¿CONFIAMOS EN DIOS? – PARTE 3

Algunos hombres a través de los siglos se han hecho tres preguntas que consideran muy importantes las cuales son: ¿De dónde venimos; quiénes somos; para dónde vamos?

Related media

Listen

¿CONFIAMOS EN DIOS? – PARTE 3

I. INTRODUCCIÓN

Algunos hombres a través de los siglos se han hecho tres preguntas que consideran muy importantes las cuales son: ¿De dónde venimos; quiénes somos; para dónde vamos?

La importancia de estas preguntas radica en que si no sabemos cuál es la verdad, entonces tampoco podemos determinar cómo debemos vivir la vida, cuáles son nuestros objetivos y métodos correctos, y sobretodo, cuál va a ser nuestro destino final.

Esto quiere decir que quien viva sin conocer la respuesta a estas respuestas, no podrá evaluar si su vida va bien o mal encaminada, y sólo cuando llegue la muerte que si es algo seguro, si en ese momento al ser confrontado con la verdad descubre que ha vivido de forma equivocada, entonces será demasiado tarde. La escritura dice:

Proverbios 21:16 El hombre que se aparta del camino de la sabiduría vendrá a parar en la compañía de los muertos.

El problema para la gente del mundo es que las respuestas que el mundo da a estas preguntas son muchas y muy diferentes entre ellas, y ninguna de ellas ha podido ser probada. Es decir; son sólo teorías, especulaciones, imaginaciones o deducciones que son imposibles de probar.

Qué es lo mismo que pasa con la teoría de la evolución, que siendo una teoría que a los científicos honestos les parece absurda, de todos modos al no tener más respuestas la mayoría sin investigar, es decir por pura fe en lo que la televisión dice, han decidido aceptarla como cierta… Esta decisión tiene un fondo espiritual bastante maligno pues es la manera más fácil de eliminar a Dios de sus vidas.

Sin embargo hay otros que investigan, y que siendo conscientes de qué es una teoría absurda no la aceptan, pero de todos modos se quedan sin respuestas acerca del origen de todo… Y ante la imposibilidad de encontrar la verdad por no reconocer a Jesucristo como Dios, han decidido vivir ignorando estas preguntas.

Y como lo único seguro para ellos es el presente; lo que están viviendo; entonces han tomado la actitud que la escritura menciona con la frase: “Comamos y bebamos que mañana moriremos”. Como quien dice: Ya que es imposible conocer el sentido de la vida, tratemos de pasarla bien que al final de todos modos nos vamos a morir, y si algo va a pasar después de la muerte habrá que esperar.

Pero esta posición que parece la más práctica frente a tan gran ignorancia… Es la peor decisión que pueden tomar, porque lo que está en juego es su eternidad, pero como no son conscientes de esto, les parece que están viviendo de manera adecuada.

Y en eso se resume la vida de la mayoría de las personas, en ignorar lo que va a pasar después de su muerte, para dedicarse a obtener todas aquellas cosas que piensan que les darán una buena vida y les harán sentirse bien. Por supuesto con una escala de valores, objetivos y métodos muy diferentes entre ellos. Y cómo todos tratan de cumplirlos, eso ha dado como resultado un mundo lleno de codicia, egoísmo y maldad… Y para poder vivir de esta manera como su conciencia los acusa, se ven en la necesidad de insistir en negar a Dios para tratar de vivir tranquilos.

No sé si ustedes se han dado cuenta pero poco a poco los cristianos nos estamos convirtiendo en un elemento muy peligroso para la gente del mundo. Se nos está acusando de no dejar a la gente vivir en libertad y disfrutar la vida, aún se nos está acusando de terrorismo religioso, de querer asustar a la gente con nuestro apocalipsis y la condenación eterna, y por eso nos quieren eliminar, porque estamos en contra de la codicia, del aborto, de las muchísimas perversiones sexuales, de la eutanasia, y de todo tipo de maldad que los hombres quieren tener libertad de cometer para vivir felices.

Y si nos preguntamos: ¿Por qué simplemente no nos dejan vivir con nuestras creencias y ellos viven con las de ellos? Es más; esa a sido la posición de muchos en el mundo durante mucho tiempo, sin embargo la escritura dice qué Dios:

Eclesiastés 3:11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

Esto quiere decir que Dios le revela a los hombres su existencia, pero los hombres niegan esta revelación interior, qué es la razón por la cual se condenan, porque Dios sólo condena a aquellos a quienes les ha revelado que Jesús es Dios pero no lo aceptan.

