LA SOBERANÍA DE DIOS – Temas básicos – Parte 11

Como todo lo que Dios hace es bueno y en gran manera no vamos a cuestionar su deseo sino simplemente vamos a prepararnos, para lo cual podíamos comenzar haciendo una pequeña lista donde coloquemos por ejemplo, las cinco cosas que más estimamos. ....

Related media

 LA SOBERANÍA DE DIOS

 

 

I.  INTRODUCCIÓN

Hay verdades excepcionales que Dios nos comunica en la escritura, que cuando las creemos nos llevan a reconocer el enorme valor que la sabiduría tiene. La sabiduría…

Proverbios 3:15 Más preciosa es que las piedras preciosas; Y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella.

 

Esto significa que no hay nada que pueda traer más bendición, más provecho, más deleite que el que la sabiduría puede traer a nuestras vidas. Cuando el apóstol Pablo habla de la necesidad de renovar el entendimiento, en realidad está hablando de desechar nuestra vieja manera de pensar para recibir la sabiduría de Dios:

Romanos 12:2  No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

 

Muchos no lo entienden, pero el verdadero cambio sólo viene cuando entendemos que el problema no está afuera, que no son las situaciones que vivimos, o el medio donde estamos colocados, sino nuestra manera errónea de pensar y de interpretar lo que está sucediendo. El Señor Jesús confirma esto cuando dice:

Lucas 12:15  Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee

 

No es la “calidad de vida” lo que hace que nuestra vida sea mejor, no son los cambios sociales políticos o económicos, lo que nos permitirá disfrutar de la vida, tampoco son los logros alcanzados, lo único que verdaderamente nos permite aprovechar y disfrutar de la vida, es recibir la sabiduría que viene de Dios. Por eso en la escritura el Señor dice:

Proverbios 8:10 al 11  Recibid mi enseñanza, y no plata; Y ciencia antes que el oro escogido. 11Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; Y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella.

 

Una de esas verdades es: Como Dios es absolutamente justo, él no puede dejar que ningún hombre en la tierra sea tratado con injusticia. Esta es una verdad absoluta, pues si Dios deja que alguien sea tratado con injusticia entonces Dios sería cómplice de esa injusticia, y por lo tanto no merecería ser Dios, al menos no el Dios de santidad y perfección absoluta que nos revela ser.

¿Pero como aceptar esta verdad acerca de la justicia de Dios, si a través de los tiempos a todos nos ha parecido, que de una u otra forma, en algún tiempo, se nos han tratado de manera injusta?

Esta preciosa verdad es completamente opuesta a lo que la gente del mundo cree, y sólo puede ser entendida teniendo verdadera confianza en Dios, lo cual significa que al evaluar lo que nos sucede no podemos perder de vista, que el objetivo que Dios tiene para todos es, prepararnos para vivir y gobernar en una nueva tierra. (El cielo es en realidad el futuro de la tierra)

Trate de imaginarse que Dios, diferente de lo que está haciendo, lo tratará a usted como usted quiere ser tratado, y que resultado de esto, usted no fuera a vivir y a gobernar a esa nueva tierra, sino a otro lugar lleno de tinieblas, oscuridad y sufrimiento por toda la eternidad. ¿Te gustaría? Y ¿llamarías a esa pérdida tan grande el amor de Dios?

 

Si Dios te pudiera mostrar en una película los dos lugares, o aun si te mandara por un tiempo a cada uno de estos lugares para que experimentes la diferencia: ¿Qué crees que escogerías? La escritura nos muestra:

Hebreos 11:13 al 14 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria;

 

Que quienes le han creído a Dios, se han podido sostener porque entre otras cosas llegaron a entender, que todas las cosas que les sucedían, aun aquellas que otros con mala intención hacían contra ellos, eran precisamente las que necesitaban para cambiar, y llegar a ser esos hombres nuevos que vivirían para gobernar en esa nueva tierra en la presencia de Dios.

Las cosas que los hermanos de José hicieron contra él, fueron las que lo prepararon y lo llevaron a gobernar en una nueva tierra. Igualmente las cosas que le sucedieron a David lo prepararon para ser un buen rey, y lo mismo sucedió con Pablo, etc.

 

Los hombres pueden actuar injustamente contra otros, pero de manera espectacular Dios hace que esas injusticias, sean justamente lo que necesitan quienes las reciben, para crecer en el Señor.

 

Y entonces la pregunta es: ¿Podemos llamar injusto a Dios porque utiliza las injusticias de los demás sólo para bendecirnos? O ¿Podemos llamar injusto lo que recibimos siendo eso lo mejor que nos puede suceder, para que el maravilloso plan de Dios se cumpla en nosotros?

Por supuesto que no. Pero si nuestro incrédulo (injusto) corazón nos lleva a vivir nuestro propio plan y no el plan de Dios, entonces las cosas ordenadas por Dios las veremos cómo malas e injustas, porque veremos que entorpecen nuestro plan.

Pero sí verdaderamente deseamos vivir el plan de Dios, y obtenemos sabiduría, llegaremos a ver con claridad que todo lo que nos ha sucedido y nos sucede, es la manifestación del precioso amor de Dios que llega a nosotros gracias a su soberanía.

 

 

II.  LA SOBERANÍA DE DIOS

Sin embargo el desconocimiento de la soberanía de Dios es muy grande, y en los cristianos parece ser algo voluntario, pues la escritura está llena de textos que con claridad nos muestran la absoluta soberanía de Dios. Por ejemplo; si leemos lo que el Señor le dijo al pueblo que en su necedad buscaba ídolos en lugar de buscarlo a él:

 

Isaías 40:21 al 26  ¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el principio? ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó? 22El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar. 23El convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana. 24Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarasca. 25¿A qué, pues, me haréis semejante o me compararéis? dice el Santo. 26Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.

 

El control que Dios tiene de absolutamente todo lo que pasa en el universo es completo, tanto que nadie puede decir que ha sucedido algo, sin que Dios no lo haya ordenado.

En términos generales el mundo no acepta la soberanía de Dios, no creen que exista un Dios con tal grandeza y poder que pueda controlar y ordenar cada evento que sucede, pero cosa curiosa, cuando sucede algo terrible entonces si aceptan la soberanía de Dios para poder acusarlo de no hacer nada, de no haber detenido la maldad, y entonces dicen: ¿Por qué Dios permite semejantes cosas?

Los creyentes como mencione antes, normalmente ignoran la soberanía de Dios, y quienes la aceptan lo hacen a medias, pues con facilidad reconocen que las cosas que llaman buenas proceden de Dios, pero cuando suceden cosas que no les parecen buenas o justas, automáticamente niegan la soberanía de Dios, pues piensan que de él no puede provenir nada malo.

 

Pero pensar que las cosas que suceden a nuestro alrededor que creemos buenas provienen de Dios, y las que creemos malas proceden del diablo, es en realidad una enseñanza del diablo, para hacer creer a los hombres que él tiene cierto poder por encima de Dios, qué es lo mismo a decir que Dios no es soberano, y por lo tanto no puede hacerse responsable de todo lo que sucede… Sino sólo de lo bueno. Pero contrario a esa mala enseñanza, Dios en su palabra asegura:

Lamentaciones 3:37 al 38  ¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no mandó? 38¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno?

 

Nadie puede decir que ha sucedido algo que se haya escapado al absoluto, precioso y poderoso control de Dios.

 

A algunos por su precario o equivocado conocimiento del bien y del mal, les parece muy difícil aceptar la soberanía de Dios, y entonces para minimizar según ellos el impacto negativo, dicen que: “Dios ha permitido” que sucedan ciertas cosas, pero la escritura no dice que Dios permite que sucedan las cosas, lo que la escritura dice es que: Dios ordena absolutamente todo lo que sucede a nuestro alrededor.  Eso por supuesto incluye lo que Dios ha creado, como se lo manifestó a Moisés:

Éxodo 4:11  Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová?

 

El Dios de perfección absoluta se hace responsable de la creación de los que han nacido con algún defecto físico. Y nuevamente no dice que él lo permitió, sino que él lo hizo.

Cuando los hombres le atribuyen a Dios estas cosas llamadas malas, los cristianos no creen. Y cuando los cristianos leen en la palabra que Dios se atribuye estas cosas, quedan desconcertados y casi qué asustados, pero el desconcierto es por causa del concepto equivocado del bien y del mal, que surge de tener objetivos diferentes de los que Dios tiene para ellos, y que empeora cada vez más en la medida que pasa el tiempo, es decir que los lleva a clasificar las cosas que les suceden, en buenas o malas cada vez de peor manera, haciéndolos corromper cada vez más la imagen que tienen de Dios.

