LA NAVIDAD PARA EL CRISTIANO – PARTE 1

Hace dos meses hablamos de cómo las creencias que obtenemos en el mundo impiden que recibamos una clara...

Related media

LA NAVIDAD PARA EL CRISTIANO – PARTE 1

I. INTRODUCCIÓN

Hace dos meses hablamos de cómo las creencias que obtenemos en el mundo impiden que recibamos una clara información de la vida cristiana. Y vimos que la razón por la cual esas creencias son tan negativas, aun para los que comienzan la vida cristiana, es por el origen de ellas. Lo he dicho muchas veces pero sé que no sobra repetirlo porque es algo difícil de entender en toda su magnitud.

Además de su origen, un segundo problema es que esa información es un revuelto de verdades y mentiras, que para los que no conocen bien las escrituras les es muy difícil descubrir.

Y un tercer problema es, que la gente no entiende la gravedad de esos revueltos, especialmente cuando se trata de la doctrina, es decir de las reglas que rigen nuestra relación con Dios. Porque ese revuelto termina haciendo incomprensible la relación de alguien que quiere acercarse a Dios.

En otras palabras su vida cristiana no le funciona, o le funciona solo por un tiempo, y luego abandonan, y lo más grave pensando que algo está mal en el cristianismo.

Y es que esas pequeñas diferencias que no parecen graves al final si lo son, es como ocurre con la diferencia entre el adn de un ser humano y el de un mono que dicen que es mínima, pero el resultado final, es decir la diferencia entre un hombre y un mono es monumental.

De la misma forma, este revuelto de información que distorsiona la verdad de Dios, qué puede parecer que no es importante pues estamos acostumbrados a que cada uno piense lo que quiera… Es tan importante que puede hacer la diferencia entre el cielo y el infierno, entre la salvación y la condenación de una persona, por lo cual el asunto no puede ser tomado a la ligera.

La escritura nos cuenta acerca de un profeta de Dios, que de manera muy obediente y aún sacrificial seguía las instrucciones de Dios, pero en lugar de disfrutar de su obediencia a Dios, se encontraba en una situación emocional muy complicada. Producto de esto termino quejándose y la respuesta que recibió de parte de Dios fue:

Jeremías 15:19 Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.

El revuelto de pensamientos que había en su mente le llevo a comportarse como un incrédulo, y por eso Dios le dice que se convierta, lo cual debió sonarle muy duro después de tantos años de servicio, pero le faltaba separar las verdades de las mentiras para poder funcionar como un verdadero hombre de Dios.

Así hay muchos que creen en Dios, que creen algunas de las cosas que debemos creer los cristianos, pero además creen en otras cosas, que son las que no les han permitido obtener la salvación eterna.

Y precisamente uno de los engaños en los que caen los que tienen estos revueltos, es que no le dan importancia a la salvación o condenación eterna. Este engaño les hace pensar que es mucho más importante el presente, lo que viven día a día, y en los más sensatos cuando piensan en el futuro no alcanzan a pensar en prepararse para lo que pasará después de su muerte.

Hagan la prueba: ¿Qué cree usted que pasaría si usted le pregunta a alguien: ¿Y que vas hacer cuando te mueras? No hay duda que esta pregunta les llevará a pensar que usted está loco. Pero la realidad que nos muestran las escrituras, es que absolutamente a todos nos llegará el día en que nos encontremos cara a cara con nuestro creador, y a pesar de su infinito amor tendremos que enfrentar también su infinita justicia, que determinará donde viviremos la eternidad.

Al comienzo mencioné que el problema con esta información que distorsiona la verdad de Dios, tiene íntima relación con su origen. Pero:¿Cuál es su origen? Hablando de esto el apóstol Juan escribió:

1 Juan 5:19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno…

Cuando el escritor de la carta está diciendo que somos de Dios, es para reforzar lo que viene diciendo acerca de la protección que tenemos los hijos de Dios. Pero esa protección, ya lo aclaramos en un estudio anterior muy importante, está enfocada en proteger nuestra vida espiritual.

Pero olvidar este pequeño grandísimo detalle, es otra de las razones por la que muchos tienen conflicto para entender su relación con Dios… Básicamente no entienden, porque Dios no protege ciertas cosas que para ellos son muy importantes. Y la razón por lo cual Dios no lo hace, es porque a través de esos eventos Dios está cuidando nuestra vida y nuestro crecimiento espiritual. El pasaje continúa:

1 Juan 5.21 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. 21Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.

