SON POCOS LOS QUE SE SALVAN – PARTE 3

Quiero insistir en el mensaje o estudio que vimos la semana pasada, pues lo considero supremamente importante para...

Related media

Listen

SON POCOS LOS QUE SE SALVAN – PARTE 3

I. INTRODUCCIÓN

Continuando con nuestro estudio acerca de la pregunta hecha a Jesús que dice: ¿Son pocos los que se salvan?… En la respuesta Jesús dice que para salvarse hay que entrar por la puerta estrecha…

Y todos sabemos que una puerta implica una decisión, que depende de la capacidad de abrirla o cerrarla para poder pasar o no través de ella. Sin embargo cuando revisamos en la escritura la palabra puerta, podemos ver que tiene en ciertos contextos un significado espiritual muy importante. Por ejemplo; la primera vez que aparece esta palabra es cuando Dios hablándole a Caín le dice:

Génesis 4:7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

Aquí la palabra puerta es usada dando a entender que Caín debe decidir decir sí o no al pecado, para que haciendo el bien sea enaltecido por Dios. Sin embargo vemos que Caín tomó una pésima decisión pues asesinó a su hermano Abel.

La segunda vez que aparece la palabra puerta es nuevamente Dios quien la menciona, pero esta vez le está hablando a Noé:

Génesis 6:16 Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado…

En esta ocasión también la palabra puerta implicaba una decisión muy importante, con dos resultados muy diferentes. Quién entrara por la puerta se salvaría, pero quien no pasara por esa puerta sería destruido con el diluvio…

La tercera vez que aparece la palabra puerta en la escritura se refiere a esta misma puerta, y lo que la escritura nos cuenta es cómo Dios cerró la puerta del arca.

Génesis 7:16-17, 21-22 y Jehová le cerró la puerta. 17Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el arca, y se elevó sobre la tierra…. 21Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre.22Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió.

Cómo es Dios quien cierra la puerta, podemos decir que es Dios quien determina el tiempo que tiene toda persona para decidir si entra o no por la puerta… Y teniendo en cuenta que nadie sabe cuánto tiempo de vida le queda, es una decisión que se debe tomar con suma urgencia.

Pero: ¿Por qué siendo tan importante la gente no toma esta decisión? Y la razón es que entrar por ciertas puertas no tiene nada de atractivo, en este caso si nos tocara elegir, entre estar en un barco lleno de animales con todos los malos olores que éstos pueden producir, y con todo el trabajo que implicaría atender esos animales, o estar al aire libre disfrutando de la brisa y los tiernos olores del campo, comiendo frutas y tomando sol o descansando al lado del riachuelo… Seguramente escogeríamos estar afuera.

Es decir; la puerta ancha y el espacioso terreno llamaría más nuestra atención, que la puerta angosta y el espacio reducido dentro del arca. Siendo esto así: ¿Qué hizo que Noé pasara por esa puerta y se metiera con su familia en el arca?

Sólo una cosa, que Dios le dijo que lo hiciera pues era la forma en que había determinado salvarlo de la destrucción. Su confianza en la promesa de Dios convirtió en valiosa la decisión de entrar por esa puerta.

Pero para todos los demás entrar por la puerta del arca resultaba en una completa locura, en algo completamente inoficioso, pues que tenía de bueno entrar a un barco mal estacionado por estar muy lejos del mar… Lo grave es que su falta de fe en la palabra de Dios hizo que fueran destruidos..

En las películas que hablan acerca de Noé y el diluvio los escritores han redactado la escena mostrando a los hombres desesperados tratando de abrir esa puerta para entrar. La escritura no menciona nada de eso, sin embargo no hay duda que seguramente muchos lamentaron de manera muy profunda haber tomado la decisión equivocada… Pero aunque esto puede parecernos terrible, la verdad eso no es nada comparado con la desesperación que sentirán aquellos que por tomar una mala decisión se condenen eternamente.

Cómo podemos ver hasta ahora, la figura de la puerta representa una decisión supremamente importante que los hombres debemos tomar, pues definirá nuestra vida y nuestra eternidad… Por esta razón cuándo viene el Señor Jesús, El insiste en la importancia de entrar por la puerta diciendo:

Lucas 13:23 al 25 Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo:24Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.25Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois.