 

Pero a pesar de lo que el hombre pueda pensar; a pesar de que se juzgue mal a Dios por lo que hace, el no deja de hacer lo correcto, ni deja de hacerse responsable por lo que hace, y entonces dice:

1 Samuel 2:6  Jehová mata, y él da vida; El hace descender al Seol, y hace subir. 7Jehová empobrece, y él enriquece; Abate, y enaltece.

 

Eso quiere decir que debemos aceptar que; Dios ha ordenado a nuestro alrededor todas las cosas que nos han sucedido a lo largo de nuestra vida, tanto las que hemos considerado como la más grande bendición, como las que hemos considerado como espantosas y terribles. Pero el siguiente texto en el libro de lamentaciones dice:

Lamentaciones 3:39  ¿Por qué se lamenta el hombre viviente? Laméntese el hombre en su pecado.

 

Lo cual podría resumirse en; el hombre que le cree a Dios va a asimilar toda situación como lo que es, como bendición para su vida, mientras que el hombre que no le cree, el hombre rebelde a Dios y a sus planes se va a quejar. Esa es precisamente la situación que vemos en el caso de Job, cuando le sucedió toda aquella tragedia y su mujer le dijo:

Job 2:9 al 10  Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. 10Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.

 

Unos negando la soberanía de Dios le atribuyen las cosas malas al demonio, otros peor, como en el caso de esta mujer, que cree que Dios debe ser maldecido por su maldad. Pero Job, aunque también dudaba del amor de Dios, reconoce la soberanía de Dios.

Job 1:21 al 22  y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. 22En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.

 

Pero Dios no sólo se hace responsable de absolutamente todo lo que sucede:

Deuteronomio 32:39  Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.

 

También dice algo que podemos entender cómo; si a usted le gusta lo que Dios hace o a usted no le gusta lo que Dios hace y trata de huir de su soberanía… Le tengo una mala noticia; no hay ningún dios que lo pueda librar de la mano de Dios, es decir, de su soberanía.

La gente es tan falta de sabiduría que parece que pensaran que si ignoran a Dios, Dios deja de existir, o que si ignoran su soberanía su soberanía no existe, lo cual es un pensamiento absurdo. Es como creer que si cierro los ojos y no veo la luz, entonces la luz no existe.

Ahora cuando el Señor dice que él hace morir o vivir, herir o sanar, al decir esto el Señor, no está diciendo que él directamente es quien siempre hace cada cosa, pues Dios también hace cosas a través de los ángeles o los demonios, de los hombres o las bestias, de los creyentes o los incrédulos. Pero lo importante independiente del instrumento que Dios use, es no perder de vista que él es soberano.

 

 

III. ¿CREEMOS EN LA SOBERANÍA DE DIOS?

Creo que la primera pregunta que debemos hacernos y responder de corazón es: ¿Creemos ciegamente en la absoluta soberanía de Dios?

 

Hago una pequeña aclaración que no debería ser necesario hacer, pero cuando un cristiano cree en la soberanía de Dios, aunque es imposible de explicar cómo hace Dios, el cristiano no debe incluirse por completo dentro de esta soberanía. ¿Por qué digo por completo? Porque la escritura dice:

Lucas 12:25 al 26  ¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su estatura un codo?  26Pues si no podéis ni aun lo que es menos, ¿por qué os afanáis por lo demás?

 

De aquí podemos deducir que cuando decimos que Dios es soberano, nos referimos al absoluto control que Dios tiene alrededor de nosotros, y al control que Dios tiene de nuestro cuerpo.

Pero la soberanía de Dios no incluye nuestras acciones; en este caso el afán de la persona por su cuerpo, es algo que no está bajo el control de Dios, sino de la persona misma, queriendo esto decir que Dios es responsable de lo que él hace a nuestro alrededor, pero nosotros debemos responder de lo que hacemos.

Hago esta aclaración porque algunos toman decisiones equivocadas, y cuando son exhortados, o cuando entienden que hicieron algo malo, dicen: “Si Dios lo permitió aménQueriendo dar a entender que eso quedó bajo la soberanía de Dios y que por lo tanto tienen la aprobación de Dios quién lo permitió, cosa que no es cierta.

Lo que hay que aplicar a nuestras decisiones no es la soberanía de Dios, si no la responsabilidad del hombre frente a sus decisiones. Los cristianos somos responsables de cada cosa que hacemos, Dios es absolutamente responsable de todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Teniendo claro esto vuelvo a preguntar: ¿Estamos completamente convencidos del absoluto control que Dios tiene de cada cosa a nuestro alrededor?

 

Cuando un cristiano dice que acepta la soberanía de Dios, es porque está convencido que no importa toda su capacidad, ni sus recursos, influencias o todo su esfuerzo, los resultados, es decir lo que pase a su alrededor dependerá exclusivamente de lo que Dios decida que suceda. Que es lo mismo que dice el libro de Eclesiastés:

Eclesiastés 9:11  Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos.

 

No son las capacidades de los hombres los que determinan las victorias o fracasos sino la soberanía de Dios. Eso es igual a decir que si un hombre se empeña en lograr cierto objetivo y Dios decide que no lo logrará, no importa lo que este hombre haga si no convence a Dios de que le permita lograrlo, entonces jamás lo logrará.

 

Aceptar la soberanía de Dios, es aceptar que cada cosa que hemos logrado en la vida, cada pequeña victoria o cada fracaso, ha sucedido así, porque así Dios lo ha ordenado. Entendiendo la soberanía fue que el salmista escribió:

Salmos 127:2  Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, Y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño.

 

Y esto nos enseña que mucho más valioso que todo el poder, los recursos, la creatividad y la ayuda que los hombres nos puedan dar, es estar bien con Dios, porque a su amado Dios le dará absolutamente todo lo que necesite, de tal manera que podrá descansar y dormir con tranquilidad porque todo lo que suceda a su alrededor, siempre traerá bendición.

 Romanos 8:28  Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

 

Pero para quien está mal con Dios, que tampoco acepta la soberanía de Dios, las cosas a su alrededor serán inciertas, y unas veces las verá como buenas y otras como malas, y entonces se concentrará en cambiar aquello que le parece que no está bien, ignorando que esos asuntos están en las manos de Dios, por lo cual en realidad estará peleando contra Dios sin saberlo.

¿Qué pensará cuando fracase? Tal vez inicialmente, que le hace falta esforzarse o hacer mucho más, pero sí haciendo mucho más también fracasa: ¿Qué pensará? Pues tarde o temprano llegará a la conclusión de que no puede tener el control que pensó que podría lograr respecto de las cosas a su alrededor, y al reconocer que no tiene control, comenzará a experimentar…. Estrés, afán, preocupación, y al final miedo.

 

¿Son esas actitudes y emociones lo que experimentamos cuando Dios en su soberanía mueve las cosas a nuestro alrededor?

Si la respuesta es sí, no estamos creyendo en la soberanía de Dios o peor aún en su amor.

 

 

IV.  EL AMOR DE DIOS

Pero para el que depende de Dios, para el que confía en su soberanía el texto nombra otro ingrediente que hace que la soberanía se vuelva preciosa para nosotros: ¿Cuál es? El amor de Dios: “A su amado dará Dios el sueño

Cómo no va a ser precioso para un cristiano tener la absoluta certeza del amor de Dios, y saber que usará su soberanía para amarnos, y sólo amarnos, lo cual significa que Dios moverá todas las cosas a nuestro alrededor, para cumplir su propósito en nosotros.

Esto que estoy diciendo, que es precioso para el que cree en lo bueno de los planes de Dios, es algo terrible y espantoso para que el que no quiere vivir de acuerdo al plan de Dios, para él, el amor de Dios será como odio, y su soberanía la herramienta para destruirlo.

Hay muchos cristianos que tienen enormes problemas con la soberanía de Dios, porque no quieren vivir de acuerdo al perfecto y maravilloso plan de Dios, sin embargo, Dios seguirá insistiendo con ellos y sí son verdaderos hijos, Dios lograra su propósito en ellos.

Y tú: ¿Qué clase de cristiano eres? ¿Eres de los que cuando sucede cualquier cosa llamada por la gente del mundo buena o mala, igual te alegras y te gozas de todo corazón, porque Dios te está bendiciendo?  Si la respuesta es no, o no siempre, o sólo en las que llama buenas; es evidente la incredulidad respecto de la soberanía y del amor de Dios. Y esa incredulidad (la de negar su soberanía o dudar de su amor) es lo que nos impide disfrutar de la preciosa vida cristiana.