La protección comienza cuando al conocer a Jesucristo, el nos da el entendimiento para conocer la verdad, la cual nos permite disfrutar de la vida eterna.

En otras palabras; el Santo Espíritu comienza a renovar nuestras conciencias con su palabra. Esto con el tiempo crea una fuerte convicción de lo horrible que es el pecado, y el resultado de esa convicción será una actitud de rechazo hacia el pecado, lo cual nos ayuda a dejarlo. El apóstol Pablo hablando de esa conciencia renovada por el Espíritu escribió:

Romanos 9:1 Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo…

Está manifestando que ahora su conciencia se ajusta a lo que el Espíritu Santo le ha enseñado. Si nos devolvemos un versículo, encontramos otro modo de protección pues dice:

1 Juan 5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

Dice que nosotros, al nacer de nuevo, dejamos de ser esclavos del pecado, y por eso no practicamos el pecado como una forma de vida, y no es por nuestra tenacidad, nuestra enorme fe, o nuestro gran amor a Dios, sino por la protección que Dios da a nuestra vida espiritual. Por eso dice: “Dios le guarda y el maligno no le toca”

Mientras que los que no son hijos de Dios no pueden dejar el pecado, y no entienden qué es por la influencia tan grande que hay sobre ellos, una influencia que los esclaviza y los lleva a pecar. Por eso muchos que reconocen que está mal y tratan de cambiar no pueden. Necesitan nacer de nuevo.

Y la tercera cosa que Dios hace para ayudarnos a cambiar, es una promesa que dice que nunca nos va a dejar caer en una situación que no seamos capaces de sobrellevar, con su ayuda.

1 Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

Como ya tenemos la protección contra el maligno, por eso dice que nuestras tentaciones como hijos de Dios son humanas, y las podemos resistir sin problema, pero si nos apegamos a las herramientas que Dios nos da, de tal manera que si queremos y creemos, vamos a dejar el pecado.

Y como esta no es la situación de los incrédulos, como no tienen el conocimiento de la verdad, ni las promesas, ni la protección que nosotros sí tenemos, es por eso que corregir a un incrédulo no tiene mucho sentido. Lo normal es que se pueden volver contra nosotros, por eso lo correcto es hablarles de Jesucristo, pues si lo llegan a conocer, Él será quien cambie sus vidas.

Y por esas grandes diferencias es que el texto que ya leímos dice:

1 Juan 5:19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

El apóstol escribe involucrándonos a todos en la frase, como si todos los cristianos supiéramos que somos de Dios, y que el mundo entero está realmente bajo el poder de Satanás.

Sin embargo, estoy seguro, que aunque la mayoría de los cristianos pueden entender que el mundo está bajo el poder de Satanás, en realidad no tienen ni idea, de cuánto hay de Satanás en cada cosa que se hace en el mundo.

Y la razón de esa ignorancia respecto de las obras de Satanás, es porqué parte de su estrategia es disfrazarlas de piedad, es decir; Satanás hace cosas que parecen buenas a los ojos de los hombres que ignoran la verdad, que es lo mismo que hacen los ministros de Satanás.

Por esto los más peligrosos no son los que están involucrados abiertamente en cosas como el satanismo o la brujería. Los más peligrosos de todos, son los que dicen ser ministros de Cristo, cuando en realidad sirven a Satanás, algunos sabiéndolo, otros no. Y sabiendo su peligro el apóstol Pablo nos advierte de ellos con las siguientes palabras:

2 Corintios 11:13 al 15 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

La pregunta es; ¿Si estos personajes quieren dedicarse a una vida llena de maldad y de injusticia, porque no simplemente se dedican a eso, por qué sienten la necesidad de identificarse como siervos de Cristo en lugar de mostrarse como realmente son, siervos de Satanás?

De hecho, hay bastantes que se identifican con las obras del diablo, que le cantan y le bailan en una serie de rituales. ¿Por qué no todos hacen lo mismo?

La respuesta es; porque el hombre no sólo quiere dar rienda suelta a todos sus apetitos, el hombre también quiere encontrar una solución para su conciencia. Por qué la conciencia es inflexible, y cuando ésta nos dice que algo que estamos haciendo está mal, eso impide que lo disfrutemos como quisiéramos.