Y esta ocasión dice que es necesario esforzarse para entrar por esta puerta porque muchos no lo van a lograr, y además dice que debemos tomar la decisión a tiempo porque cuando el Señor cierre la puerta, como ocurrió en los días de Noé, ya no habrá ninguna oportunidad de salvación.

Seguramente en los días de Noé muchos se debieron burlar al oír el mensaje de salvación, y esto mismo ocurre en la actualidad pues muchos se burlan cuando hablamos de la necesidad de aceptar a Jesucristo como Dios para poder salvarse… Pero insisto, que pensar de esta manera es lo que hace que la gente se pierda eternamente.

Lo otro que a la gente no le gusta, y mucho menos en esta época donde según el mundo usted puede cambiar hasta el sexo sólo con decir que ya no es hombre o que ya no es mujer, o aún puede dejar de ser humano para convertirse en perro o vaca o en caballo… Es decir; en esta época donde creen que la libertad extrema les da la posibilidad de disfrutar de una muy buena vida… Es lo que hace que la gente no quiera perder su «libertad» y por esto se niegan, peor aún a entrar por una puerta estrecha y con un camino angosto.

La locura de esta época ha hecho que se le enseñe a las nuevas generaciones que lo importante son sus derechos y no sus responsabilidades, y esto es lo que está permitiendo que el mundo esté cada vez más corrompido.

Ahora; en este pasaje dice el Señor Jesús que; “muchos procurarán entrar» Y eso quiere decir que hay personas que están pensando que es posible que sea verdad, que exista una condenación y una salvación eterna, y por lo tanto tienen cierto interés y aún procuran entrar por la puerta estrecha.

Es posible que en la época de Noé pasara algo similar, es decir algunos podrían pensar: “Qué tal que este viejo loco tenga razón, y que si venga un diluvio y nosotros por no creerle nos ahoguemos”…

Y esta clase de pensamientos puede llevar a la gente a pensar que debe tomar la decisión de entrar… El problema es que cuando van a entrar por la puerta estrecha, descubren que no pueden pasar con todo lo que quieren llevar.

La escritura nos cuenta que fueron muchísimas las personas que siguieron a Jesús, pero al oír las exigencias la mayoría decidieron no comprometerse sino sólo quedarse como simpatizantes. En varias ocasiones las palabras de Jesús a las multitudes fueron las siguientes:
Lucas 14:25–27 Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: 26Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.27Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

La exigencia era que Jesús debía ser mucho más importante que la familia y aún que la vida misma, de tal manera que nuestra decisión de hacer la voluntad de Dios fuera por encima de cualquier apego, y aún de la vida misma. Por eso habla de tomar la cruz, de sacrificar todo para hacer la voluntad de Dios.Y para que no quedaran dudas al final concluye diciendo:

Lucas 14:33 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

Eso quiere decir qué por la puerta estrecha solamente cabe usted. No puede entrar con sus pertenencias, ni siquiera cabe con su celular, y aunque parezca increíble tampoco puede entrar con sus sueños y sus anhelos, tiene que entrar solito dispuesto para Dios.

En cierto país atrapan a los monos colocando en una jarra con un hueco estrecho una nuez, cuando el mono mete la mano y agarra la nuez no es capaz de sacar la mano a no ser que suelte la nuez… Y no la sueltan por eso los atrapan.

Ahora: Si para entrar hay que esforzarse lo sensato es pensar que los que no lo logran es porque no se han esforzado lo suficiente.

Pero: ¿Qué significa este esfuerzo o la falta de él? Mirando el contexto del pasaje y otros pasajes de la escritura podemos entender algunas razones, por ejemplo:

Lucas 13:26 al 27 Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste. 27Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.

El esfuerzo no fue suficiente y la evidencia es qué hay muchos que estuvieron con él pero no lograron entender quién era él. Como en el caso de Judas quien le entregó porque no creyó en él como el hijo de Dios.

Parece que lo vio como un líder que podía iniciar una revolución social para liberarse de los opresores que no dejaban que el pueblo tuviera buena vida… Y seguramente lo entregó pensando que haría algún milagro y quedaría libre… Pero sin saber que él estaba dispuesto a sufrir por nuestra salvación.

Hoy hay muchos que a través de las iglesias y de los buenos testimonios de los cristianos se acercan a Jesús, pero por no querer renunciar a muchas cosas no lo aceptan como el Señor de su vida, y su obediencia se limita a lo que ellos creen que deben obedecer, no a todo, porque en realidad no hay logrado conocerle como el Dios verdadero.