Pero también es cierto que en los que no conocen a Dios, por ahora, por un tiempo Dios usará su soberanía para amarlos, para tratar de conducirlos al camino de salvación, pero si insisten en rechazar su amor, llegará el tiempo en que Dios use su soberanía para castigarlos. (Gran tribulación)

 

 

 

V.  ALGUNAS EVIDENCIAS Y CONSECUENCIAS DE NO CREER EN LA SOBERANÍA DE DIOS

A. LA SOBERBIA LA ALTIVEZ Y EL QUEBRANTO

Los hombres que ignoran la soberanía pueden enaltecerse y llenarse de soberbia, pues llegan a creer que los resultados vienen producto de su capacidad, y este error sin lugar a dudas los llevará a tener falsas expectativas respecto del futuro, pues pensarán que pueden lograr lo que deseen, cuando en realidad, lo que al final tarde o temprano les sucederá, independiente de que logren o no sus objetivos, es que serán quebrantados por Dios. La escritura dice:

Proverbios 16:18  Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu

 

Quebrantar a una persona es colocarla en una situación terriblemente dolorosa ante la cual no puede hacer nada, de tal manera que no tiene otra opción que aceptar lo que para él es una terrible e irremediable desgracia. La escritura nos muestra que llegará el tiempo en que Dios quebrantara de tal manera a las personas que no han creído en el, que:

Apocalipsis 9:1 al 6 El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo. 2Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo. 3Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra. 4Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes. 5Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. 6Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos.

 

¿Y qué sucede cuando los hombres son quebrantados por Dios? Pues unos reconocen su necesidad de Dios, como lo hemos hecho muchos de nosotros. Pero también puede suceder que ante el quebrantamiento aquel que no acepta la soberanía de Dios comience a sentirse completamente inadecuado para vivir la vida, llenándose de pensamientos negativos, creyendo que no sirve para nada, y estos pensamientos lo llevaran a vivir sin esperanza, pensando aún en que lo mejor sería morirse. (Job prácticamente clamaba por su muerte)

 

 

B.  VIVIENDO POR LEY

Cuando no creemos en la soberanía de Dios nos es imposible depender de él, y esa es la única forma correcta de vivir la vida, por lo tanto quien no depende de Dios, no puede vivir la vida cristiana.

 

No depender de Dios es como vivir por ley, es decir; los resultados dependerán de mi capacidad, si me porto bien sucederán cosas buenas, pero si me porto mal me sucederán cosas malas. Pero vivir de esa manera dice la escritura:

Gálatas 3:10, 12  Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas…. 12y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.

 

Hoy hay muchos que están viviendo así, y entonces recitan frases, dicen cosas positivas, realizan pactos, siembras, y todo lo que hacen es para recibir lo que ellos llaman buenas cosas, pero si se trata de portarse bien para que Dios nos dé buenas cosas, la exigencia de Dios es tan alta que nadie lo lograría, por lo tanto todo lo que recibirían serían sólo malas cosas, por eso dice que vivir de esa manera es estar bajo maldición.

Mientras que depender de Dios es vivir por gracia, sabiendo que por su gracia y su misericordia seremos continuamente bendecidos. Es decir; no importa lo que hagamos Dios siempre proveerá las situaciones precisas para bendecirnos.

 

Si necesita animarte te dará cosas para animarte, si necesita reprenderte te dará cosas para reprenderte, si necesita consolarte te dará cosas para consolarte, si necesitas dirección te dará cosas para dirigirte, etc.

Pero nos perderemos de entender todo esto si no aceptamos su total y absoluta soberanía.

 

C.  DEPENDIENDO DE LOS HOMBRES

Cuando ignoramos la soberanía de Dios, les atribuimos a otros las cosas que nos suceden, sean buenas o malas, haciendo que nos desviemos por completo de lo que realmente debemos hacer. El apóstol Pablo hablando de cómo el verdadero evangelio ha sido suplantado por otro evangelio dice que la razón de que esto suceda, es que los hombres buscan el favor de los hombres:

Gálatas 1:10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

 

Hay cristianos que por depender de los hombres han caído en un continuo viacrucis, es decir han sido defraudados una y otra vez de manera continua por los hombres, y caen en esto porque en lugar de aprender a confiar en Dios, insisten en confiar en los hombres, por lo cual vuelve y les sucede para su bien, porque lo que Dios quiere es que aprendan a confiar y a depender de él.

Pero como ignoran la soberanía no entienden que Dios los está tratando, y entonces los vemos esclavizados de su trabajo, trabajando horas extras sin ningún tipo de remuneración, abandonando responsabilidades que tienen delante de Dios y todo porque creen que su salario, sus ingresos y su bienestar dependen de sus jefes o de la compañía para la cual trabajan.

 

La verdad es que cuando alguien se esclaviza de sus jefes, el salario que recibe en realidad proviene de Dios, aunque no lo pueda reconocer. Vivir de esa manera atrae maldición a nuestras vidas, pues la escritura dice:

Jeremías 17:5  Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.

 

Dentro de este grupo también podemos colocar a aquellos que idolatran a los pastores, idolatran a los profetas y a los apóstoles, haciendo cosas en contra de lo estipulado por Dios porque estos hombres los dirigen de esta manera, y ellos los siguen porque quieren obtener la bendición de Dios, cuando la realidad es que no están confiando en Dios, lo cual se evidencia en que no viven de acuerdo a su palabra. Nuevamente la escritura dice:

Jeremías 23:16 al 17 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová. 17Dicen atrevidamente a los que me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la obstinación de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros

 

Pero allí siguen obstinados en obtener su prosperidad, obstinados en seguir los deseos de su corazón pensando que todo va a salir bien… Cuando la realidad es que si no cambian, su fin será la muerte.

 

D.  RENCOR ODIO Y AMARGURA

El otro camino que con facilidad toman los que ignoran la soberanía de Dios, es que al no reconocer que es Dios quien los está deteniendo, culparan a los instrumentos usados por Dios cayendo esclavos del rencor, el odio, la amargura, y pueden como consecuencia comenzar a hacer cosas contra sus enemigos, con la motivación de no dejarse, ignorando por completo que la pelea es contra Dios, y que de ninguna manera la ganarán.

 

Lo opuesto a esto, es lo que después de mucho y difícil trato, entendió José respecto de sus hermanos, y de todo lo malo y perverso que hicieron contra él. Dice la escritura:

Génesis 50:20  Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.

 

Ellos pensaron en hacerle mal, Dios en su soberanía lo encaminó para hacerle bien, y convirtió a este joven despreciado de su familia en el salvador del pueblo de Israel.

Ciertamente no debió ser fácil para José entender esto, y creo que los tratos que Dios le dio a través de la gente que seguía fallando contra él, fueron para ubicarlo y que llegara a entender que era Dios quién lo estaba encaminando, para convertirlo en el segundo hombre más poderoso de Egipto.

 

Pero cuando la gente no entiende esto, porque ignora la soberanía de Dios, el resultado será que ante los ataques de los demás, dice la escritura:

Hebreos 12:15  Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;

 

E.  AGRADECIENDO A OTROS DIOSES

Pero lo más espantoso y contradictorio es que aun cuando los hombres buscan a otros dioses para obtener algún tipo de bendición, cuando obtienen respuesta, esa respuesta viene sólo porque Dios así lo ha ordenado, y los hombres no entendiendo que Dios es su benefactor, les dan la honra y la gloria a sus dioses. La escritura nos cuenta:

Oseas 11:1 al 2 Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. 2Cuanto más yo los llamaba, tanto más se alejaban de mí; a los baales sacrificaban, y a los ídolos ofrecían sahumerios.

 

Israel a pesar del amor de Dios, se alejaba cada vez más de él y buscaba a los baales y a los ídolos, ofreciéndoles sacrificios y sahumerios para que los baales guiaran sus vidas y suplieran sus necesidades… ¿Y qué hace Dios cuando los ve dependiendo y buscando dirección de sus ídolos? La escritura nos cuenta:

Oseas 11:3 al 5 Yo con todo eso enseñaba a andar al mismo Efraín, tomándole de los brazos; y no conoció que yo le cuidaba. 4Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida. 5No volverá a tierra de Egipto, sino que el asirio mismo será su rey, porque no se quisieron convertir.

 

A pesar de la ignorancia, a pesar de la rebeldía, a pesar de la idolatría, de todos modos Dios estaba allí cuidando, de todos modos era Dios quien les daba de comer y no sus ídolos, ni sus aliados.