Y la mejor forma de calmar la conciencia, es convenciéndose de que aquello que se está haciendo malo, no es malo en realidad, o no tan malo… O todo el mundo lo hace, o tocaba hacerlo, etc..

Ahora; ¿Quién es el que dice que esas cosas que están haciendo son malas? Pues Dios, en la persona de Jesucristo y a través de su palabra. (Por eso en el mundo quieren acabar con el cristianismo porque es lo que los hace sentirse acusados)

Y entonces si Jesucristo y su mensaje no me dejan disfrutar de la vida, cómo negar a Jesucristo se puede ver mal, lo más práctico es tomar a Jesucristo, cambiarle el mensaje, y enseñar que las cosas malas que se hacen son buenas, porque Jesucristo las aprueba.

Voy a darles un ejemplo bíblico supremamente evidente. Dice la escritura:

Santiago 4:1 al 3 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 2Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. 3Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.

¿Según este pasaje cuál es el problema del mundo? ¿Qué es lo que causa las guerras y los pleitos? ¿Qué es lo que causa que mil millones de personas se estén muriendo de hambre? Pero no nos vayamos tan lejos; ¿qué es lo que causa problemas dentro de las familias?

Se llama codicia y es amiga íntima del egoísmo. Es el deseo de tener más, mucho más de lo que se necesita y aún de lo que se puede gastar, sin importar para nada la situación aún de escasez de los demás. Si los hombres fueran generosos, si no existiese la codicia y el egoísmo, no habría guerras, ni pobreza, ni siquiera hambre sobre la tierra.

Para solucionar todo el mal que la codicia y el egoísmo traen, el mensaje o remedio de Dios se llama; “contentamiento”. Es decir debemos estar contentos porque tenemos las cosas suficientes para vivir, mientras hacemos la voluntad de Dios que es lo realmente importante, pues nos prepara para la eternidad.

Pero muchas iglesias llamadas cristianas, con obreros fraudulentos que dicen ser apóstoles de Cristo, están enseñando que el mensaje del evangelio les va a hacer ricos a todos aquellos que crean en el, promocionando de esta manera la codicia, en lugar del contentamiento.

Estas iglesias cristianas con estas enseñanzas son parte del problema, y por supuesto es evidente que van cien por ciento en contra del cristianismo auténtico.

Igual han hecho con otras doctrinas como la doctrina del matrimonio, divorcio y nuevo matrimonio, la doctrina de los apóstoles, y con muchas otras cosas que están enseñando donde el objetivo principal es promocionar el pecado, mostrándolo como algo que Dios desea, que está dentro de la buena voluntad de Dios agradable y perfecta, y por supuesto que Dios les va a ayudar a realizar…

Y lo más vergonzoso es que animan a la gente a dar dinero para que estas bendiciones se cumplan, como si un poco de dinero fuera a forzar la mano de Dios, para hacer lo que no ha prometido.

Ahora: Si eso está pasando con las llamadas iglesias cristianas… ¿Se imaginan cuánta maldad de parte de Satanás habrá en el mundo, motivando, dirigiendo, y ayudando a los hombres a cumplir sus propósitos egoístas?… Si volvemos a leer el texto:

1 Juan 5:19-20 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno. 20Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero….

Dice que el mundo entero está bajo el maligno, o sea que es muchísima la maldad promocionada por él, y cuando dice el mundo entero, se está refiriendo a todos aquellos que no son auténticos hijos de Dios, que aún pueden tener fe pero no ha nacido de nuevo. La buena noticia es que el Hijo de Dios ha venido para mostrarnos la verdad.

Pensemos en el evento que se avecina, que el mundo se está preparando para celebrar; la Navidad.

Todos creímos que la Navidad, así nos fue enseñado, es la fiesta donde recordamos el nacimiento del niño Jesús o niño Dios, que vino al mundo un 24 de diciembre. Y por esta razón ese día recibimos los regalos que provienen del niño Dios.

Las malas creencias son más difíciles de desechar cuando en ellas se cuentan cosas correctas. En esta lo verdadero es; digo que es verdadero porque la escritura lo dice: Que Dios se hizo hombre para venir en la persona de Jesús, y lo hizo a través de una virgen en la ciudad de Belén, naciendo en un pesebre, al cual al poco tiempo llegaron unos magos, los cuales le dieron a Jesús tres regalos.

