LAS RESPUESTAS SOBRENATURALES DE DIOS – Temas básicos – Parte 7

Cuando hemos entendido correctamente de que se trata la vida cristiana, lo cual incluye una buena comprensión del Nuevo Pacto entonces sabemos que lo más importante es que habiendo obtenido la justificación, nos dediquemos a una vida de obediencia, que traerá sanidad a nuestra alma, (salvación) junto con premios coronas y galardones......

Related media

LAS RESPUESTAS SOBRENATURALES DE DIOS

 

I. INTRODUCCIÓN.
Cuando hemos entendido correctamente de que se trata la vida cristiana, lo cual incluye una buena comprensión del Nuevo Pacto entonces sabemos que lo más importante es que habiendo obtenido la justificación, nos dediquemos a una vida de obediencia, que traerá sanidad a nuestra alma, (salvación) junto con premios coronas y galardones.

Esta sanidad o salvación requiere de un proceso pues en nuestra alma todavía hay valores, objetivos y métodos conforme a los parámetros del mundo, que son parámetros que van en contra de lo establecido por Dios.  Sin embargo no somos conscientes de cuando “revuelto” hay en nuestro corazón, esta situación es comparada con la situación del pueblo de Dios que es salvado de Egipto para vivir una nueva vida, pero al igual que nosotros el pueblo está contaminado con los objetivos, valores y métodos de Egipto. Una cosa relativamente fácil fue sacar al pueblo de Egipto y otra muy diferente es sacar a Egipto del corazón del pueblo. Para lograr esto es necesario que el hombre creyéndole a Dios cambie los objetivos, valores y métodos que rigen su vida, para esta trasformación que no es fácil tenemos la ayuda que viene a través de los tratos con Dios, entendiendo como tratos aquellas situaciones que Dios permite a nuestro alrededor para que a través de la obediencia nuestro ser valla cambiando.

II. LA ORACIÓN
En este proceso la oración es de suprema importancia pues es a través de ella donde manifestamos lo que deseamos y/o creemos necesitar. Cuando nuestra vida de oración está siendo efectiva, porque estamos recibiendo contestaciones positivas a nuestras oraciones es fácil mantenernos de buen ánimo, y motivados a continuar en nuestra relación con Dios. Pues los resultados nos animan.
Pero como estamos en un proceso hacia la perfección, nuestras peticiones no siempre serán acertadas y entonces va a suceder que no siempre recibiremos las respuestas que deseamos o que creemos sinceramente necesitar, y es muy común en esos momentos que el creyente piense o sienta que no es escuchado por Dios. Peor aún, que Dios parece estar en su contra. Pero: ¿Será en algún momento eso cierto? ¿Estuvo Jesús dispuesto a ir a la cruz por nosotros para luego negarnos algo tan sencillo para Él, como la respuesta a una correcta petición?  No. Por supuesto que no, pero nuestra obstinación en lo que creemos que deben ser las respuestas de Dios, puede lograr que nuestra vida cristiana se vuelva un desierto, en especial cuando estas situaciones difíciles amenazan o destruyen nuestro estilo de vida, ídolos etc.
Sin embargo ese es precisamente el propósito de Dios, cambiar nuestro estilo de vida, valores, esquemas, métodos, etc. Pues de otra manera sería imposible vivir la auténtica vida cristiana sobrenatural. Por esta razón Dios muchas veces pareciera que nos encajona en situaciones donde solamente podemos esperar su respuesta, y su respuesta no es como deseamos o imaginamos sino mucho mejor:

Efesios 3:20-21. Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, 21a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.

¿Pero seremos capaces de entenderlo así? ¿Tendremos la fe suficiente para creerle a Dios?

 

III. EL MAL EJEMPLO DEL PUEBLO DE ISRAEL.
El pueblo estaba esclavo en Egipto, pero no siempre fue así, ellos 430 años antes llegaron a Egipto buscando en ella la seguridad y provisión de la civilización.   ¿De dónde venían? De la tierra prometida, a través de Abraham Dios levanta un pueblo y le da un lugar para que este pueblo confiando en la provisión y la protección de Dios viva en ese lugar por siempre, pero cuando fueron probados, cuando apareció la escasez, salieron buscando ayuda a Egipto varias veces. Y Dios, producto de la insistencia de ellos, como en otras ocasiones a causa de su incredulidad, les da lo que ellos creen necesitar. Pasa el tiempo y en lugar de conquistar Egipto son conquistados por Egipto en todo el sentido de la palabra y con el tiempo comienzan a vivir en terrible esclavitud, aún física.

Éxodo 2:23 Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto. Los hijos de Israel, que gemían a causa de la servidumbre, clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos desde lo profundo de su servidumbre.