Y entonces cuando aparecen los cristianos hablándoles de Dios esto les produce crisis, porque los hace conscientes de su pecado. Y es por esta razón que ellos quieren suprimir todo mensaje que venga de parte de Dios para poder vivir y morir tranquilos.

Cuando comencé mi vida cristiana le compartí a una amiga muy querida la cual rechazó el mensaje, y entonces le dije que me parecía terrible que por necia, por no probar con Jesús, un día se muriera y se fuera para el infierno. Muchos años después me la volví a encontrar y me confesó que no había podido olvidar mis palabras…

Pero hay algo más que es muy absurdo y es, que quienes quieren eliminar a Dios para vivir como a ellos les plazca, lo mismo que quienes quieren cambiar la doctrina Cristiana para hacer cosas que no son correctas para vivir de acuerdo a objetivos mundanos según ellos con la bendición de Dios, lo que no entienden es que lejos de ser libres en realidad son esclavos del mundo y del pecado.

Y más grave aún, es que esta esclavitud corrompe cada vez más nuestras almas, nuestras conciencias, de tal manera que al pasar el tiempo nos sentimos bien haciendo el mal. Podemos evaluar esto al ver aquellas cosas que hacemos que aDios no le agrada sin ningún problema.

La solución a esto está en recibir el mensaje que proviene de Dios. Por eso el Señor Jesús dijo:

Juan 8:31 Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Conocer la verdad nos hace libres del mundo. Al mirar el contexto de este pasaje vemos que Jesús está hablando con hombres que eran esclavos, no sólo del mundo sino del pecado. Pero como suele ocurrir los hombres no reconocemos nuestra su esclavitud. Por eso respondieron…

Juan 8:33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?
Estos que eran judíos creían ser libres, y eso que en más de una oportunidad como pueblo fueron esclavizados… Por los egipcios, por los babilónicos, por los asirios, por los romanos…

Pero insistían en negarlo en lugar de aceptar la verdad y ser libres de la esclavitud del mundo, para no tener que vivir bajo los parámetros o exigencias del mundo. El Señor Jesús continuó diciendo:

Juan 8:34–36 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. 35Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. 36Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Y podemos tener certeza de qué podemos vivir en libertad, no sólo por todo lo que Dios nos ha dado al momento de nacer espiritualmente, sino por la oración que Jesús hizo por nosotros, que podemos tener la certeza de que Dios contesta afirmativamente. Jesús dijo:

Juan 17:14 al 15 Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 15No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.

En aquella época los cristianos eran confrontados acerca de quién era el Señor, el Kirius. Y si los cristianos no reconocían al emperador como el señor entonces eran ejecutados… Por qué los gobernantes que se supone son elegidos para cuidar al pueblo, en realidad quieren aprovecharse de él, y por eso no pueden permitir que los hombres tengan un señor diferente a ellos.

En la actualidad es igual, los gobernantes quieren tener cada vez más control de las personas, ésa es la razón del control que tienen de las comunicaciones, los noticieros, las redes sociales, para crear en las personas una conciencia común afin a sus propósitos… Hoy en el mundo muchos aceptan como normal lo que hace 50 años era considerada una total perversión.

Y aunque muchos no lo creen, los gobernantes del mundo quieren tener aún más control no sólo teniendo control de la ubicación de cada persona gracias a los celulares ya los chips que muchos se han colocado, sino eliminando la soberanía de las naciones, cosa que han logrado hacer a través de organizaciones mundiales que imponen a todos los países lo mismo, sin importar sus gobernantes… Todo esto apunta a un gobierno mundial como, la escritura nos lo avisa.

Pero también se han dado cuenta qué el gran enemigo de sus planes somos los que hemos reconocido a Jesús como nuestro Señor, sabemos que a él debemos obediencia y no al mundo, por esta razón somos aborrecidos por ellos, y por esta misma razón es que el Señor Jesús oro para que fuéramos guardados del mal.