No sé si a usted pero a mí esto me asombra, porque lo que uno esperaría de parte de Dios ante un comportamiento tan necio y tan corrupto, es que castigara fuertemente a los hombres que hacen esto. Pero contrario a lo que esperaríamos, en este caso, Dios dice que a pesar de que ellos estaban esperando en los ídolos, él era quien les enseñaba a caminar; él era quien les tomaba de los brazos y los cuidaba, aunque el pueblo no conocía que era Dios quien hacía estas cosas, y aunque agradecían a sus ídolos por lo que en realidad recibían de parte de Dios.

Una cosa es lo que vemos, otra como interpretamos lo que vemos, y otra muy diferente es la realidad.

Porque lo que podemos entender con esto, es que Dios nos está diciendo que si le robamos a él; si robamos a los hombres, y obtenemos ganancia, no debemos pensar que nosotros con nuestra capacidad obtuvimos ese dinero, porque la realidad es que Dios nos da ese dinero. De hecho muchos han intentado robar y no han podido hacerlo porque Dios así lo ha determinado.

Cuando un hombre va a donde las brujas y hace maleficios con la ayuda del demonio y obtiene beneficios, no debe pensar aunque eso pareciera, que con la ayuda de las brujas y el demonio obtuvo resultados, pues esos resultados en realidad vinieron de parte de Dios. De hecho hay maleficios que no funcionan porque Dios así lo ha determinado.

Cuando un cristiano se esclaviza del trabajo, además de esto roba a Dios y desatiende las necesidades familiares porque quiere obtener mucho dinero… Ese dinero que recibe se lo da el Dios al cual está menospreciando.

 

F.  MAL INTERPRETANDO LA SOBERANÍA DE DIOS

Tristemente los hombres que robándole la gloria Dios agradecen a sus ídolos por lo recibido, mal interpretan la soberanía de Dios, pensando que sus buenos resultados son una aprobación a su mal comportamiento.

Esta mala interpretación tiene origen en la ignorancia de las escrituras, pues allí en su palabra Dios con claridad enseña lo que aprueba y lo que desaprueba, por lo tanto cuando Dios da ese tipo de respuestas a pesar del mal comportamiento de los hombres, lo que está haciendo es prolongar su misericordia, y es también por esto que esas cosas mal hechas no siempre funcionan. Dios decide cuando funcionan y cuando no.

Si nos preguntamos: ¿Dios siempre actúa de esta manera? La respuesta es; Dios siempre es soberano, pero usando la grandeza de su fuerza y el poder de su dominio él puede determinar dar respuestas diferentes.

Por ejemplo a alguien que le roba, Dios podría seguir supliendo igual o más que siempre, o Dios podría decidir enviarle una serie de eventos que le hagan gastar mucho más dinero del que le está quitando a Dios, o permitir que otros le roben, o que lo echen del trabajo, o que no disfrute del dinero que tiene, etc.

 

En este asunto no hay que perder de vista que el pasaje que leímos dice: “cuando Israel era muchacho” y no hay que perderlo de vista porque en otros tiempos Dios reprendió fuertemente al pueblo por sus malas actitudes, (una vez lloraron por carne, les dio carne y cuando la tenían en la boca los mató) y la explicación es que él trata de manera muy diferente a aquel pobre ignorante que no sabe lo que está haciendo pegado de sus ídolos, a la forma como él trata a aquel que es consciente de su pecado. El Señor Jesús dijo:

Lucas 12:47 al 48  Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. 48Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco;

 

VI.  DOS CLASES DE SOBERANÍA

Cuando decimos que Dios es soberano estamos aceptando que absolutamente todas las cosas que suceden a nuestro alrededor son ordenadas por Dios y ejecutadas unas veces por Dios de manera directa, y otras veces a través de los instrumentos que él escoge.

Pero una cosa es reconocer que Dios es soberano y otra muy equivocada pensar que Dios actúa de manera arbitraria. Y con esto quiero decir que aunque Dios es absolutamente soberano, las decisiones que Dios toma siempre están de acuerdo a su carácter, un carácter de amor, justicia, bondad, misericordia, etc. Esto es similar a decir que sin importar cuánto poder tenga Dios para ser soberano, él no puede actuar con injusticia, pues ni siquiera lo desea ya que su carácter no es ese.

 

La soberanía de Dios según la escritura, la podemos dividir en dos clases: La soberanía para que las obras de Dios se manifiesten; y la soberanía como consecuencia de nuestro corazón.

 

A.  SOBERANÍA PARA QUE LAS OBRAS DE DIOS SE MANIFIESTEN

Son todas aquellas cosas que han sucedido y suceden a nuestro alrededor, que han sido planeadas y ejecutadas por Dios, para preparar el terreno y glorificarse en nuestras vidas. Un ejemplo de ello:

Juan 9:1 al 3  Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. 2Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? 3Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.

 

Al igual que con este joven, hay cosas que Dios en su soberanía ha ordenado que nos pasen a cada uno de nosotros, que no puede decirse que sucedieron por causa de nuestras decisiones, pues sucedieron sin que tomáramos decisiones.

Algunos piensan que esas cosas nos sucedieron por causa de las decisiones de nuestros Padres, pero Jesús tampoco responsabilizó a los padres de la ceguera de este joven, simplemente dijo que Dios hizo eso de esa manera, para preparar el terreno para que Dios se manifieste en la vida de esta persona. Y efectivamente así sucedió.

Eso quiere decir que hay muchas cosas que nos han sucedido que fueron ordenadas por Dios, llámese buenas o malas, para preparar el terreno y que Dios pueda glorificarse en nuestra vida. Por ejemplo: diferentes sexos, diferentes padres, diferentes lugares, diferentes tiempos, diferentes dones, talentos y habilidades, etc.

 

B.  LA SOBERANÍA QUE DEPENDE DE NUESTRO CORAZÓN

Pero también existe el otro paquete de cosas que nos suceden, las cuales si tienen íntima relación con lo que hay en nuestro corazón, cosas que tiene relación con las decisiones que hemos tomado y con las acciones que hemos realizado. Un ejemplo claro de esto en las escrituras lo encontramos en la vida de Jonás:

Jonás 1:1 al 4…  Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: 2Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. 3Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová. 4Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave. 5Y los marineros tuvieron miedo….

 

La historia continúa y nos cuenta que cada uno clamaba a su Dios pero sin resultado, y entonces se preguntaron por causa de quién les había venido este mal; echaron suertes y cayó sobre Jonás. Este reconoció que huía de Jehová, y cuando ellos preguntaron qué hacer, el les dijo que lo echaran al mar y que el mar se calmaría.  Eso hicieron y efectivamente el mar se calmó y producto de este testimonio se convirtieron y ofrecieron sacrificio e hicieron votos al Señor…

La pregunta que nos podemos hacer es: ¿Qué esperaba Jonás que sucediera cuando lo echaran al mar? ¿Sobrevivir nadando en un mar tempestuoso? Si eso que era lo que pensaba, este hombre estaba embrutecido por su rebeldía, porque lo normal en esa situación es que la mayoría se ahoga.

No podemos asegurarlo pero; es muy posible que este hombre prefiriera ahogarse que hacer la voluntad de Dios. (Hoy algunos pareciera que prefieren el infierno que hacer la voluntad de Dios) o que Jonás pensara que; nadando se libraría de hacer la voluntad de Dios.

Según algunos lo que parece explicar el comportamiento del profeta, es que el pueblo al cual se le mandó a advertirle de un inminente juicio de parte de Dios, era un pueblo que había sido enemigo y había hecho sufrir al pueblo de Israel.

Pero cuando este hombre toma esta fuerte determinación de ir por un camino diferente del señalado por Dios, este hombre se enfrenta a la voluntad de Dios lo cual va a alterar las decisiones de Dios, es decir su soberanía.

 

Pero: ¿Puede alguien escapar a la soberanía de Dios? La respuesta es no, ya leímos que el Señor dice:

Deuteronomio 32:39  Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir;  Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.

 

Esa soberanía unida al amor de Dios, en realidad a todo lo que Dios es, es la que ordena cada cosa que ha sucedido y sucede a nuestro alrededor, con el propósito de cumplir su plan en cada uno de nosotros.

Eso quiere decir que si Jonás ante el llamado de Dios, hubiese tomado la decisión correcta, no estaría en ese barco a punto de ser arrojado al mar. O que si Jonás al ver la tempestad y al ver que las suertes cayeron sobre él, si él hubiese recapacitado en su corazón y cambiado la decisión, tampoco estaría a punto de ser arrojado al mar.