Dios a través de la fe de Moisés los rescata, y los lleva camino de la tierra prometida que antes habían menospreciado. En su camino de 14 jornadas hacia la tierra prometida, el pueblo llega a la tierra de Edom, piden permiso para pasar, pero la respuesta es negativa y rotunda.

Números 20:20-21 Pero él respondió: No pasarás. Y salió Edom contra él con mucho pueblo, y mano fuerte. 21No quiso, pues, Edom dejar pasar a Israel por su territorio, y se desvió Israel de él.

Repasemos un momento la historia del pueblo hasta aquí:

1. Estaban esclavos en Egipto a causa de su incredulidad.
2. A pesar de su incredulidad Dios usa la fe de Moisés, no la del pueblo para librarlos, y lo hace a través de las 10 plagas, que obviamente fueron una espectacular demostración del poder de Dios.
3. Como si fuera poco, después de ser liberados, cuando los egipcios salieron a perseguirlos producto de haberse arrepentido, Dios nuevamente de una manera espectacular los libra de la muerte. (Se abre el mar) y acaba con sus enemigos. A pesar de que el pueblo había renegado diciendo que estaban mejor en Egipto
4. Más adelante ya en el desierto donde era imposible conseguir comida para el pueblo, Dios les da el mana. Otro milagro espectacular y además diario. A pesar de que el pueblo nuevamente murmuró y se quejó.
5. Y para completar en el capítulo 20 de números se narra como cuando faltó el agua, Dios a través de Moisés les da agua de una roca. A pesar de que el pueblo nuevamente murmuró y se quejó.

Luego llega el pueblo a la tierra de Edon, el pueblo de Edon no los deja pasar, esto obligaba a que el pueblo de Israel tuviera que rodear la tierra de Edon asunto que a ellos no les agradaba en lo más mínimo.
Teniendo en cuenta la historia de las respuestas de Dios a pesar de la mala actitud con la que el pueblo hizo las peticiones, es importante que nos preguntemos:

IV. ¿PORQUE DIOS NO HIZO ALGO AL RESPECTO?
1. ¿Los amaba? Si, la prueba es que los rescató.
2. ¿Tenía Dios poder para ayudarlos? Si es evidente, y lo demostró a través de todos los milagros que además comunicaron a los egipcios que sus Dioses estaban bajo el poder del Dios de Moisés.
3. ¿Será que Dios no los ayudó porque el pueblo no tenían buena actitud al pedir? Esa no es la razón pues ya vimos que en muchas ocasiones a pesar de su mala actitud, de sus quejas y murmuraciones de todos modos Dios contestó a su petición.

O sea que: Dios si los amaba, Dios si tenía poder para ayudarlos, y si Dios ya los había ayudado a pesar de su rebeldía e incredulidad, entonces por qué respecto de Edon Dios no hizo algo.
La respuesta es muy sencilla. No les ayudó porque: NO LES CONVENÍA.
Imaginemos que vamos a realizar un proyecto que consideramos muy importante para nuestra vida y alguien que sabe muchísimo más del asunto que nosotros, nos explica todos los detalles haciéndonos entender la razones por las cuales no nos conviene.   ¿Qué deberíamos hacer en semejante situación? Pienso que dar muchísimas gracias a aquel que nos hace entender y abandonar el proyecto. Con mucha más razón si se trata no de un proyecto, sino de la vida misma. Y el que nos guía no es un simple hombre que podría no estar en lo correcto, sino el mismísimo Dios que jamás se ha equivocado ni lo hará.

V. LA MALA RESPUESTA DEL PUEBLO
¿Pero cuál fue la respuesta ante la buena decisión de Dios?

Números 21:4 Después partieron del monte Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom. Pero se desanimó el pueblo por el camino.

A. DESÁNIMO
¿Y por que el desanimo? Y la respuesta es: Porque las cosas no salen como nosotros queremos.
Y si nos desanimamos por que la respuesta de Dios es diferente a lo que esperamos, es porque confiamos más en nosotros mismos, en nuestra forma de ver las cosas, que en la forma en que Dios las ve. Este desánimo está corroborando que nos creemos más inteligentes, más poderosos, más generosos, más justos o con mejores intenciones que Dios. (Puede parecer absurdo pero es la absoluta verdad.)  Porque si no nos creemos más que Dios, si creemos que Dios tiene razón, entonces nuestra actitud va a ser de agradecimiento ante lo que El haga. No de desanimo por desaprobarlo.   O sea que si usted se desanima por las circunstancias que le rodean, es porque tiene un problema gravísimo de fe. Y este problema de fe que lo lleva a desanimarse, es sólo el inicio de todo un proceso que lo llevara a alejarse cada vez más de Dios. Comenzaron con el desánimo, luego del desánimo vinieron las;

B. QUEJAS
V.5 y comenzó a hablar contra Dios y contra Moisés:

Aquí dice con toda claridad que las quejas eran contra Dios y por supuesto contra su representante. Pero lo cierto es que cada vez que nos quejamos por cualquier cosa que sea, aun que no lo hagamos pensando que es contra Dios, aun que pensemos que las quejas son contra las personas o las situaciones, las quejas son siempre realmente contra Dios. En otra ocasión Moisés les aclara:

Números 16:11 Por tanto, tú y todo tu séquito sois los que os juntáis contra Jehová; porque ¿quién es Aarón para que contra él murmuréis?