Ya como creyentes sabemos de dónde venimos. Fuimos creados por Dios. También sabemos quiénes somos, pues gracias al nuevo nacimiento no sólo somos criaturas de Dios sino hijos de Dios, y también sabemos para dónde vamos, pues estamos siendo preparados para reunirnos para vivir y gobernar con él… La promesa de Jesús es:

Juan 14:1–3 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Siendo esto así: ¿Cuál debe ser el objetivo en nuestra vida? Una lógica sana nos permite entender con claridad la respuesta. Si vamos a vivir y a gobernar con Él, para hacerlo bien el requisito indispensable es conocerlo a Él, conocer como actúa, conocer su justicia, su misericordia, su poder, conocer sus valores, sus objetivos, sus métodos, y muchas cosas más, y eso es precisamente lo que leímos la semana pasada, que en la escritura se resalta como de verdadero valor en la vida:

Jeremías 9:23 al 24 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

Por supuesto este propósito es completamente ignorado por los seres humanos, pensar que la vida tiene como objetivo conocer a Dios suena para ellos a locura mística. Sí ni siquiera tienen la certeza de la existencia de Dios: ¿Cómo poder conocerlo?

El problema es que desafortunadamente los cristianos a veces nos demoramos mucho tiempo en entender que el propósito de nuestra relación con Dios es conocerle, otros pareciera que nunca lo van entender, y como consecuencia su vida cristiana no se desarrolla de la manera adecuada.

Podemos decir que quien se olvida de que lo más importante es conocer a Dios, siendo este el principal objetivo como creyentes, con el tiempo su vida cristiana cae en un caos, llenándose de conceptos y doctrinas que desvirtúan aun mas la auténtica vida cristiana.

Y entonces nuestra vida se puede volver muy parecida a la vida de la gente del mundo, con la única diferencia de que creemos que tenemos el respaldo de Dios para lograr nuestros objetivos. Es por eso que podemos ver a cierta clase de cristianos qué hablan de que con el poder de Dios van a conquistar el mundo, y van a prosperar, y van a vivir en victoria, siendo siempre cabeza y no cola, pero refiriéndose a las cosas del mundo.

Sé que ese no es el cristianismo que ustedes han aprendido en esta iglesia, pero como el problema radica en el corazón, es posible que a ratos tomemos esa actitud de que con Dios todo nos va salir bien, pensando sólo en las cosas del mundo, cuando lo sabio es tener la certeza de que si hacemos las cosas según la dirección de Dios, las cosas funcionarán tanto como Dios quiera. Y eso debe ser suficiente para nosotros, si verdaderamente confiamos en Dios.

Repito esto porque es muy importante. Si hacemos las cosas con la dirección de Dios, estas cosas del mundo funcionarán tanto como Dios quiera, y si confiamos en Dios, sabemos que sin importar los resultados todas las cosas que sucedan serán en beneficio de nuestro conocimiento de Dios.

Ya hemos visto que la única forma de conocer a Dios es relacionándonos con él, y también hemos explicado que nuestra relación con él tiene como base fundamental la fe. Nosotros creemos lo que dice, nosotros hacemos lo que él dice, y de esta manera los resultados nos permiten conocer cada vez más quién es Dios.

Y si alguien pregunta: ¿Qué hago yo con todas las cosas que tengo que hacer en la vida, con todas las responsabilidades, y con todos los problemas que ellas me producen? ¿Acaso el conocimiento de Dios me va a solucionar todos estos asuntos?

Esta pregunta es legítima porque ciertamente las personas están llenas de problemas, de responsabilidades angustiosas, de cargas, y lo normal es que esperemos que estos asuntos sean solucionados.

A este respecto hay muchas cosas que podría decir para contestar esta pregunta, voy a mencionar sólo algunas que se desprenden de entender, de donde venimos, quienes somos y para dónde vamos.

1. Siendo Dios el creador, el diseñador del hombre, es apenas lógico pensar que él conoce a la perfección cómo debemos vivir nuestra vida para que todo funcione bien, por lo tanto: ¿Serán mejor vivir con su dirección o sin su dirección?

Para responder sólo debemos recordar lo que pasó cuando el hombre rechazo vivir bajo la dirección de Dios. La pérdida que el hombre tuvo fue de proporciones inimaginables, no sólo perdió la dirección de Dios, además corrompió su corazón, y como en una cadena sin fin comenzó a corromper todas las cosas a su alrededor, incluyendo que la tierra fue maldita por causa de esta mala decisión.

Es decir; es evidente que vivir sin la dirección de Dios es de las peores cosas que el hombre puede hacer, pues le dañan, le empobrecen y le condenan.

2. Como creador y dueño absoluto del hombre no hay duda que Dios es el que manda, por lo tanto: ¿Será mejor vivir en enemistad contra él o sujetos a su autoridad?