 

 

VII. LAS DECISIONES Y LA RESPONSABILIDAD POR LAS DECISIONES VAN JUNTAS

Creo que a la gran mayoría de los hombres nos gusta tomar decisiones, de hecho muchos de los problemas de los hombres se originan por la toma de decisiones, porque nos fascina decidir, nos gusta sentirnos que tenemos el control, el poder y la libertad de tomar decisiones.

Y ciertamente Dios nos ha dado la libertad de tomar decisiones, pero esa libertad viene junto con la responsabilidad por las decisiones que hayamos tomado. Usted manda; usted responde. Usted decide; usted asume las consecuencias.

El problema es que los hombres, quieren tener la libertad de decidir pero no quieren asumir la responsabilidad por sus decisiones, y para quienes piensan de esta manera, para quienes piensan que de sus malas decisiones no cosecharán las consecuencias, déjenme decirles que como Dios es soberano, absolutamente nadie podrá escapar de las consecuencias de sus decisiones.

 

Lo cual aplicado a la historia que estamos leyendo, quiere decir que las cosas que le estaban sucediendo a Jonás, eran consecuencia de sus decisiones. La historia continúa y nos cuenta:

Jonás 1:17  Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches.

 

¿Pero creen ustedes que esto es lo que este hombre había pensado que iba a suceder? No.

Cuando este hombre salió huyendo de la voluntad de Dios no espero que una tormenta lo detuviera; igualmente cuando este hombre decidió tal vez suicidarse antes que hacer la voluntad de Dios, tampoco esperó terminar en el vientre de un pez, y seguir allí con vida.

Pero como Dios es soberano, este hombre termina allí, en la barriga de un gran pez, por causa de lo que había en su corazón.

Pregunto: ¿En medio de qué situación se encuentra usted producto de su corazón?

¿Está viviendo en medio de una situación muy agradable como consecuencia de lo que hay en su corazón? O ¿Está viviendo en medio de un desierto espiritual como consecuencia de lo que hay en su corazón? O ¿Está viviendo una situación espantosa y muy dolorosa como consecuencia de lo que hay en su corazón?

 

Y si está en medio de esa situación como consecuencia de lo que hay en su corazón: ¿A quién piensa usted culpar? O ¿A quién se va dirigir para quejarse? O ¿A quién le va a rogar para que su situación cambie?

 

La historia de Jonás continúa y después de tres días en el vientre del pez, por fin Jonás dice:

Jonás 2:9 al 10  Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios; Pagaré lo que prometí. La salvación es de Jehová.  10Y mandó Jehová al pez, y vomitó a Jonás en tierra.

 

Pero: ¿Qué hubiera sucedido si Jonás hubiera seguido firme en su decisión de no hacer la voluntad de Dios?  No lo sabemos, más aún ni siquiera sabemos si su historia estaría en las escrituras. Pero lo que sí debemos aceptar sin ninguna duda, es que absolutamente nadie puede escapar de la soberanía de Dios, que es igual a decir, que nadie puede escapar de las consecuencias de sus decisiones.  ¿Pero quiere esto decir que….

 

 

VIII. ¿ESTÁ AMARRADA LA SOBERANÍA DE DIOS A NUESTRAS DECISIONES?

Cuando decimos que Dios es soberano, por un lado debemos entender que aunque pareciera que nosotros tuviéramos el control de ciertas cosas, que aunque pareciera que las cosas pasan por qué nosotros hacemos algo para que pasen, a la hora de la verdad lo cierto es que las cosas van a pasar sólo, y sólo como a Dios le plazca hacerlo.

Cuando decimos que Dios es soberano estamos diciendo que usted no puede con su poder, influencias o su sabiduría, hacer que las cosas pasen de manera diferente a como Dios quiere que pasen.

 

Dios a través del profeta le mostró al rey de Israel que iba a morir… El rey trato de evitarlo:

1 Reyes 22:30, 34, 37  Y el rey de Israel dijo a Josafat: Yo me disfrazaré, y entraré en la batalla; y tú ponte tus vestidos. Y el rey de Israel se disfrazó, y entró en la batalla….. 34Y un hombre disparó su arco a la ventura e hirió al rey de Israel por entre las junturas de la armadura…. 37Murió, pues, el rey, y fue traído a Samaria; y sepultaron al rey en Samaria. 38Y lavaron el carro en el estanque de Samaria; y los perros lamieron su sangre (y también las rameras se lavaban allí), conforme a la palabra que Jehová había hablado.

 

Nadie puede escapar de la soberanía de Dios, nadie usando su poder, sus riquezas, o sus influencias, puede escapar de las decisiones que Dios tome sobre su vida.

Pero hay algo que sí puede cambiar las decisiones que Dios ha tomado. Y eso es; nuestro corazón.

Pero: ¿Cómo es posible que nuestro corazón pueda afectar la soberanía de Dios, cuando Dios no necesita de nada, ni de nadie para ser Dios?

 

La respuesta es; nuestro corazón si puede cambiar las decisiones que Dios en su soberanía ha tomado, porque Dios es justo, bueno y misericordioso. Y eso quiere decir que aunque Dios tiene absolutamente todo el poder para hacer todo lo que él quiera, él jamás, entiéndalo bien, él jamás actuará con injusticia. Por eso cuando el Señor vio lo que el pueblo de Nínive hizo:

Jonás 3:4 al 10    Y comenzó Jonás a entrar por la ciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: De aquí a cuarenta días Nínive será destruida. 5Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. 6Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. 7E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua; 8sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos. 9¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos? 10Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo.

 

Este pueblo al arrepentirse de corazón logró cambiar la decisión que Dios había tomado de destruirlos.

 

IX.  ¿QUIERES CAMBIAR LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO A TU ALREDEDOR O QUIERES CAMBIAR LO QUE ESTÁ DETERMINADO QUE TE SUCEDA?

La clave para cambiar lo que está sucediendo, o lo que Dios tiene determinado que nos va a suceder está en cambiar nuestro corazón. Pero como nuestro corazón normalmente no cambia por completo en un instante, sino que requiere de un tiempo, lo mismo va a suceder con las situaciones en que Dios nos tiene metidos, algunas podrán cambiar muy rápidamente, pero otras si es necesario cambiarán de forma muy lenta o no cambiarán porque no conviene que cambien.

 

El apóstol Pablo estaba viviendo cierta situación que lo afligía, y como es lo correcto oro a Dios por esa situación, sin embargo la respuesta de Dios fue, no. El entendiendo el no de Dios, nos explica:

2 Corintios 12:7 al 9  Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 8respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 9Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad.

 

Lo que el apóstol nos está diciendo es que hay situaciones en nuestra vida que aunque sean muy incómodas o aunque sean dolorosas, son indispensables para llevarnos a depender de Dios, y que Dios se glorifique en nuestra debilidad.

Esto me lleva a recordar una célula de parejas que teníamos en Ecuador, donde cuando uno revisaba a quienes había juntado Dios, uno podía ver la perfección de la soberanía de Dios, pues lo que cada uno era, era precisamente lo que el otro necesitaba, para que dependiendo de Dios, Dios se glorificara en su vida cambiando su manera de ser.

Y entonces teníamos al marido mandón, súper exigente, detallista hasta el extremo de cada cosa que ordenaba, al cual Dios le había dado una esposa rebelde. (A pesar de todo, porque algunos están unidos en matrimonio con ciertas personas por causa de su pecado.)

El asunto es que el insistía, oraba, pedía consejo para tratar de volver a su esposa una mujer obediente, detallista hasta el extremo de cada cosa que él deseaba… Mientras que ella trataba, que el que cambiará fuera él. (Vivieron años en la misma situación y ninguno cambió)

 

¿Qué pasa cuando en esas situaciones, cada uno quiere cambiar el comportamiento del otro, sin entender y sin proponerse con la ayuda de Dios, cambiar su propio corazón?

 

¿Qué pasa si a ese esposo ultra mandón Dios le cambia la mujer, volviéndosela la más obediente del planeta? ¿Creen ustedes que el deje de ser mandón o que más bien se vuelva más recalcitrante, más incisivo, más inmisericorde e injusto, porque no encuentra ningún tipo de resistencia?

Pero también: ¿Qué pasa si a esa esposa rebelde que tiene un marido mandón, ella logra con su rebeldía y terquedad amansarlo? ¿No creen ustedes que el resultado será que ella, será cada vez más rebelde, más terca, más irrespetuosa con su marido, y por supuesto más rebelde a la voluntad de Dios, porque no encuentra ningún tipo de resistencia?

 

Notemos que en ambos casos el cambio prematuro del cónyuge les haría daño. Y cuando digo cambio prematuro, lo que trato de decir es que por supuesto que ambos deben cambiar pero el problema está, en esperar a que el otro cambie cuando yo todavía no he cambiado.