Fijémonos nuevamente que como en los días de Noé la clave esta en la fe, esa fe que impulsó a unos a entrar al arca mientras que a otros la falta de fe los llevó a menospreciarla.

Y si lo que no les permite entrar es la falta de fe, entonces podemos decir que el esfuerzo al que se refiere el Señor Jesús tiene que estar enfocado, en creer lo que es necesario creer para obtener la salvación.

Pero cuando entendemos que debemos esforzarnos en creer lo necesario para ser salvos, tampoco podemos mal interpretar pensando que se trata de que tenemos poca fe y que por lo tanto debemos esforzarnos para sacar fe de algún lado para poder depositarla en Dios.

Ciertamente el Señor Jesús dijo que nosotros teníamos poca fe, pero no se refiere a qué no tenemos la capacidad de confiar en Dios, porque Dios nos ha dado una capacidad para confiar de una manera casi que irracional… Por esto cuando el Señor dice que tenemos poca fe, debe entenderse que de esa enorme cantidad de fe que tenemos, muy poca la tenemos depositada en él y la gran mayoría en el mundo.

Siendo esto cierto entonces el esfuerzo en la fe, en realidad es un esfuerzo enfocado en DECIDIR cuál es el camino correcto, para depositar allí nuestra fe.

Resumiendo podemos decir que; debo esforzarme en entrar por la puerta estrecha, pero el esfuerzo no es en obras, el esfuerzo no es para conseguir fe, el esfuerzo es para DECIDIR entre las muchas opciones, entre los muchos caminos, en cuál de ellos debo depositar mi fe para ser verdaderamente salvo.

Algo así como que frente a una grave enfermedad te ofrecen muchos remedios diferentes, pero sólo uno te puede sanar, por lo cual tu salvación dependerá de tomar la decisión correcta.

Siendo esto así debemos preguntarnos: ¿Cuál es la puerta correcta o la puerta estrecha a la que Jesús se refirió, sobre la cual debemos depositar toda nuestra fe?

Cuando el pueblo salió libre de Egipto, Dios le mandó construir un santuario o tabernáculo para habitar en medio de ellos. Este santuario constaba de tres secciones conocidas como el lugar santísimo donde estaba en la presencia de Dios en un arca, el arca el pacto.

El lugar Santo donde estaba el altar del incienso, los panes de la proposición, y un candelabro de siete brazos que representa los espíritus Dios.

Y por último, lo estoy describiendo de adentro hacia afuera, estaba el atrio, que era un patio alrededor de la tienda, que tenía como límite una pared del lino blanco finísimo alrededor, con una única puerta, y en cuyo interior estaba el altar del sacrificio y la fuente de bronce.

Este santuario fue hecho de acuerdo a instrucciones dadas por Dios a Moisés en el monte, y cada cosa que se hizo en el, tiene un preciso y valioso significado.

La pared de lino blanco finísimo que rodeaba el tabernáculo representaba la justicia de Dios, y tenía una altura suficiente para que ningún hombre pasara por encima de ella, enseñando que la única forma de entrar a la presencia de Dios era por la puerta del atrio, para atravesarlo y pasar al lugar Santo, y luego al lugar santísimo.

El tabernáculo con todas las cosas que Dios les mandó a construir en realidad representa a Jesús, y la enseñanza es que era necesario entrar por la puerta para llegar a la presencia de Dios y ser salvo. Muchos, muchos años después el Señor Jesús habló de la puerta de la salvación, y al hacerlo hizo una muy importante advertencia, pues dijo:

Juan 10:1 al 2 De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.2Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.

Estas palabras son de la alegoría del redil, recordemos que las parábolas y las alegorías son usadas por el Señor para dar algún énfasis, y no todos los aspectos cuadran doctrinalmente. Uno de los énfasis que el Señor Jesús hace en esta ocasión, es que el Pastor entra por la puerta y quien no entra por la puerta es un ladrón.

¿Pero se estaba refiriendo el Señor Jesús a la puerta del atrio del tabernáculo o era un tema completamente diferente?

Pues lo cierto es que sí podemos hacer un paralelo entre el redil y el tabernáculo, ya que el tabernáculo es el lugar donde los hombres se encuentran con Dios, es decir; el tabernáculo debe ser la residencia permanente de los auténticos hijos de Dios. Y los auténticos hijos de Dios forman su redil.