Este asunto implica varias cosas supremamente importantes, por ejemplo: Si él es el dueño absoluto de todas las cosas y quién tiene poder para dar o quitar: ¿Será bueno vivir en enemistad con él? O ¿Será mejor contar con su favor?

Este asunto también tiene que ver con la justicia: Si él es el que manda, el creador y el dueño absoluto y él ordena algo: ¿Será justo desobedecerle?

¿Qué hacemos nosotros cuando como autoridad los que están bajo nuestra autoridad no nos hacen caso? ¿Acaso los felicitamos? Ciertamente no, cuando se desobedece a la autoridad se está viviendo de manera injusta, y cuándo se vive de manera injusta se está siendo merecedor de un castigo. Y entonces: Qué será mejor: ¿Ser premiado por Dios o castigado por Él?

3. Siendo Dios amor: ¿Será mejor vivir sin experimentar su amor, o experimentando su amor? ¿Será mejor vivir con su protección o sin su protección? ¿Será mejor vivir con su sabia dirección o sin ella?

La pregunta era: ¿Si obedezco a Dios el arreglará todos los problemas en mi vida?

La respuesta es que si somos conscientes que nuestra incredulidad y pecado nos llevó a desaprovechar todas las cosas que Dios tenía para nosotros, y eso ha causado un montón de problemas y sufrimientos innecesarios a nuestra vida… Si podemos esperar que al obedecer a Dios muchas cosas se compondrán. Y las que no, o las que se demoren más tiempo en componerse, sabemos que serán usadas por Dios para bendecir nuestra vida espiritual, y por lo tanto nuestra eternidad…. Todo esto lo confirman las palabras de Jesús cuando dijo:

Mateo 11:28–30 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

El mundo y el pecado producen una tremenda esclavitud en los hombres, aunque cómo he mencionado a veces ni se dan cuenta. Pero sí nos acercamos a él, si aprendemos de él, es decir si le conocemos cada vez más, hallaremos descanso para nuestras almas.

Hallar descanso para el alma significa aprender a vivir en paz, con gozo, con esperanza, con la certeza de la protección de Dios, y con la certeza de que viviremos en su presencia. Sólo Dios puede lograr que vivamos de esa manera. El mundo jamás podrá llenar nuestras verdaderas necesidades.

Me llama la atención que como Dios conoce nuestra tremenda incredulidad aclara en la última frase:

Es más fácil llevar su yugo; obedecerle y llevar su carga; asumir responsabilidades… Que vivir bajo el yugo del mundo. En otras palabras; siempre la vida con Cristo será mucho mejor y más fácil que la vida sin él.

Y es por esta razón que cuando estudiamos la escritura, podemos ver qué a lo largo de todos los tiempos Dios ha insistido en hacer siempre la misma invitación, para que el hombre le conozca, le crea, viva bajo su dirección, y disfrute de su bendición.

Esa misma invitación es la que recibimos todos los hombres a lo largo de nuestra vida, a veces cuando estamos en situaciones placenteras y otras veces en momentos angustiantes. Pero siempre la invitación es igual. El Señor Jesús lo dijo de muchas maneras:

Juan 8:12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Juan 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

Juan 4:13 al 14 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna

Juan 15:1, 5 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador….5Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

De cada una de estas aseveraciones de Jesús podíamos sacar cantidad de enseñanzas que nos muestran la urgente necesidad de conocerlo a él. El es en realidad todo lo que nosotros necesitamos.

Resumiendo todo esto podemos decir que efectivamente el conocimiento de Dios dará respuesta a cualquier tipo de problema que cualquier persona tenga, ya que todos los problemas se originan en la falta del conocimiento de Dios.

Ya he insistido en más de una vez que sólo nuestra relación con Dios nos puede permitir conocerle.
Dios nos dice haz tal cosa y serás bendecido, nosotros lo hacemos, y recibimos la bendición que nos permite conocerle mas.

Sin embargo también debo decirles, que a través de la desobediencia también podemos conocer a Dios…. Dios nos dice que hagamos tal cosa y seremos bendecidos, no lo hacemos, no recibimos bendición.

Es decir; yo puedo conocer la fidelidad, la generosidad y el favor de Dios a través de la obediencia, pero también puedo conocer la justicia, la severidad y la disciplina a través de la desobediencia.