La verdad no tengo conocimiento como serían las primeras celebraciones de la navidad. Sin embargo al pasar los años las cosas van cambiando poco a poco, incluyendo otros elementos como por ejemplo los árboles de Navidad, papá Noel, los regalos que son para nosotros, la cena de Navidad, la pólvora, los bailes, el desenfreno, las borracheras, etc.

El resultado final es que en la actualidad, la época de Navidad es la época de más violencia, de más codicia, de más desenfreno respecto de la comida, la bebida, el sexo. Es ademas la época más comercial del año, y podemos decir que del mensaje, del verdadero significado del nacimiento de Jesús la gente ya no sabe prácticamente nada.

Ustedes no se han preguntado :¿Por qué tanta gente que niega a Dios, que no acepta que Jesucristo sea Dios, qué aún cuando dicen que Jesucristo es Dios, de todos modos no le obedecen en nada… Pero si celebran la Navidad? ¿Por qué entonces la celebran?

Y cuando la celebran, la mayoría de los que lo hacen, hacen cosas completamente anti bíblicas, como orarle a los santos, orarle a la virgen, que son cosas que con claridad la escritura nos muestra que son completamente equivocadas.

Pero eso es lo que está por encima, es decir a pesar de lo torcido esa es la parte amable de esta celebración, porque la realidad para los que han diseñado todo este tipo de cosas, la Navidad es la celebración del nacimiento de los dioses, los cuales nacen en el solsticio de invierno, que corresponde a una posición en los astros el 24 de diciembre. Y por supuesto, esa tampoco fue la fecha en que nació Jesús.

La parte oculta de esto es que se ha hecho para disfrazar un culto idolátrico, que ciertos pueblos paganos hacían con los árboles, asunto del cual no quiero hablar en este tiempo, si se meten a internet seguramente encontraran muchísima información, alguna verás, otra exagerada, pero que muestra que la Navidad es básicamente una fiesta pagana.

¿Cuál es la verdad para nosotros los cristianos respecto de la navidad?

Podemos decir que el origen de la Navidad está en génesis cap. 3 dónde dice:

Génesis 3:15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Lo que está registrado allí es la sentencia de Dios contra Satanás, en la cual le dice que la descendencia de una mujer será la que destruya la obra de Satanás sobre la tierra. Eso en otras palabras quiere decir que Dios ha fraguado un plan de salvación para el hombre, y esa salvación sería ejecutada por un hombre y una descendencia, que vendría de una mujer.

No es normal que se hable de la descendencia de una mujer, porque una mujer sin la intervención de un hombre no puede tener descendencia. Eso quiere decir que en este mensaje, que es a la vez una profecía, se está anunciando que vendría una descendencia sin la intervención de un hombre, que es lo mismo que nos narra la escritura acerca del embarazo de María la madre de Jesús, por medio del Espíritu Santo.

(VÍDEO DE LA SANGRE DE JESÚS)

Muchos, muchos años después encontramos a Dios tratando con el pueblo de Israel en el desierto, para buscar que este pueblo le crea, le siga y sea inmensamente bendecido. Para lo cual Dios había levantado un gobernador llamado Moisés, el cual estaba, después de haber liberado al pueblo de la esclavitud, dirigiéndolo hacia la tierra prometida.

Pero por su incredulidad el pueblo quiso oír la voz de Dios, pues no le creían a Moisés, pero cuándo se acercó, aterrorizados clamaron para que no les volviera hablar, que era suficiente con que Moisés siguiera dirigiéndolos… Y como respuesta a esto el Señor da una profecía a través de Moisés anunciando que un profeta, del pueblo judío, un hombre como Moisés vendría… Dice así:

Deuteronomio 18:15 al 16 Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis; 16conforme a todo lo que pediste a Jehová tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: No vuelva yo a oír la voz de Jehová mi Dios, ni vea yo más este gran fuego, para que no muera.

Éste profeta, sabemos que es Jesucristo, el hijo de Dios, Dios mismo quien se despoja de su divinidad para venir como nuestro salvador… Por eso continúa diciendo:

Deuteronomio 18:17 al 19 Y Jehová me dijo: Han hablado bien en lo que han dicho. 18Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare. 19Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta.

Añadiendo que lo que él dijera sería la última palabra, y quien no tuviese en cuenta sus palabras sería juzgado por Dios.