 

A.  EL MÉTODO INCORRECTO

Hay quienes en estas situaciones hacen el convenio de; si tú cambias yo cambio. Pero eso es como del diablo, porque la razón por la cual debemos cambiar nuestros comportamientos equivocados, cambiando nuestro corazón, no son las otras personas, la razón para cambiar es que estamos mal y Dios desea que cambiemos.

Qué tal que una persona le diga a otra; si tú te vuelves cristiano yo también. Y como el otro no se volvió cristiano, el tampoco, entonces: ¿ambos para el infierno? … Que absurdo comportamiento.

Buscar cambiar las situaciones pero sin primero cambiar el corazón, es como tratar de cambiar la soberanía de Dios con nuestro poder, con nuestras influencias, con nuestra sabiduría, lo cual a veces es completamente imposible.

 

Y digo a veces, no porque haya situaciones en que nuestro poder supere el poder de Dios para cambiar las situaciones, sino porque a veces Dios deja que nuestra terquedad prospere, pero siempre al final el asunto será muchísimo peor. Su palabra dice:

Gálatas 6:7  No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará

 

B.  EL MÉTODO CORRECTO

Pero cuando gracias a esa situación usted se ve obligado a buscar a Dios, no para que los que viven a su alrededor cambien, sino para que usted cambie y aprenda lo que Dios le quiere enseñar… Es muy posible que después de que usted realmente aprenda, Dios comience a trabajar a su alrededor para eliminar una situación, que ya no es de provecho o no es necesaria, porque usted ya cambió.

¿Qué pasa si usted cree que ya cambió pero la situación no cambia? Cuando eso sucede lo más seguro es que usted cree que cambio, pero no ha cambiado, o no todo lo que Dios desea.

 

Por eso aunque creamos estar portándonos bien, o aunque realmente nos estemos portando bien lo que debemos hacer es:

Gálatas 6:9  No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

 

Porque también podría suceder que usted realmente cambio, pero que la situación no cambie… Pero como usted ya cambió, esa situación ya no le afecta de la misma manera, por lo tanto usted no estará pendiente del cambio de esa situación para que su vida sea mejor. Sí ya aprendió, su vida ya es mejor, aunque la situación permanezca igual o empeore.

Y: ¿por qué si usted ya cambió la situación no ha cambiado? La respuesta es porque a veces esa misma situación está siendo usada por Dios, para buscar cambiar el comportamiento de otros que dependen o que viven alrededor de usted. Y también porque aunque usted ya cambió seguramente habrá otras cosas que Dios quiere enseñarle con esa misma situación.

 

C.  OJO CON EL VIVO BOBO

El asunto del vivo bobo, tiene que ver con aquella propaganda en la cual la gente hace las cosas mal y se creen muy vivos porque están recibiendo beneficios. Cuando eso sucede en la vida cristiana, cuando haciendo las cosas mal obtenemos resultados en realidad lo único que estamos haciendo, es sembrando juicio contra nosotros, lo cual demuestra que lejos de ser vivos al vivir en contra de los deseos de Dios somos unos bobos.

Pero también hay ocasiones que por más vivos que pretendamos ser, Dios no dejará que el asunto prospere. Tomemos como ejemplo el amor que mucha gente siente por el dinero.

Suponga que usted ama el dinero, y por esta razón después de haber tenido mucha paciencia Dios ha determinado mantenerlo muy apretado económicamente, para que usted aprenda contentamiento, y gracias a la misericordia de Dios, usted entiende que su situación económica están en manos de Dios, y que no importa cuánto haga bien o mal hecho, no lograra cambiar esa situación.

Cuando usted entiende esto, entonces entiende que si usted no deja que Dios cambie su corazón la situación no va a cambiar. Hasta allí todo está muy bien, sin embargo la pregunta es: ¿Por qué quiere usted cambiar su corazón?

Y entonces la respuesta que muchos inicialmente dan es; “porque si dejo que Dios cambie mi corazón y me enseñe contentamiento, entonces Dios por fin me va a dar mucho dinero

 

Eso puede ser cierto, el problema está, en que la motivación siga siendo el amor al dinero. La escritura enseña:

1 Timoteo 6:9  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;

 

Cuando la motivación para aprender contentamiento es que Dios nos dé dinero, allí hay una severa contradicción. Lo correcto es que deseemos aprender contentamiento independiente de que Dios nos dé más o nos dé menos, porque cuando hemos aprendido contentamiento, no nos importa sí nos da más o nos da menos.

Pero contrario a esto, muchos cristianos están soportando el trato de Dios, están tratando de aprender contentamiento, están tratando de dejar de robar a Dios siendo fieles con los diezmos, pero su oración o los deseos de su corazón, siguen siendo los mismos; tener mucho dinero.

He hablado con muchas personas a lo largo de mi vida cristiana y cada uno de ellos dice yo sólo quiero lo justo o lo necesario, pero cuando esto dicen no se apegan a lo que Dios considera justo y necesario, sino a su propio parecer que siempre es mucho más elevado que el que Dios tiene.

Esta contradicción en la motivación para que Dios cambie nuestro corazón, puede hacer que las situaciones se prolonguen durante muchísimos años, es decir hasta que la motivación sea verdaderamente correcta.

 

X.  LA ACCIÓN Y LA ORACIÓN CORRECTA

Debemos recordar que nosotros no podemos cambiar nuestro corazón, pero nuestro corazón si puede ser cambiado por Dios, utilizando las situaciones en que nos tiene metido, pero a eso hay que añadirle nuestra colaboración, que es la disposición de ser cambiados. Algo así como: “yo no puedo cambiar pero quiero que tú me cambies

Sin embargo junto a este deseo de ser cambiados por Dios, debe ser añadida la fe que produce obediencia.

Un cristiano ama el dinero, tienen un comportamiento financiero deshonesto, se dispone a que Dios cambie su corazón, ora para que Dios cambie su corazón, pero sigue teniendo un comportamiento financiero deshonesto.

Su comportamiento en contra de los principios de Dios evidencia que no confía en Dios, razón por la cual no diezma de lo que debe, o simplemente no diezma… Sigue soportando la situación difícil al mismo tiempo que sigue portándose mal… La pregunta es: ¿Podrá Dios cambiar su corazón cuando sus acciones confirman y reconfirman su desconfianza en Dios? La respuesta es No.

Y entonces pueden suceder dos cosas; que Dios insista en mantener cada vez más apretada a esta persona por la necedad de su incredulidad, o que Dios en su misericordia decida esperar un tiempo, esperando más adelante enseñarle la misma lección.

 

XI.  ¿CÓMO INTERPRETAR CORRECTAMENTE LA SOBERANÍA DE DIOS?

Hay varias cosas muy importantes que se deben tener en cuenta cuando vamos a interpretar los hechos a nuestro alrededor, y vamos a comenzar con la fe.

 

A.  LA FE DEFINE LA INTERPRETACION Y EL PODER O NO APROVECHAR LA BENDICION

La escritura dice que cuando el hombre por confiar en él mismo, no confía en Dios, una de las consecuencias es:

Jeremías 17:6  Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

 

No ver cuando viene la bendición, es estar en medio de situaciones ordenadas por Dios, y no entender lo que Dios quiere que hagamos en medio de esas situaciones, lo cual lleva a que nos perdamos la bendición programada por Dios.

 

Es decir todas las cosas que les suceden a los hombres, llamadas malas o buenas, cuando no confían en Dios, no producen ningún bien, no según la escala de valores de Dios. (Porque según la escala de valores del mundo todos van bien, aunque no saben que van rumbo al infierno)

Contrario a esto, todas las cosas que les suceden a los hombres llamadas malas o buenas, cuando confían en Dios, todas se vuelven bendición para su vida.

Pero confiar en Dios, siempre significa, no puede ser de otra manera, confiar en lo que Dios ha dicho, ha prometido o ha ordenado. (No se puede entender que alguien diga que confía en Dios y que cuando se le pregunte en que confía, el responda: “no se pero, yo confío mucho

 

La confianza en Dios siempre está basada en algo que esperamos de Dios, en algo prometido por Dios o en algo ordenado, que al ser obedecido traerá bendición.

Hebreos 11:1  Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

 

Por lo tanto confiar en Dios en medio de las situaciones que él ha ordenado a nuestro alrededor, tiene relación con, saber interpretar de acuerdo a la palabra de Dios las cosas que nos suceden. Y por supuesto hacer lo que en esa situación la palabra de Dios nos enseña.