Por supuesto, es mucho mejor conocer a Dios recibiendo bendición que conocerlo recibiendo castigo para poder ser bendecidos.

Ahora cuando digo que conocer a Dios cambia nuestra forma de vivir, esto implica que el conocimiento de Dios nos permite entender el propósito que él tiene con cada uno de nosotros.

Ésto dicho de otra manera quiere decir que no es suficiente entender lo que Dios nos manda a hacer, también es necesario entender lo que Dios quiere hacer en nosotros a través de la obediencia.

Por ejemplo cuando Dios dice en su palabra que no debemos olvidarnos de los pobres, o que el que da al pobre presta a Dios, el objetivo no es simplemente que los pobres reciban lo que necesitan… El objetivo es que nosotros entendiendo la generosidad de Dios, aprendamos a ser generosos.

Dar a los pobres cuando no se es generoso cuesta trabajo, pero si obedecemos teniendo claro el objetivo poco a poco nos volveremos generosos, y al ser generosos disfrutaremos de dar a los pobres. Y así sucede con cada cosa que Dios nos manda hacer…

Esto es muy importante tanto para el que hace la voluntad de Dios como para el que no la hace… Pues ambos pueden perderse por completo la bendición de conocer a Dios sino tienen claro lo que Dios pretende hacer.

Conozco cristianos que han sido obedientes a la voluntad de Dios pero cada vez desconocen más a Dios, y una de las evidencias es que no tienen ni idea de porque les pasa lo que les pasa, teniendo la sensación de que quién sabe que estará haciendo Dios. Igualmente conozco cristianos que son desobedientes y cada vez son más resentidos con Dios.

Y eso se debe a que sólo conocen lo que Dios pide hacer, pero no conocen lo que Dios pretende hacer.

Un ejemplo de esta triste realidad lo podemos ver en la escritura cuando nos narra la batalla que el pueblo de Israel perdió contra los filisteos. Dice así:

1 Samuel 4:3.Cuando volvió el pueblo al campamento, los ancianos de Israel dijeron: ¿Por qué nos ha herido hoy Jehová delante de los filisteos? Traigamos a nosotros de Silo el arca del pacto de Jehová, para que viniendo entre nosotros nos salve de la mano de nuestros enemigos

Bajo el viejo pacto la promesa era de que si hacían la voluntad de Dios serían prosperados y además protegidos de todos sus enemigos… Lo cual quiere decir que si perdieron la batalla es porque no estaban haciendo la voluntad de Dios. (Ojo con esto que acabo de decir porque no aplica bajo el nuevo pacto)

Pero los ancianos en lugar de revisar lo que ellos y el pueblo estaban haciendo mal, por la escritura sabemos que tenían un montón de ídolos, pero en lugar de deshacerse de ellos tomaron la decisión de hacer algo que en otras ocasiones Dios les había ordenado y había dado buen resultado.

En la toma de Jericó Dios ordenó que el arca fuera delante de ellos y que eso les daría victoria, y así sucedió. Pero en esta ocasión Dios no les ordenó llevar el arca, sino que a ellos se les ocurrió.

Lo necio es que si perdieron la batalla por estar desobedeciendo a Dios respecto de los ídolos, insisten en su necedad al tratar de arreglar el asunto con más desobediencia, pues llevar el arca sin haber recibido el mandato era desobediencia. La pregunta es: ¿Entendían lo que Dios quería que ellos entendieran? La respuesta es no.

En la época actual algunas iglesias hacen lo que otra iglesia hizo con muy buen resultado, sin embargo los resultados son pésimos, porque la clave no está en copiar lo que otros hacen sino en hacer la voluntad de Dios. Dios mandó un misionero al África y lo respaldó. A otro se le ocurrió ir al África pensando que le iba a ir bien y le fue muy mal.

Éste principio es supremamente importante. No hay fe cuando actuamos por iniciativa propia, la fe sólo es válida cuando actuamos obedeciendo lo que Dios nos ha mandado.

Por esto mismo no es válido cuando copiamos lo que Dios ha mandado a hacer a otros, lo único válido es hacer lo que Dios nos ha mandado hacer a nosotros.

No entendiendo esto el pueblo de Israel pensó que si llevaba el arca como en otras ocasiones entonces iban a obtener una gran victoria, pero el resultado fue:

1 Samuel 4:10 al 11 Pelearon, pues, los filisteos, e Israel fue vencido, y huyeron cada cual a sus tiendas; y fue hecha muy grande mortandad, pues cayeron de Israel treinta mil hombres de a pie. 11Y el arca de Dios fue tomada, y muertos los dos hijos de Elí, Ofni y Finees.