O sea que en la Navidad debemos celebrar la venida del hijo de Dios para continuar con el plan de salvación. Y su venida como es claro en la escritura, sería por medio de una virgen del pueblo de Israel, del linaje de David, que daría a luz en la aldea de Belén donde había nacido David. Su cumplimiento lo podemos leer en el evangelio de San Juan donde dice:

Juan 7:41 al 42 Otros decían: Este es el Cristo. Pero algunos decían: ¿De Galilea ha de venir el Cristo? 42¿No dice la Escritura que del linaje de David, y de la aldea de Belén, de donde era David, ha de venir el Cristo?

Éstas profecías fueron dadas para que al ver su cumplimiento creyéramos en la salvación que Dios nos otorga, y para que el pueblo de Israel pudiera identificar a su salvador.

Y evidentemente el Cristo, era el profeta esperado, era Dios mismo hecho hombre y el pueblo de Israel conocía estas profecías, y esperaba que su mesías fuera del linaje de David, y naciese en Belén como estaba profetizado:

Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.

Todas estas señales, y muchísimas más fueron cumplidas cuando nació Jesús, Dios hecho hombre nació de una virgen, en un pesebre en la ciudad de Belén. Pero quiero que de manera especial no pierdan de vista que el significado de la Navidad es la llegada del Salvador.

Pero según lo que estamos viendo, aunque lo que celebramos en la navidad es la llegada del Salvador, qué es un evento de una grandeza espectacular, pues estamos viendo como Dios se despoja de su privilegio de ser Dios para nacer en un pesebre como cualquier bebé, para el juego crecer, vivir y morir por nosotros…

Pero también es importante entender que este plan de salvación en realidad no comenzó con el nacimiento de Jesús, pues fue un plan fraguado en la eternidad, y aunque Dios determinó un tiempo para la venida del Salvador, la salvación es algo que los hombres podrían obtener aún antes de la venida de Jesús.

De forma sencilla podemos decir que antes de Jesús los hombres se salvaban colocando su esperanza en el salvador que vendría, y después de Jesús los hombres nos salvamos mirando al salvador que ya vino.

Y si la Navidad tiene que ver con el plan de salvación, ciertamente es muchísimo lo que podíamos hablar de la importancia de la Navidad y de las cosas relacionadas con ella, de su verdadero significado. Pero también tenemos que reconocer que la Navidad ha sido completamente contaminada por las creencias del mundo, las cuales han cambiado por completo el verdadero sentido de la Navidad Y si ha convertido en una fiesta llena de idolatría, de abuso, de desenfreno, de codicia, de gula, etc.

Por esta razón, por la gran cantidad de idolatría que se ha mezclado con la navidad, la pregunta de algunos cristianos en esta época es: ¿Debemos los cristianos celebrar la Navidad? Que en otras palabras quiere decir: ¿Será pecado celebrar o no celebrar la Navidad?

Al través del tiempo he visto que respecto de este asunto se toman dos posiciones que considero completamente equivocadas.

A algunos cuando se les toca el asunto de la Navidad se cierran a recibir cualquier tipo de información y se obstinan en celebrar la Navidad tal como les ha sido enseñado, con todas las ceremonias, rituales y creencias que se han adherido a esta celebración.

Más aún, en cierta oportunidad discutía con un joven pastor, pues decía que la Navidad es un buen tiempo para enseñar las buenas cualidades de papá Noel. Tomar esta actitud porque la Navidad ha sido recibida como una herencia cultural o religiosa, dándole muchísima importancia al aspecto emocional, a lo bonito de la celebración, no es una forma de actuar realmente sabía. La escritura nos manda a:

1 Tesalonicenses 5:21 al 22 Examinadlo todo; retened lo bueno. 22Absteneos de toda especie de mal.

Y también dice:

Efesios 5:11 al 15 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; 12porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto. 13Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. 14Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo. 15Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios…

Creo que no hay duda, que la palabra de Dios, la luz de Dios nos mostrará la verdad de las cosas, y que no debemos andar como necios sin saber qué es lo que estamos haciendo o que estamos respaldando.

La otra actitud que considero igualmente equivocada es la de eliminar por completo la Navidad, presentándola como si fuera un ritual cien por ciento del diablo.

Y al tomar esta actitud no solamente acusan a los creyentes de practicar un ritual del diablo, también asustan a todas las personas haciéndoles ver un cristianismo que tampoco es bíblico.