Cuando Jesús está hablando de entrar por la puerta y no saltarse la cerca está hablando de entrar por el camino correcto. Y la escritura nos muestra que el Señor Jesús entró por la puerta del atrio, es decir no se saltó la cerca de la justicia de Dios, sino que hizo el recorrido completo hasta llegar con su preciosa sangre al lugar santísimo, lo cual lo convierte en nuestro Salvador. «El pastor de las ovejas»

Hay mucho que decir de este recorrido completo, pero por ahora quiero que entendamos que cuando el entra por la puerta y llega hasta el lugar santísimo, él se convierte en la puerta por la cual debemos entrar, tal como Él mismo lo enseñó en la parábola del redil. Dice así:

Juan 10:7 al 9 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.8Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.9Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

No hay duda que la puerta por la cual debemos esforzarnos para entrar es Jesús. Pero esa no es la única enseñanza de la alegoría, pues el Señor Jesús también nos advierte que hay ladrones y asaltantes que no han entrado por la puerta, es decir; no son verdaderos hijos de Dios, pues no han sido justificados, y sin embargo pretenden ser pastores de las ovejas.

Y esos falsos pastores, que son falsos creyentes, tienen como objetivo aprovecharse de las ovejas. Pero también el Señor nos enseña algo que debe producir descanso en nosotros y es; Que las verdaderas ovejas no escuchan la voz de estos falsos pastores.

Y si las verdaderas ovejas no escuchan la voz de los falsos pastores, entonces quiere decir que los falsos pastores está ministrando a ovejas falsas, y tanto los unos como los otros a pesar de sus esfuerzos no han podido entrar por la puerta angosta.

Mientras que los que sí han entrado por la puerta, son los mismos que oyen la voz del buen pastor, que han sido salvos y que también están recibiendo verdadero alimento espiritual.

Luego el Señor Jesús vuelve e insiste en la diferencia de los que han entrado y no han entrado por la puerta diciendo:

Juan 10:10 al 12 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.11Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.12Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.

Este pasaje la mayoría de las veces lo malinterpretan diciendo que si Jesús es el buen pastor del cual podemos obtener vida en abundancia, entonces Satanás es el que viene a hurtar, matar y destruir lo que Dios nos quiere dar.

Aunque Satanás si quiere hacer esas cosas con los hijos de Dios, este pasaje no está hablando de Satanás. Jesús está hablando de los falsos pastores, los falsos líderes religiosos que dicen tener autoridad sobre las ovejas, y lo que Jesús hace es denunciarlos como ladrones, asesinos y destructores.

Porque si nosotros malinterpretamos diciendo que en la alegoría el ladrón es Satanás entonces: ¿Quién es el lobo?

Pues el lobo en la alegoría representa a Satanás, por lo tanto no hay duda que los ladrones, asesinos y destructores son todos aquellos que no habiendo entrado por la puerta, es decir no siendo verdaderos cristianos, se presentan como pastores o líderes cristianos, y están pervirtiendo las enseñanzas del cristianismo para aprovecharse de las ovejas.

La verdad es que estos falsos pastores aunque dicen estar interesados en la vida espiritual de sus ovejas, están tan engañados que lo que hacen es destruirlas a través de malas enseñanzas que les impiden conocer la verdad, y una de las evidencias de esto es que evalúa su cristianismo de acuerdo a las cosas que se ven. Respecto de esto el apóstol Pablo dijo:

2 Corintios 4:18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Quiero insistir en algo que he venido enseñando por años, y es; que estos ladrones y salteadores dan muy buenos mensajes, mensajes que convencen, pues si no fuera de esta manera absolutamente nadie los seguiría, pero cuando usted revisa con sabiduría se da cuenta que junto con esos buenos mensajes vienen los malos mensajes llenos de veneno espiritual, que son la evidencia de que no conocen al Señor.

Yo he escuchado mensajes muy buenos de predicadores supremamente torcidos, los testigos de Jehová tienen mensajes buenos, los mormones tienen mensajes buenos, las iglesias torcidas también a veces dan mensajes muy buenos… Y por esto el Señor Jesús en cierta ocasión dijo que debían hacer caso a lo que los maestros les enseñaban, pero que no debían hacer como ellos hacían. ¿Qué quiere decir todo esto? Que por un solo mensaje no se puede evaluar si el pastor o líder cristiano es un hombre de Dios o no.