Cual creen ustedes que fue el pensamiento que el pueblo de Dios tuvo después de semejante derrota, donde según ellos le robaron a Dios, mataron a sus sacerdotes y cuando trajeron la noticia al profeta, este se cayó de espaldas y se mató, y la mujer de uno de estos sacerdotes que estaba por dar a luz, al oír la noticia dio a luz y se murió… ¿Qué creen ustedes que pensó el pueblo de Dios acerca de su Dios después de estos eventos?

Pues lo mismo que piensan muchos que se apropian de promesas que no les corresponden, y ven como Dios no cumple lo que ellos esperan… Aplicando mal una promesa creen que; «Nadie te podrá hacer frente»… y lo roban, lo estafan, lo difaman, y al final lo matan…

Y esto es similar a lo que le pasa a aquel cristiano que no obedece a Dios pero clama por su bendición, y cuando no llega entonces se pregunta: ¿Qué pasó con Dios? Y entran en crisis, cuando lo correcto es que revisen lo que no han entendido, o lo que no han querido hacer y corrijan.

También es importante aclarar que muchos se engañan porque haciendo las cosas mal han recibido la misericordia de Dios y les ha ido bien. El problema es que piensan que pueden seguir haciendo las cosas mal y que les seguirá yendo bien todo el tiempo, pero ocurre que Dios tiene un tiempo para cada cosa y eso quiere decir que les llegará el tiempo en que haciendo las cosas mal les va a ir mal, porque Dios no puede seguir extendiendo su misericordia cuando ve nuestra terquedad.

Las palabras de Jesús a un hombre paralítico al cual sanó confirman este principio. Pues le dijo:

Juan 5:14 Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.

Pero ojalá fuera sólo eso, los incrédulos que han oído a estos cristianos, al ver los resultados; ¿qué piensan? Pues piensan que los cristianos son unos pobres, tarados, débiles, buenos para nada, a los cuales les han lavado el cerebro, y viven como enajenados mentales.

La conclusión del pueblo de Israel fue:

1 Samuel 4:22 Dijo, pues: Traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios.

Y esta frase muestra el desconocimiento tan grande de la gloria de Dios. Cuando dicen que ha sido traspasada a la gloria de Israel porque les robaron el arca, es como si ellos creyeran que ellos debían proteger a Dios. La pregunta es: ¿Los hombres protegen a Dios o es Dios quien protege a los hombres?

Pero este pensamiento hace evidente su falta de conocimiento en el poder de Dios, y seguramente por eso desobedecían sin ver problema en ello, cuando sus desobediencia era precisamente la razón de sus desgracias.

El resultado fue que el pueblo de Israel se fue derrotado y aburrido para su casa, mientras que el pueblo de los filisteos se fue feliz con el arca que se habían robado… Lo más seguro pensando al igual que el pueblo de Dios, que el Dios de los hebreos no servía para nada.

Es decir los que se suponían que estaban del lado de Dios y los enemigos de Dios, ambos pensaron que Dios de los hebreos no servía para nada.

¿Por qué? Porque ninguno de los dos conocía el verdadero propósito de Dios, ambos estaban colocando sus ojos solamente en las cosas que se ven, y no en las que no se ven que son eternas.

Sin embargo Dios que todo lo puede, continúa actuando para ver si logran entender la verdad. Si continuamos leyendo:

1 Samuel 5:1 al 3 Cuando los filisteos capturaron el arca de Dios, la llevaron desde Eben-ezer a Asdod. 2Y tomaron los filisteos el arca de Dios, y la metieron en la casa de Dagón, y la pusieron junto a Dagón. 3Y cuando al siguiente día los de Asdod se levantaron de mañana, he aquí Dagón postrado en tierra delante del arca de Jehová;

Los filisteos metieron el arca en su templo con su dios, como un trofeo. Pero al día siguiente su dios estaba postrado frente al arca. Lo volvieron a colocar en su lugar y al día siguiente nuevamente estaba postrado, pero la cabeza y las manos le habían sido cortadas. Es decir; el Dios que ellos creían que no tenía poder, al colocarlo en el templo de su Dios lo derribó y lo mutiló…¿Qué creen ustedes que comenzaron a pensar los filisteos al ver semejante situación?