Los que toman esta actitud son generalmente los mismos que dicen por ejemplo; que celebrar un cumpleaños es pecado, porque en la Biblia no aparece, ni se ordena que los cristianos deban celebrar los cumpleaños.

Ciertamente en la escritura no aparece, pero tampoco se prohíbe. Y no se menciona en las escrituras porque era algo normal, por supuesto que en el pueblo de Israel las personas siempre han celebrado los cumpleaños.

Para entender cuál debe ser nuestra actitud con la Navidad, podemos hacer un paralelo con lo que el apóstol escribió, para aclarar a los cristianos cuál debía ser su actitud con la idolatría que se presentaba en esa época.

En aquella época sacrificaban animales a los ídolos, y luego esa carne era vendida en las carnicerías y a veces se le colocaba un sello mostrando que había sido ofrecida a un ídolo, para que los que la compraran recibieran la bendición del ídolo.

Entonces aparecieron unos cristianos que enseñaban que esa carne no podía comerse… Más aún porque a veces la carne no era marcada, y no sabían si lo que comían había sido o no sacrificado al ídolo. En respuesta a esto el apóstol escribió:

1 Corintios 8:1 al 2 En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica. 2Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo.

La forma como el apóstol comienza a hablar del tema, nos da a entender que había algunos que habían profundizado en los rituales y sacrificios qué en esa época celebraban a los ídolos, pero que el conocimiento que habían obtenido, no estaba siendo usado para en amor edificar a los creyentes. Es decir comienza a hablar del tema con un jalón de orejas para aquellos que creían saber mucho del asunto.

Si usted revisa en internet, va a encontrar una cantidad de información que muestra como en la Navidad, el árbol, las bolitas, los colores todo tiene una razón de ser dentro del mundo del mal. En cierta ocasión un taxista me decía que las vísceras tiradas a los árboles, ahora asemejan esas guirnaldas que se colocan. Etc.

La pregunta es; ¿hay personas que al celebrar la Navidad están pensando en esos rituales oscuros y tenebrosos que originaron algunas de estas costumbres?

Y yo me atrevo a responder que en términos generales, la mayoría de la gente no tiene ni idea de lo que significan estos elementos que han sido incluidos en la Navidad, ni los buenos elementos, ni los malos.

Y la pregunta más importante respecto de esto podría ser: ¿Comer esa carne puede hacer que esos ídolos afecten mi vida espiritual, o mi salud o cualquier otra cosa? Y la respuesta del apóstol fue:

1 Corintios 8:4 al 6 Acerca, pues, de las viandas que se sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios. 5Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), 6para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

Lo que dice el pasaje es que los ídolos nada son… No pueden hacer nada ni bueno ni malo, porque nosotros dependemos de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Y no nos pueden hacer nada a nosotros los cristianos porque él poder de los ídolos está en las creencias del adorador.

Es decir; el que celebra el ritual creyendo está esclavo del idolo por lo que hay en su corazón, por eso para nosotros no significa nada porque nosotros dependemos de Dios, del cual proceden toda las cosas y nosotros somos de él. Continúa:

1 Corintios 8:7 Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina.

Sin embargo algunos que practicaron esa “religión” y que se volvieron cristianos, cuando comían esa carne sacrificada a los ídolos, creían que eso iba a afectar su vida. Y a eso se refiere cuando dice que su conciencia siendo débil se contamina.

Si algún cristiano al celebrar la Navidad cree que adornando el árbol va ser lleno de prosperidad, o que el niño Dios le va a traer los regalos…. Uno pensaría que éste cristiano no ha entendido por su poco conocimiento y poca fe este asunto.

La recomendación para él sería aclararle, que el árbol no le va a bendecir. Toda bendición proviene de Dios. El apóstol continúa:

1 Corintios 8:8 Si bien la vianda no nos hace más aceptos ante Dios; pues ni porque comamos, seremos más, ni porque no comamos, seremos menos.

Comer o no comer no tiene importancia. ¿Si a usted le invitan a celebrar la cena de Navidad donde alguien tiene un enorme árbol de Navidad, su vida espiritual se verá afectada negativamente?. No por supuesto que no. Y si usted está convencido que sí le va a afectar, pues tampoco le afectará porque un ídolo nada es… sin embargo la creencia en ese ídolo si afectará negativamente su relación con Dios. El apóstol concluye diciendo para nosotros que sabemos que un ídolo nada es:

1 Corintios 8:8 al 11 Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles. 10Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos? 11Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió.