 

B.  ¿POR QUÉ HAY QUE INTERPRETAR CORRECTAMENTE LA SOBERANIA?

En primer lugar porque sí Dios en su soberanía ha ordenado las cosas a nuestro alrededor para glorificarse en nuestra vida, por supuesto que debemos entender que es lo que él quiere hacer o que quiere que hagamos para glorificarse.

Supongamos que Dios comienza a traer enfermos a su vida y usted no es médico: ¿Qué cree usted que Dios desea que haga? ¿Será que Dios quiere que se aleje de ellos para que no lo contaminen, o será que Dios quiere que ore por ellos, y que les hable del Señor?

 

El Señor Jesús a los fariseos y saduceos les habló muy fuerte, por la necedad de no interpretar correctamente lo que estaba pasando a su alrededor.

Mateo 16:2 al 3 Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. 3Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis!

 

Al no interpretar correctamente lo que estaba sucediendo tampoco estaban haciendo lo que debían hacer, y por supuesto que cuando esto sucede, nos perdemos bendiciones.

Hay otro pasaje en el libro de Hageo, donde nuevamente se muestra que no interpretar correctamente lo que sucede, nos lleva a hacer lo que no debemos, prolongando de esta manera situaciones complicadas en nuestra vida.

 

Hageo 1:5 al 6  Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. 6Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.

 

Y cuando uno mira el contexto del pasaje, entiende que la razón por la cual sembraban mucho y recogían poco, no tenía que ver con la técnica o la forma de sembrar, o con el clima o las plagas sobre la cosecha, o con la falta de lluvia, etc. Sino porque estaban dedicados a sus vidas ignorando la obra del Señor. Que es lo que Dios un poco más adelante les dice:

Hageo 1:9  Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa.

 

Suponga que esa es su situación, y que pensando que no le va bien porque no está haciendo bien las cosas, usted se esfuerza y busca hacer las cosas de mejor manera, con más dedicación, con más recursos, etc. ¿De qué podrá servir todo eso, sí es Dios quien está soplando sobre lo que usted consigue? Pues de nada.

 

Sin embargo si seguimos leyendo encontramos que dice:

Hageo 1:10  Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. 11Y llamé la sequía sobre esta tierra…

 

Y cuando la gente no confía en Dios, ve solo esto, para ellos el asunto es muy simple; les está yendo mal porque no llueve. Eso es todo lo que ven, pues no reconocen la soberanía de Dios en este asunto.

Hay personas que económicamente está mal, pero aunque les he dicho con claridad que el problema está en su actitud para con Dios, en su falta de confianza, en su desobediencia a los principios de Dios, la deshonestidad, no diezmar, la ambición o la falta de contentamiento; y que por esa razón Dios no los deja prosperar…

Escuchan, pero no creen lo que uno les está diciendo, y se engañan por lo que ven, pensando que el problema está en el comercio, en que las cosas están difíciles para todos, en que la época es muy difícil, etc.

Y prueba de que no creen es, que no corrigen lo que están haciendo mal con Dios, o lo corrigen por uno o dos meses y vuelven a lo mismo, es decir a insistir en mejorar la situación esforzándose más, y haciendo todo lo que de acuerdo al mundo es necesario para lograr los objetivos, pero no importa todo lo que hagan, no importa todo el poder que tengan, la situación va a seguir igual o peor, porque, el problema es que Dios está soplando sobre eso.

Ya hemos dicho: No podemos cambiar las cosas a nuestro alrededor con nuestro poder, pero sí podemos cambiarlas cambiando nuestro corazón, para lo cual es necesario entender que es lo que Dios quiere y hacerlo, para que Dios deje de soplar contra nosotros.

Es un error grave, es como si estuviéramos sordos, si sólo aceptamos la soberanía de Dios en lo que nos sucede, y no entendemos y no buscamos hacer los cambios que Dios desea para nosotros, pues las cosas que en su soberanía de Dios ordena para nosotros, no son para que nos quedemos quietos sino para que busquemos cambios, que como he dicho varias veces, se producen cuando cambiamos el corazón, y con ese arrepentimiento, es decir con ese corazón cambiado actuamos de manera diferente y las cosas a nuestro alrededor también cambian.

Cuando he insistido a través de este estudio que nadie puede contra la soberanía de Dios, lo he hecho refiriéndome a que, no es posible con nuestro poder alterar la soberanía de Dios, pero no he dicho, que tenemos que quedarnos allí, dando solo gracias y no haciendo nada mas, porque hemos visto en la escritura que cambiando el corazón, las cosas cambian.

 

Es decir no hay duda que las cosas que Dios hace, son para cambiar nuestro corazón, cambiar nuestro comportamiento y cambiar nuestro futuro. Hacer en esas situaciones algo diferente de lo que Dios quiere, (por no evaluar correctamente) o no hacer nada ante esas situaciones, es ignorar a Dios. Y la escritura nos muestra:

Sofonías 1:12  Acontecerá en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna, y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal.

 

La actitud de ellos es como si dijeran: “Dios aquí no tienen nada que ver”. Pero más adelante por esa mala actitud, Dios les hace una severa advertencia pues les dice:

Sofonías 2:1 al 2  Congregaos y meditad, oh nación sin pudor, 2antes que tenga efecto el decreto, y el día se pase como el tamo; antes que venga sobre vosotros el furor de la ira de Jehová, antes que el día de la ira de Jehová venga sobre vosotros.

 

Son palabras mayores, parece estarse refiriendo a dos eventos al mismo tiempo, al presente de ellos y a lo que sucederá al final en la tierra, pero el principio es el mismo. Dios hace cosas en su soberanía y nosotros debemos meditar sobre esas cosas y hacer su voluntad.

 

 

XII. INTERPRETANDO BAJO LA LEY

Cuando uno conoce y cree en la palabra de Dios, y ve la situación del pueblo descrita en el libro de Hageo, no puede uno dejar de decir; qué pueblo tan necio, tan embrutecido, tan falto de razón, pues bajo la ley la forma de interpretar las cosas que sucedían al pueblo, era muy sencilla.

 

¿Por qué? Porque bajo la ley dice que si obedecían a Dios el resultado sería bendición material:

Deuteronomio 28:2 al 6 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 3Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir….

 

El pasaje continúa hablando de las bendiciones materiales que Dios les daría si hacían caso, y además prometía defenderlos de todos sus enemigos, de tal manera que llegarán a ser la nación más próspera e importante sobre la tierra.

 

Pero si no hacían caso a la voz de Dios los resultados serían completamente diferentes y opuestos a la prosperidad, pues dice:

Deuteronomio 28:15 al 20 Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. 16Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo. 17Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar. 18Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas. 19Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir. 20Y Jehová enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas pronto a causa de la maldad de tus obras por las cuales me habrás dejado.

 

El pasaje también continúa hablando de una serie de maldiciones materiales, terribles y espantosas que vendrían como consecuencia de no hacer caso a Dios.

Siendo esto así de simple; si me porto bien me va bien materialmente; y si me porto mal me va mal materialmente, creo que es fácil deducir por los resultados materiales, si me estoy portando bien o me estoy portando mal.

Por eso creo que cuando el pueblo estaba en una crisis económica tan difícil, les debería ser fácil deducir que se estaban portando mal con Dios, y si no lo entendían, creo que la única explicación es que no confiaban en lo que Dios había dicho, no confiaban en la palabra de Dios y sus promesas para ese tiempo.

 

El resultado de esta incredulidad que les impedía entender lo que estaba sucediendo es que Dios los castigaba todavía más fuerte. Nos cuenta la escritura:

Isaías 1:5 al 7  ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. 6Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. 7Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños…..

 

 

XIII. INTERPRETANDO BAJO EL NUEVO PACTO

La pregunta es: ¿podemos nosotros interpretar las situaciones a nuestro alrededor de la misma manera lo que lo hacía el pueblo de Israel, en ese tiempo bajo la ley de Moisés? La respuesta es no.

 

Estamos bajo otro pacto, el Nuevo Pacto, y las reglas han cambiado, y han cambiado tanto que si pensamos que por hacer la voluntad de Dios nos irá bien en todos los asuntos materiales, entonces vamos a quedar muy confundidos por los resultados.  Por ejemplo nos cuenta la escritura:

Hebreos 4:15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

 

Si nuestro Señor Jesús vivió de manera perfecta sin cometer ningún pecado: ¿Bajo los parámetros de la ley que debería recibir el por haber vivido sin pecado? Pues debería ser bendecido por Dios y protegido por Dios de tal manera que llegara producto de su riqueza y poderío a gobernar el mundo.