Pero algo supremamente importante respecto de todo esto, que ya mencioné, es que el Señor Jesús dijo que las verdaderas ovejas no escuchan la voz de los ladrones y los salteadores, las verdaderas ovejas reconocen la voz de su Señor.

Quiero repetir lo que dije hace un momento:

Debemos esforzarnos en entrar por la puerta estrecha, pero el esfuerzo no es en obras, el esfuerzo no es para conseguir fe, el esfuerzo es para DECIDIR entre las muchas opciones, en cuál de ellas debemos depositar nuestra fe para ser verdaderamente salvos.

Ahora a usted puede parecerle tonto que este insistiendo en decir eso, pues ya hemos visto con claridad que la escritura nos muestra que Jesús es la puerta estrecha por la cual debo entrar, por lo tanto toda nuestra fe debe estar depositada en Jesús. Sin embargo: Es necesario preguntarse: ¿En qué clase de Jesucristo estoy creyendo?

Y usted puede pensar nuevamente, que en el único que hay. Y nuevamente usted tiene razón pues sólo hay un Jesucristo verdadero, pero hay muchísimas imágenes distorsionadas de Jesucristo y la mayoría de la gente cree en esas imágenes distorsionadas, razón por la cual todavía no han podido entrar por la puerta.

Mucho cuidado con lo que voy a decir. El verdadero evangelio nos da la imagen correcta de Jesús, cuando el Evangelio se pervierte, cuando se dan enseñanzas equivocadas esos mensajes distorsionan la imagen de Jesús, es decir presentan un Jesús falso, y cuando la gente cree en estos mensajes está creyendo en un Jesús que no es real, y hacer esto les impide entrar por la puerta estrecha.

Cuando usted logra entender la importancia de este asunto, (es un asunto que define la salvación o la condenación) entonces entiende también porque Jesús de manera clara y con insistencia advertía acerca de los ladrones y salteadores.

Y cuando entiende la importancia de este asunto, entiende que sería supremamente tonto o necio, no tener en cuenta la advertencia de Jesús acerca de estos ladrones y salteadores.

Los discípulos de Jesús nos sólo tuvieron en cuenta la advertencia, sino que ellos continuaron advirtiendo y confirmaron lo grave de este asunto, (de hecho ellos tuvieron que batallar contra esta clase de ladrones y salteadores) y además nos anunciaron que en los postreros tiempos las cosas se iban a poner todavía peor, dando como resultado la apostasía, que es una señal de que la venida del Señor se acerca. (La apostasía es un cristianismo torcido que rechaza a Jesucristo aunque digan que él es su Señor)

Estos apóstoles que tuvieron en cuenta las palabras de Jesús, dijeron cosas que es importantísimo tenerlas en cuenta, por ejemplo:

2 Corintios 11:13 al 15 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.14Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

Fijémonos bien que no está hablando que existe el cristianismo y otras religiones contrarias al cristianismo, lo que está diciendo es que Satanás se ha inventado un nuevo cristianismo, con falsos apóstoles, con obreros fraudulentos, con resultados que se ven, pretendiendo con todo esto aparecer como ministros de justicia.

Y entonces nosotros debemos preguntarnos: Si el Señor Jesús advirtió acerca de estos falsos pastores, si sus discípulos entendieron y también advirtieron acerca de estos falsos apóstoles de Cristo y de su falso cristianismo: ¿Será que los cristianos debemos aprender a distinguir entre los falsos y los verdaderos?

Por supuesto que sí, si usted no distingue entre los falsos y los verdaderos, y usted recibe el mensaje de los unos y de los otros como si fuera todo verdad: ¿Cómo sabe usted que es lo que debe creer acerca de Jesucristo?

Hay cristianos que manifiestan su deseo de caminar con Cristo, pero este tema de los falsos apóstoles y las falsas iglesias le parece un tema un poco aburrido. Es más hay cristianos a los que les molesta que uno hable acerca de qué hay falsas iglesias, dirigidas por pastores que no son cristianos, y que creen estar súper bendecidos por la abundancia material o por el tamaño de la iglesia… Y entonces nos critican como si estuviéramos cayendo en el pecado de juzgar mal. Digo juzgar mal porque juzgar bien es una obligación y una necesidad para poder tomar decisiones correctas.