Según este párrafo lo que debemos evaluar es, si al celebrar la Navidad algún creyente que está comenzando es incitado a hacer algo malo, entonces no debemos celebrar la Navidad, no al menos de aquella forma que incita a los demás a hacer algo malo.

Y aquí por supuesto está la pregunta que cada uno debe responder con honestidad delante de Dios; ¿Mi forma de celebrar la Navidad motiva a otras personas al pecado o a acercarse a Dios?

Y la conclusión es; si tu forma de celebrar la Navidad motiva a otros al pecado, no debes celebrar la Navidad, al menos no de la manera en que la vienes celebrando. ¿Por qué? Además de lo dicho el apóstol continúa:

1 Corintios 8:12 al 13 De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis. 13Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.

Más adelante en el capítulo diez el apóstol vuelve a tocar del mismo tema, y dice:

1 Corintios 10:23 al 25 Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica. 24Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. 25De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia;

Y en este pasaje habla de la libertad que tenemos nosotros los cristianos, para hacer muchas otras cosas que otros hacen, pero sin la esclavitud que ellos experimentan, por eso dice que de todo lo que venden en la carnicería pueden comer sin tener ningún problema. Luego habla nuevamente de la conciencia de los demás, pero al final termina diciendo:

1 Corintios 10:31 al 33 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 32No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios; 33como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.

Estos mismos principios esbozados por el apóstol los podemos aplicar a la música, al baile, a la moda, al trabajo, a la televisión, al deporte y a la Navidad o la semana Santa.

¿Por qué? Porque todas estas cosas que he mencionado pueden ser hechas con mala actitud, trayendo malos resultados espirituales, o pueden ser hechas con buena actitud trayendo bendición a nuestras vidas.

¿QUÉ SENTIDO DEBEMOS DARLE A LA NAVIDAD?

Esperando que haya sido claro que no podemos prohibir que la gente célebre la Navidad, pero tampoco podemos obligar a que la gente la célebre, lo importante es que lo que cada uno de nosotros lo que haga, lo haga para el Señor.

Por supuesto no es sólo una frase; cuando estamos pensando en hacer algo para el Señor es porque estamos haciendo algo de acuerdo a la voluntad de Dios. Respecto de este tema; ¿Cuál es el sentido que debemos darle a la Navidad?

De acuerdo a lo poco que vimos hoy, y hay muchísimo más en las escrituras, la Navidad, es decir el nacimiento de Jesús es una parte supremamente importante del plan de salvación. Por lo tanto la celebración de la Navidad tiene que tener ese énfasis para que sea algo que agrade a Dios.

Eso quiere decir que usted puede aprovechar esta época, para hablar más que en otras épocas acerca de Jesucristo y su plan de salvación para el hombre.

También podría para no patrocinar las obras infructuosas de las tinieblas, organizar novenas de oración donde el mensaje sea un mensaje bíblico de salvación. Y donde no incluya rituales que a Dios no le agradan.

Otra cosa que podría hacer en este mes es un énfasis mayor a una vida sin pecado en lugar de dejarse arrastrar por el asunto comercial. No estoy diciendo que éste mal dar regalos, lo que está mal es patrocinar en los hijos el amor al mundo en lugar del contentamiento.

Lo que está mal es que los hijos estén aburridos porque no hay dinero suficiente para ciertos regalos, lo que está mal es que los padres se endeuden más allá de su capacidad para cumplir con ciertos caprichos. Lo que está mal es excederse en cuanto a la comida y a la bebida.

Y peor aun perder de vista que la razón de nuestra alegría no es una fiesta navideña, sino nuestra relación, nuestra buena relación con Dios.

Mi consejo para muchos es, si tiene y quiere célebre, y si quiere invitar a quien no tiene también está bien hecho, como si no tiene con qué celebrar no se preocupe, no se deje esclavizar del mundo, ese no es el sentido de la Navidad el sentido de la Navidad es salvación… Y eso es suficiente para estar muy pero muy agradecidos con Dios.

¿Sabías qué?

La iglesia es una entidad sin ánimo de lucro, por esta razón para funcionar dependemos primeramente de Dios, y de las ofrendas, donaciones o contribuciones que sus miembros, amigos o simpatizantes quieran hacer, lo cual, si Dios lo coloca en tu corazón puedes hacer a través de las siguientes opciones.

Estamos en spotify
Síguenos