Esto es verdad por la sencilla razón de que Dios es SOBERANO. Como el hombre lo ignora cuando el hombre se queja, aunque piense que la culpa es de sus semejantes, o de las situaciones cuando se queja en realidad lo está haciendo contra Dios.

C. PESIMISMO
V.5 « ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto?

¿Pregunto? Si Dios cuando no tenían como defenderse ahogo a los egipcios, cuando no tenían que comer les dio él mana y cuando no tenían que beber sacó agua de la roca, y aún cuando quisieron carne les dio codornices. ¿Habría razones para ser pesimistas?

Que sea pesimista aquel que no ha recibido respuestas de Dios sería entendible, pero pesimista ante la vida aquel que ha visto que Dios aún a través de milagros lo ha cuidado y lo ha llevado hasta allí, no tiene sentido; ¿Entonces por que actúan así? Por su falta de FE.

D. OLVIDAR LA REALIDAD
Además se quejan de haber sido sacados de Egipto, pero; ¿Porque salieron de Egipto? Porque a causa de la esclavitud tan severa que estaban viviendo clamaron a Dios. Vivían de manera espantosa, les quitaban las hijas, asesinaban a sus bebés y sin embargo ahora por sólo tener que dar una vuelta que no creo que alargara su recorrido más de dos o tres días, estaban diciendo que preferían volver al pasado. ¿Acaso habían olvidado la realidad de su esclavitud?

E. MENTIRAS
V.5 Pues no hay pan ni agua…

Dicen; “No hay pan ni agua » Pero si había pan, y si había agua. Tal vez no en la cantidad que ellos esperaban, pero si en la cantidad en que era verdaderamente necesario. Pero comenzaron a mentir exagerando, posiblemente para respaldar su mala actitud.

F. SIN ALIMENTO ESPIRITUAL.
V.5…y estamos cansados de este pan tan liviano».

Lo único que hace que el hombre se sienta realmente tranquilo sin estar engañado, son las promesas de Dios. Porque Dios puede cumplirlas por encima de quién sea.
Pero cuando nuestra vida espiritual anda mal producto de la confianza que tenemos en nosotros mismos, lo primero que perdemos es, la confianza en Dios, y como consecuencia en sus promesas y propósitos.
Cuando ellos dicen… «y estamos cansados de este pan tan liviano”. ¿A qué pan se referían? Al Mana.   El mana representa a Jesucristo, y Jesucristo es la palabra. En el Nuevo Testamento podemos leer:

Juan 6:31-35 ¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos y te creamos? ¿Qué obra haces? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: «Les dio a comer pan del cielo». Y Jesús les dijo: -De cierto, de cierto os digo: Moisés no os dio el pan del cielo, pero mi Padre os da el verdadero pan del cielo, porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. Le dijeron: -Señor, danos siempre este pan. Jesús les respondió:-YO SOY EL PAN DE VIDA. El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que en mí cree no tendrá sed jamás.

El ofrecimiento de Jesús es espectacular. Es su palabra la que puede llenar completamente todas nuestras necesidades. Pero cuando andamos mal espiritualmente POR NO CONFIAR EN EL. No queremos saber nada de Él, ni de su palabra, ni sus promesas… mucho menos de obedecer a sus mandatos.
El mundo es un desierto espiritual donde solamente el maná (la palabra de Dios) dada por Dios puede sostener al cristiano, por eso cuando un cristiano no confía en la palabra de Dios, se queda sin alimento espiritual y pierde la dirección y la fortaleza dada por Dios.

VI. ¿QUE HACE DIOS CON EL PUEBLO EN SEMEJANTE SITUACIÓN?
V.6 Entonces Jehová envió contra el pueblo unas serpientes venenosas que mordían al pueblo, y así murió mucha gente de Israel.

