pensar en lo que otros dan, en lo que otros aportan para el beneficio de los demás, cada uno debe aportar según lo que tiene.

2 Corintios 8:1 porque si primero está la voluntad dispuesta, será aceptado según lo que uno tiene, no según lo que no tiene.

E. Cuando hay un mal juicio. Pero no sólo fallamos al ignorar que unos han recibido más y otros menos en la vida. El problema empeora por que hay una ley de la carne, de la naturaleza humana no regenerada, que dice que según nuestra conveniencia vamos a magnificar o minimizar las cualidades y/o defectos de los otros, o de los míos, para al fin salir justificados. Para poder decir; » yo tengo razón, el malo es el otro”. La escritura dice:

Mateo 7: 3-6 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: «Déjame sacar la paja de tu ojo», cuando tienes la viga en el tuyo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

F. Cuando no hacemos a los demás lo mismo que deseamos que ellos nos hagan.

En el antiguo testamento el Señor para enseñarles a actuar con integridad les da una norma, aunque esta norma era mencionada de forma negativa: «No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan» y a esto venía añadido «ojo por ojo diente por diente» para que el hombre experimentara en su carne lo que a otros hacía. (Éxodo 21:22 al 25)

Jesús en el nuevo testamento lo enseña de forma positiva…

Mateo 7:12 Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

Hay muchísima gente a la que no le hago daño, pero tampoco beneficio en ninguna manera…¿Lo que usted hace a los demás… Le gustaría que se lo hicieran a usted?


Si después de este corto examen notamos que no hay integridad en nuestra vida, o que estamos a medias, por supuesto no hay nada más importante que corregir esto, porque no hay la más mínima duda que lo que más necesitamos es vivir en la presencia de Dios.

¿Sabías qué?

La iglesia es una entidad sin ánimo de lucro, por esta razón para funcionar dependemos primeramente de Dios, y de las ofrendas, donaciones o contribuciones que sus miembros, amigos o simpatizantes quieran hacer, lo cual, si Dios lo coloca en tu corazón puedes hacer a través de las siguientes opciones.

Estamos en spotify
Síguenos