Y por esto quiero que se pregunten: Si el tema de los falsos pastores y los falsos apóstoles no es importante o no tiene que ver con el cristianismo: ¿Porque el Señor Jesús, porque sus discípulos, y porque la escritura habla tan claro y tan fuerte acerca de este asunto?

Es más, si no tenemos en cuenta la advertencia dada por Jesús, por los discípulos, por la escritura, entonces nos puede pasar lo que pasó a algunos creyentes. La escritura nos cuenta:

2 Corintios 11:3 al 4 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.4Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis;

Es importante que nos preguntemos: ¿Cuándo por algún medio escuchamos un mensaje cristiano logramos discernir lo correcto de lo incorrecto?, ¿Cuándo nos invitan a otra iglesia y escuchamos el mensaje logramos distinguir lo correcto de lo incorrecto?

Cuando una persona no logra discernir la diferencia, el primer problema que tendrá es que se ubicará en cualquier iglesia porque le parecerá que todas son iguales. Pero si todas son iguales entonces Jesucristo mintió, los apóstoles mintieron y las escrituras no dicen la verdad.

Pero como Jesús si dijo la verdad, sus discípulos y la escritura también, déjeme decirles que para entrar por la puerta estrecha y caminar por el camino estrecho, es necesario que nos esforcemos y elijamos de manera correcta a quien estamos oyendo hablar del Señor.

¿Cree usted que los que andaban detrás de José Luis de Jesús Miranda que decía ser Jesucristo, que lo alababan, que le rendían pleitesía y le entregaban su dinero, cree que ellos ya entraron por la puerta estrecha?

¿Cree usted que los que siguen a los mormones que dicen que José Schmidt es el nuevo profeta de Dios, que trae un libro nuevo que contradice las escrituras, cree usted que los que escuchan a estos Señores convencidos que es el mensaje correcto ya entraron por la puerta estrecha?

¿Cree usted que los que siguen a los testigos de Jehová porque están convencidos que ese es el mensaje correcto habrán entrado ya por la puerta estrecha?

¿Cree usted que los que siguen a todos esos nuevos apóstoles que hablan de riqueza, poder y prosperidad, cree usted que ya han entrado por la puerta estrecha?

Cuando una persona está ubicada en una mala iglesia, pero por la misericordia de Dios gracias a su buena actitud Dios le permite entrar por la puerta estrecha, esta persona abandona esa mala iglesia y busca quién le predique la verdad.

A veces me encuentro con algunos que parecen auténticos cristianos, pero que asisten a iglesias con doctrinas muy equivocadas y entonces les pregunto: ¿Cómo es posible que siendo un auténtico hijo de Dios estés respaldando una iglesia tan chueca como a la que vas? O ¿Será que no eres cristiano?

Alguno alguna vez me respondió, que como la escritura cada uno la interpreta como quiera… Entonces no tenemos autoridad para decir que otro está mal. Por supuesto esta opinión es completamente opuesta a la escritura y entonces la pregunta es: ¿Quien piensa así sí será un auténtico hijo de Dios?

Pero también ocurre que hay personas en buenas iglesias que les da lo mismo cualquier otra iglesia porque piensan que todas son iguales … Y la pregunta es: ¿Ya habrán entrado por la puerta estrecha? Es decir: ¿El Espíritu de Dios no les muestra la verdad?

La puerta angosta quiere decir que sólo hay un mensaje verdadero; la puerta ancha dice que hay muchos mensajes verdaderos y todos los caminos conducen al Señor.

La puerta angosta nos enseña que sólo debemos creer en el Jesucristo que la escritura describe; la puerta ancha nos dice que podemos creer en Jesucristo a nuestra manera.

La puerta angosta nos dice que sólo hay una interpretación de las escrituras; la puerta ancha nos dice que hay libre interpretación de las escrituras, y por eso cada uno interpreta como le parece.

La puerta angosta nos dice que hay sólo un evangelio; la puerta ancha nos dice que hay muchos evangelios diferentes.

La puerta angosta nos dice que hay que discernir entre los buenos y los malos apóstoles; la puerta ancha dice que es pecado juzgar a los siervos de Dios.

La puerta angosta nos dice que hay que cuidarnos de los falsos apóstoles; la puerta ancha dice que todos los apóstoles son de Dios.