Pues hasta la época en que fue escrito el libro, los sacerdotes de Dagón no entraban al umbral por temor a causa de lo ocurrido. Es decir con esta acción comenzaron a conocer un poco más al Dios verdadero. Pero como no era suficiente, el Señor continuo:

1 Samuel 5:6 al 7 Y se agravó la mano de Jehová sobre los de Asdod, y los destruyó y los hirió con tumores en Asdod y en todo su territorio.7Y viendo esto los de Asdod, dijeron: No quede con nosotros el arca del Dios de Israel, porque su mano es dura sobre nosotros y sobre nuestro dios Dagón.

Como con la primera señal no fue suficiente entonces Dios agravó su mano contra ellos y comenzaron a sufrir las consecuencias… Entonces se reunieron los príncipes y decidieron cambiarla de lugar, y la enviaron al territorio de Gad, pero allí también la gente comenzó enfermarse y a morirse, entonces la volvieron a cambiar a Ecrón…

1º Samuel 5:10 Y cuando el arca de Dios vino a Ecrón, los ecronitas dieron voces, diciendo: Han pasado a nosotros el arca del Dios de Israel para matarnos a nosotros y a nuestro pueblo.

Lo cual muestra que poco a poco estaban conociendo no el amor del Dios verdadero pero si su poder. Y por esto:

1 Samuel 5:11 al 12 Y enviaron y reunieron a todos los príncipes de los filisteos, diciendo: Enviad el arca del Dios de Israel, y vuélvase a su lugar, y no nos mate a nosotros ni a nuestro pueblo; porque había consternación de muerte en toda la ciudad, y la mano de Dios se había agravado allí. 12Y los que no morían, eran heridos de tumores; y el clamor de la ciudad subía al cielo.

Es evidente que aquellos que pensaron que el Dios de Israel no servía para nada… Ahora los tenía completamente derrotados, tanto que decidieron devolver el arca a la tierra de Israel.

Y entonces pasados siete meses, no sólo devolvieron el arca sino que pagaron para su expiación, por cada príncipe filisteo dieron cinco tumores y cinco ratones de oro, para buscar el perdón y el favor del Dios de Israel, y pusieron el arca en un carro jalada por unas vacas que tenían terneros, y las vacas solas se fueron derechito abandonando los terneros hasta llegar la tierra de Israel.

No hay duda que Dios les mostró a los filisteos que meterse con él era un asunto serio, y cuando el arca llegó al territorio de Israel… Por sí sola… Antes el ejército del pueblo de Israel no pudo evitar que se la robaran, pero ahora el arca regresaba sola. ¿Qué probaba eso?

Que Dios contrario a lo que pensaban ellos no necesitaba ser defendido. Y si Dios no necesitaba ser defendido porque su poder era suficiente… Todavía quedaba la pregunta: ¿Por qué Dios teniendo tanto poder no los ayudó en la batalla?

La respuesta era que por causa de sus desobediencias Dios no los había defendido, pero todavía el pueblo no entendía la importancia de obedecer a Dios, y por esto siguieron desobedeciendo y siguieron recibiendo el castigo de su desobediencia.

El arca debía ser manejada solamente por los sacerdotes y había ciertas normas para hacerlo, pero el pueblo al recibir el arca ignoro estas normas… Y continuó con su desobediencia, pues no sólo se atrevió a tocarla lo cual era prohibido, sino a mirar dentro de ella. ¿Qué hace Dios? La escritura nos cuenta:

1 Samuel 6:19 al 21 Entonces Dios hizo morir a los hombres de Bet-semes, porque habían mirado dentro del arca de Jehová; hizo morir del pueblo a cincuenta mil setenta hombres. Y lloró el pueblo, porque Jehová lo había herido con tan gran mortandad. 20Y dijeron los de Bet-semes: ¿Quién podrá estar delante de Jehová el Dios santo? ¿A quién subirá desde nosotros? 21Y enviaron mensajeros a los habitantes de Quiriat-jearim, diciendo: Los filisteos han devuelto el arca de Jehová; descended, pues, y llevadla a vosotros.

Recibieron otra disciplina peor que las dos anteriores, en la primera batalla murieron 4.000 hombres, Y por no confiar en Dios, por no confiar en sus mandatos en la segunda 30.000 hombres, y nuevamente por no confiar en Dios, por no obedecer a Dios en cosas que parecen sin importancia, murieron otros 56.060 hombres. En total 90.060 hombres murieron.