Alguien me dijo no hace mucho tiempo: Porque es que Dios tiene que tratar al hombre a las patadas… porque no más bien lo trata con cariño, con paciencia y lo persuade de buena manera.
Pero si nos devolvemos en la historia del pueblo vamos a ver que muchas veces Dios tuvo paciencia y misericordia y que ha tratado de persuadirlo de buena manera. Desafortunadamente el hombre abusa de la misericordia de Dios, el hombre malinterpreta la misericordia y la recibe como un permiso para pecar. Sin embargo aunque Dios no deja de tener misericordia, se ve obligado a usar otros métodos para tratar de hacernos entender y bendecir nuestra vida.   El pueblo se quejaba porque tenía que dar una vuelta, y como a veces decimos a nuestros hijos; Si está llorando por esa bobada, tome para que llore por algo.

VII. LA DISCIPLINA FUNCIONO.
V.7. Entonces el pueblo acudió a Moisés y le dijo: «Hemos pecado por haber hablado contra Jehová y contra ti; ruega a Jehová para que aleje de nosotros estas serpientes». Moisés oró por el pueblo,
A. El pueblo reconoció nuevamente el liderazgo de Moisés.
B. El pueblo que culpaba a Dios y a Moisés reconoce que ha pecado.
C. El pueblo que no tenía fe en lo que Dios estaba haciendo, ahora cree que Dios lo puede librar de las serpientes y de la muerte.

A veces pensamos que vivimos mal y nos quejamos, hasta que, o descubrimos que otros viven realmente mal, o nos toca pasar por esa experiencia para aprender a valorar y a agradecer lo que tenemos.

VIII. LA RESPUESTA SOBRENATURAL DE DIOS.
Moisés oro… pero cuál era realmente la petición del pueblo. Que Dios quitara la serpientes.

V. 8 y Jehová le respondió: «Hazte una serpiente ardiente y ponla sobre una asta; cualquiera que sea mordido y la mire, vivirá».

¿Quitó Dios las serpientes? No. Sin embargo Dios si dio una respuesta. Pero era una respuesta que sólo podía aprovecharse por fe.

V.9. Hizo Moisés una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta. Y cuando alguna serpiente mordía a alguien, este miraba a la serpiente de bronce y vivía.
¿Que tenía que hacer el pueblo?

A. Reconocer que había sido mordido… B. Reconocer que su muerte era inminente… C. Reconocer que no podía hacer nada por sus propios medios… D. Creer que al mirar la serpiente de bronce iba a recibir sanidad….

VIII. ¿QUE TIENE QUE HACER TODO CREYENTE?

A. Reconocer que a pesar de su buena vida. ES PECADOR. (Por incrédulo) B. Reconocer que no ha entrado en el reino de Dios…. Lo cual hará su condenación inminente. C. Reconocer que por sus propios medios no puede arreglar la situación. D. Creer que Jesucristo en la cruz es la respuesta para su vida.   Solo que entre el pueblo había varias clases de personas como las hay hoy respecto del cristianismo. Y estas diferentes personas pueden responder de diferente manera:

1. Unos al ser mordidos… por el temor, o por la terquedad, o por la idolatría no aceptarán que fueron mordidos.

Hoy mucha gente no reconoce sus errores (no creen que la incredulidad sea pecado, no son pecadores, culpan a otros, etc.)

2. Otros si reconocían haber sido mordidos pero pensaban que no era grave. Por lo cual perecieron.  Igual hay gente que si reconoce sus pecados pero no creen que sean graves, por lo tanto más bien los ignoran. Y como resultado perecen.

3. Otros si reconocían el haber sido mordidos pero no creen que al mirar una serpiente vayan a recibir sanidad, les parece absurdo y suicida confiar en algo como eso. Por eso prefieren luchar en sus propias fuerzas para hallar solución, luchan por esto y perecen.

Igual hay gente que si reconoce sus pecados pero piensa que los pueden solucionar sin la ayuda de Dios.
4. Otros reconocen haber sido mordidos, reconocen la gravedad de la situación, reconocen su incapacidad para solucionar el problema, creen en la solución dada por Dios, y por supuesto obedecen recibiendo bendición.

Jesús le dijo a Nicodemo….
Juan 3:14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.

IX. APLICACIÓN PRÁCTICA:
¿En qué situaciones en tu vida estas esperando respuestas que no te ayudarán a crecer espiritualmente?

¿Qué oraciones debes cambiar?

¿Qué respuestas a oraciones has recibido que no te han agradado pero hoy entiendes que eran lo mejor?

 

Comentarios, preguntas o correcciones respecto de este u otro material a: [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Sabías qué?

La iglesia es una entidad sin ánimo de lucro, por esta razón para funcionar dependemos primeramente de Dios, y de las ofrendas, donaciones o contribuciones que sus miembros, amigos o simpatizantes quieran hacer, lo cual, si Dios lo coloca en tu corazón puedes hacer a través de las siguientes opciones.

Estamos en spotify
Síguenos