La puerta angosta nos dice que sólo es posible la unidad en el Espíritu cuando hay unidad doctrinal; la puerta ancha nos dice que así todos pensemos diferente lo importante es que haya unidad.

La puerta angosta nos enseña qué sólo debemos vivir para hacer la voluntad de Dios; la puerta ancha nos dice que Dios está puesto para cumplir todos nuestros sueños y deseos.

¿Cuál Jesús te presentaron? ¿Qué clase de evangelio te presentaron? Es decir: ¿Estás seguro que ya entraste por la puerta angosta?

Pero volviendo al tabernáculo y revisando el camino que había que recorrer para desde afuera llegar a la presencia de Dios en el lugar santísimo, nos encontramos con una puerta que no es precisamente una puerta estrecha. La escritura dice así:

Éxodo 27:16 Y para la puerta del atrio habrá una cortina de veinte codos,

La puerta del atrio del tabernáculo era una puerta de 20 codos de ancho, según las medidas de ese tiempo había codos de 44 ½ centímetros a 51 ½ lo cual quiere decir que la puerta medía aproximadamente diez metros de ancho… Entonces: ¿Si el Señor Jesús nos habla de una puerta estrecha porque la puerta del atrio era una puerta tan ancha?

La explicación que algunos dan es que la puerta era supremamente ancha para que absolutamente todos pudieran entrar, no importa lo grande de su pecado, no importa la cantidad de sus pecados, por grande que sea el pecador la puerta es lo suficientemente amplia para que cualquiera pueda entrar.

Esta interpretación concuerda con lo que enseña la escritura acerca de la muerte de Jesús, pues dice:

Juan 3:16 al 17 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.17Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

La muerte y la resurrección del Señor Jesús abre la puerta para que cualquier persona del mundo que quiera entrar lo pueda hacer, y la única condición es que Dre corazón crea en Jesús como su Señor y Salvador.

Cualquiera puede entrar, no importa lo grande de su pecado o lo grande de su maldad, los brazos del Señor Jesús están abiertos para recibirlo.

El testimonio de alma negra, quien jugaba futbol con las cabezas de los campesinos especialista en el corte de corbata y ensartaba a los bebés en su bayoneta… Pero se convirtió al Señor…

El asunto es que aunque la puerta es muy ancha, con lo primero que uno se encuentra al pasar la puerta es con el altar del sacrificio.

Es decir; cualquiera puede entrar, pero lo que no pueden hacer es evitar pasar por el altar del sacrificio, y este altar como lo enseña su nombre era el lugar donde el cordero era sacrificado, por lo tanto era el lugar donde al morir ya no había pertenencias, ya no había sueños, ya no había ningún impedimento para hacer la voluntad de Dios.

El Señor Jesús hizo este recorrido para presentarse como nuestro Salvador, pero algunos han malinterpretado algunos aspectos del sacrificio de Jesucristo en la cruz y creen equivocadamente que como Jesús sufrió en la cruz, nosotros no tenemos que sufrir en nada. La escritura dice:

Hebreos 9:24 al 26 Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios;25y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.26De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.

Debe quedarnos supremamente claro que el Señor Jesús recibió en sí mismo el castigo por nuestros pecados, y al creer en él, nosotros somos perdonados de absolutamente todos nuestros pecados, de tal manera que el pecado no es un estorbo para acercarnos a Dios.

También por esta razón creemos, que los cristianos no podemos estar en la gran tribulación porque en ella la ira de Dios estará sobre los pecadores para castigarlos, y ningún cristiano puede ser castigado por sus pecados, puesto que Cristo ya pagó por ellos. La escritura dice:

Romanos 5:8 al 10 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.9Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.10Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

Pero aunque es absolutamente cierto que ninguno de nosotros podrá ser jamás castigado por ninguno de nuestros pecados, no es cierto que no vayamos a experimentar dolor.

¿Por qué? Coloque su mano sobre una mesa y dese un golpe con un martillo y cuénteme que siente. ¿Podrá alguien decir que como Cristo murió por nuestros pecados y sufrió por nuestras dolencias ahora nosotros no sentimos nada? Por supuesto que no. ¿Cómo hay que entenderlo?