Con todo esto hay algo que debió haber quedado muy claro en el corazón de cada persona y es; Dios sí tenía poder. Dios tenía poder de sobra para defenderlos y para destruir a sus enemigos, pero Dios no había querido hacerlo. ¿Por qué?

Porque el objetivo de Dios iba mucho más allá de simplemente defenderlos, o darles buena vida, o riquezas. El objetivo de Dios era que reconocieran la importancia de creer en él, de creer en su poder y como consecuencia disponerse a obedecerle cada día de sus vidas.

Ésto dicho de otra manera quiere decir que debían dejar de ver a Dios como el que me ayuda, para comenzar a verlo como aquél para el cual yo debo vivir.

Porque cuando se le busca a él como el que me ayuda, es porque hay otros muchos ídolos en el corazón, y esas cosas que para nosotros son más importantes que Dios nos impiden confiar en Dios, nos impiden obedecerle y por supuesto nos impiden conocerle. Y entonces el propósito de Dios se pierde por completo.

El triste resultado de todo esto además de todas estas muertes, fue que le cogieron miedo a Dios y avisaron a los habitantes de otra población que el arca estaba allí.

Pero Dios había levantado un nuevo profeta, Samuel, el cual dijo al pueblo:

1 Samuel 7:3 Habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y sólo a él servid, y os librará de la mano de los filisteos.4Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron sólo a Jehová.

¿Cuándo la primera vez fueron derrotados acaso pensaron en cómo estaba su relación con Dios? ¿Acaso revisaron la lista de ídolos a los cuales adoraban mostrando con eso su desprecio o menosprecio a Dios? ¿Cuándo el arca fue devuelta dijeron obedezcamos a Dios y sigamos sus normas?

Ahora gracias a la fortísimas disciplinas y a la exhortación del profeta decidieron volverse a Dios de todo corazón, quitaron los dioses ajenos, quitaron a Astarot y comenzaron a servir solo al Señor, no sin antes ayunar y pedir perdón… Y cuando esto estaban haciendo volvieron los filisteos, y entonces el pueblo clamó para que Samuel pidiera la protección de Dios… Y Dios actuó:

1 Samuel 7:10 Mas Jehová tronó aquel día con gran estruendo sobre los filisteos, y los atemorizó, y fueron vencidos delante de Israel.

Pero para poder disfrutar de esto es necesario tener también un cambio de valores adoptando los valores de Dios, que es igual a decir que hay que colocar los ídolos en su lugar.

Por ejemplo que es más valioso para usted: ¿Qué sus hijos sean profesionales o que sean buenos cristianos? ¿Tener mucho dinero en su matrimonio o vivir en su matrimonio de acuerdo los principios de Dios? ¿Experimentar la paz y la seguridad que el mundo da o experimentar la paz y seguridad que Dios da?

El siguiente texto lo hemos leído muchas veces:

2 Corintios 4:18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Pero una cosa es leerlo, otra es entenderlo, y otra que se vuelva carne de mi carne.

Yo les aseguro que en cada uno de nosotros que somos verdaderos hijos de Dios, Dios está trabajando para cambiar nuestros valores.

Siete meses fueron necesarios para hacer entender a los filisteos que con el Dios de Israel Dios no se podían meter de esa manera. El número siete significa lo completo, siete tiempos, siete años da a entender el tiempo necesario para que la obra de Dios se produzca en nuestro corazón.

Esos tratos de Dios nos llevarán a comprender y apreciar cada vez más la salvación, el conocimiento de la voluntad de Dios, la llenura del Espíritu, la importancia de la obra de Dios y sobre todo apreciar el conocimiento de Dios.

Y ese conocimiento de Dios seguirá transformando nuestra vida hasta el punto que sólo viviremos de victoria en victoria, independiente de cómo se presenten las circunstancias. Esa sí es la vida cristiana, y esa es una clara evidencia del poder de Dios sobre nuestras vidas.

¿Sabías qué?

La iglesia es una entidad sin ánimo de lucro, por esta razón para funcionar dependemos primeramente de Dios, y de las ofrendas, donaciones o contribuciones que sus miembros, amigos o simpatizantes quieran hacer, lo cual, si Dios lo coloca en tu corazón puedes hacer a través de las siguientes opciones.

Estamos en spotify
Síguenos