Muy sencillo; imagínese que usted en su vehículo se estrella atropellando un poco de personas. La justificación que hemos recibido de Jesucristo aplicada a este ejemplo sería como si Jesucristo se hiciera cargo de los daños del vehículo, de los daños a otras personas, pagara las clínicas, pagara las indemnizaciones, pagara absolutamente todo de tal manera que usted no debe nada.

Después de habernos perdonado él dice que echa en lo profundo del mar nuestros pecados, y que no vuelve a acordarse de ellos, lo que en el ejemplo querría decir que nadie se acuerda que usted los estrelló.

En conclusión; usted no debe nada, y nadie se acuerda de lo que usted hizo. Así de grande es la justificación recibida… Pero… Cuando usted se estrelló se le rompió la cadera, las muñecas también se le fracturaron, casi se le sale un ojo, un pulmón se le desinfló, perdió mucha sangre, etc.

Pregunto: ¿Ha sido usted perdonado por completo de todo el daño que produjo el accidente? Por supuesto que sí. Tan perdonado ha sido que nadie se acuerda del accidente que usted tuvo… ¿Pero qué sigue a continuación?

Usted tiene que ser internado en la clínica, que ya está paga, necesita recibir sangre, que ya esta paga, necesita que le hagan varias cirugías, que ya están pagas, y luego necesita una larga terapia para ponerlo a funcionar bien. Todo eso está pago, pero usted tendrá que vivir todo ese proceso y vivir todo eso implicará que usted tenga que experimentar dolor.

Y entonces la pregunta qué debe hacerse usted es: ¿Está usted dispuesto a experimentar el dolor que necesita para que su alma sea sanada, y pueda disfrutar del amor de Dios y de una eternidad preciosa en su presencia?

Lo he enseñado muchas veces, es muy claro en la escritura. La única razón por la cual sufrimos es por causa de nuestros pecados, de nuestro egoísmo, de nuestra falta de amor, de nuestra falta de paciencia, de nuestra ira, de nuestra falta de perdón, de nuestra idolatría, de nuestros vicios y aún de nuestros sueños, y todos estos males los obtuvimos a lo largo de nuestra vida por causa de no confiar en Dios como debimos haberlo hecho.

Pero: ¿Si somos conscientes de cuánto sufrimiento trae nuestra vida no confiar en Dios? Cuánto sufrimiento nos produce a nosotros y a los que están a nuestro alrededor el afán, la falta de paciencia, y no poder vivir tranquilos día a día, por qué nos angustiamos con lo que a lo mejor nunca pasará…

Cuando entendemos esta realidad, cuando entendemos los enfermos que estamos en nuestra alma, entonces entendemos porque Dios continuamente prueba nuestra vida, para que a través de la obediencia seamos sanados de la incredulidad y de todos los pecados que ella nos lleva a cometer.

Es por esta razón que los apóstoles escribieron cosas como las siguientes:

2 Timoteo 2:8 al 9 Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio,9en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa.

1 Timoteo 4:9 al 10 Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos.10Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres…

2 Corintios 1:6 Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos.

2 Timoteo 2:3 Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo

1 Pedro 2:19 Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente.

Gálatas 4:19 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros

2 Timoteo 2:12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará.

Tal vez no nos toque como a los discípulos sufrir físicamente torturas y muertes espantosas, pero lo que sí es seguro es que obedecer a Dios con el alma enferma duele, y eso es algo que es inevitable si realmente hemos entrado por la puerta estrecha.

Sin embargo tengo la absoluta certeza de que Dios buscará que suframos lo mínimo… Qué es igual a decir que los sufrimientos que enfrentamos no por causa de las situaciones sino por causa de la enfermedad de nuestra alma que nos lleva a reaccionar mal ante esas situaciones, es evidencia de qué necesitamos esos tratos para ser sanados, y disfrutar del gozo y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento.

Pero también creo que nuestra terquedad y nuestra obstinación en insistir que las situaciones son las culpables de nuestros sufrimientos, hace que esos sufrimientos se alarguen. Por esto es necesario esforzarnos en decidir qué es lo correcto para depositar allí toda nuestra fe.

¿Sabías qué?

La iglesia es una entidad sin ánimo de lucro, por esta razón para funcionar dependemos primeramente de Dios, y de las ofrendas, donaciones o contribuciones que sus miembros, amigos o simpatizantes quieran hacer, lo cual, si Dios lo coloca en tu corazón puedes hacer a través de las siguientes opciones.

Estamos en spotify
Síguenos