 

¿Pero qué fue lo que realmente recibió? Una cruz. ¿Le falló Dios? No. El ofrecimiento para Jesús no era que producto de la bendición llegara a gobernar la tierra en este tiempo, pues el ofrecimiento era muchísimo mayor. La misma situación vivieron los discípulos de Jesús que fueron obedientes a la voluntad de Dios, de tal manera que:

Mateo 19:27  Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?

 

Si dejaron todo por obedecer al Señor: Qué han debido recibir ellos: ¿Riqueza, gloria y honra aquí en la tierra en este tiempo? No. Las reglas cambiaron y por eso recibieron persecución y muerte en ese tiempo, junto con la promesa:

Mateo 19:28  Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.

 

Estos dos ejemplos son muy claros para mostrar que la forma en que debemos evaluar las situaciones bajo el Nuevo Pacto es muy diferente a lo que se hacía bajo la ley.

 

 

XIV. LA PREEMINENCIA DE LA PALABRA

Sin embargo aún bajo la ley, había algo que era de suprema importancia para evaluar si estaban haciendo lo correcto o no, y ese mismo parámetro es el que debemos usar para que independiente de los resultados, es decir independiente de que nos vaya bien o mal en los asuntos materiales de todos modos podamos saber, si estamos actuando de manera correcta delante de Dios. ¿Cuál es ese parámetro? Veamos el siguiente pasaje:

Deuteronomio 13:1 al 3  Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, 2y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; 3no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.

 

El Señor le dice a su pueblo que si llega alguien y anuncia cosas buenas y estas funcionan, así estas cosas hayan funcionado a la perfección, el les dice que más importante que esos buenos resultados, es evaluar, si esos buenos resultados los está invitando a ser obedientes o desobedientes a lo que Dios les ha pedido.

Si pensamos seriamente en este asunto entenderemos que aún bajo el viejo pacto, mucho más importante que los resultados materiales era evaluar si las cosas que sucedían los estaban conduciendo a ser más fieles con Dios o no.

Y viendo la importancia de la palabra, me atrevería a decir que esos buenos resultados eran como la añadidura, sin un verdadero valor, que Dios le daba a aquellos que eran fieles. Y cuando digo que sin un verdadero valor me refiero a que por encima de los resultados lo verdaderamente importante era no salirse del camino planteado por Dios.

 

Por eso, si esos buenos resultados los estaban invitando a salirse de lo ordenado por Dios en su palabra, entonces deben rechazar todo asunto, y:

Deuteronomio 13:5  Tal profeta o soñador de sueños ha de ser muerto, por cuanto aconsejó rebelión contra Jehová vuestro Dios que te sacó de tierra de Egipto y te rescató de casa de servidumbre, y trató de apartarte del camino por el cual Jehová tu Dios te mandó que anduvieses; y así quitarás el mal de en medio de ti.

 

Es muy claro que la enseñanza es que los buenos resultados no son la última palabra, sino que por encima de ellos estaba la palabra de Dios, que nos dice lo que es correcto o incorrecto delante de Dios.

 

Un claro ejemplo de esta verdad aún bajo el viejo pacto es lo que hicieron los amigos de Daniel cuando fueron amenazados con la muerte, si no desobedecían a su Dios. Y la respuesta de ellos fue:

Daniel 3:16 al 18  Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. 17He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. 18Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.

 

Esto hacia la gente que confiaba en Dios, aquellos que creían que era más importante hacer la voluntad de Dios que conquistar el mundo. Pero también existían aquellos otros, a los cuales poco o nada les importaba lo que Dios decía, pues lo único que deseaban era obtener buenos resultados sin importar el método para lograrlos.

 

Pero ya hemos visto que aun cuando se busca a otros dioses menospreciando a Dios, Dios que es quien realmente da las cosas. Y la necedad de los hombres puede llegar a ser tanta que la escritura nos cuenta que, Dios en su misericordia a pesar de que ellos no estaban obedeciendo había ocasiones en que los prosperaba, (eso sucede todo el tiempo) pero el resultado era:

Jeremías 22:21  Te he hablado en tus prosperidades, mas dijiste: No oiré. Este fue tu camino desde tu juventud, que nunca oíste mi voz.

 

Y entonces Dios que los ama y que les quiere rescatar de un destino eterno pavoroso, se ve obligado a hacer lo siguiente:

Salmos 78:34  Si los hacía morir, entonces buscaban a Dios; Entonces se volvían solícitos en busca suya…

 

Había que traer sobre ellos tribulación, muerte, cautiverio, enfermedades, etc. Para que en su angustia de ver que otros morían, los que seguían vivos buscarán a Dios.

 

Pero este salmo es especial respecto de eso, pues nos narra las bendiciones de Dios; la rebeldía de ellos, los castigos de Dios, luego nuevamente las bendiciones de Dios, la rebeldía de ellos, más castigos de Dios, luego más bendiciones de Dios, luego más rebeldía…

 

XV.  EL ERROR DE EVALUAR LOS RESULTADOS CON LOS PARAMETROS DEL MUNDO

La realidad es que los destinados para condenación, los que aman el mundo, los falsos cristianos, y también de alguna forma los cristianos inmaduros, dan muchísima más importancia a los resultados materiales que a lo que la palabra de Dios dice.

Y entonces si una persona es rica y poderosa esta persona prácticamente se burlara si un pobre le habla de Jesucristo. Esta misma forma errónea de evaluar los resultados de acuerdo a los parámetros del mundo, es la que hace que muchos que se acercan a Dios lo hagan porque han fracasado en obtener esos buenos resultados, y esperan poder conseguirlos con la ayuda de Dios.

 

Pero lo que no saben quienes esto hacen, es que esa no es una razón válida para buscar a Dios, pues según las palabras de Jesús, para poder ser su discípulo se requiere todo lo contrario a ese deseo de tener éxito y conquistar el mundo, se requiere una actitud de verdadero desprendimiento:

Lucas 14:33  Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

 

Según esto una persona que continúa evaluando su vida con base en los resultados y parámetros del mundo, sino puede ser discípulo del Señor: ¿Si se habrá encontrado verdaderamente con Dios? Peor aún, si han pasado años y todavía sigue evaluando su vida de la misma manera: ¿Si habrá crecido en el conocimiento de Dios? Por supuesto que no.

Y tristemente para desgracia de ellos, hay un “cristianismo” si es que podemos llamarlo cristianismo, que se basa prácticamente en los valores y resultados del mundo, y enseña que si la persona tiene salud o que si está bien económicamente, entonces está bien con Dios, pero sí se enferma y tiene problemas económicos con toda seguridad anda en pecado.

Y están tan convencidos de esto que el resultado final es que creen que las iglesias grandes y prósperas tienen a la cabeza un verdadero hombre de Dios, al cual ahora llaman el apóstol, el siervo, o el ungido de Dios; mientras que las iglesias pequeñas, deben estar dirigidas por un hombre de Dios pero sin visión y sin fe.

Quienes califican a una iglesia por el tamaño del edificio, o por el número de asistentes, es evidente que son personas que no aprecian la sabiduría de Dios, no aprecian la buena palabra de Dios, ni la sana doctrina, y aunque no estén aprendiendo nada en la iglesia, o aunque puedan escuchar barbaridades desde el púlpito de su iglesia, creen que es mejor estar allí, pues les da más seguridad y les parece más importante el tamaño, la prosperidad y la comodidad de la iglesia, que la seguridad que da la palabra de Dios.

 

Pero esa palabra de Dios que menosprecian quienes evalúan su relación con Dios de esa manera, que es la que en el libro de apocalipsis nos muestra cómo será la última iglesia, la de la apostasía, la de hoy. La descripción que esta iglesia hace de ella, es:

Apocalipsis 3:17  Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad;

 

Pero la descripción que Dios hace de este montón de “cristianos prósperos, ungidos, poderosos y victoriosos” que podemos llamarlos cristianos profesantes, (diferente de verdaderos) es la siguiente:

Apocalipsis 3:17 al 18  y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. 18Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas

 

Ellos dicen estar bien con Dios porque evalúan sus vidas de acuerdo a los resultados materiales, pero Dios dice que son unos pobres, miserables, ciegos y desnudos, porque Dios los evalúa de acuerdo a su palabra.

El oro refinado tiene relación con el conocimiento de Dios y estos no tienen nada. Las vestiduras blancas con el perdón y la limpieza y éstos tampoco tienen nada de esto, y ser ciegos tiene que ver con una completa ignorancia de las cosas que realmente son valiosas, y todo esto les ocurre por no evaluar sus vidas de acuerdo a la palabra de Dios.

Y si alguien no evalúa su vida de acuerdo a la palabra de Dios, es porque sencillamente no le interesa a hacer la voluntad de Dios.

 

 

XVI. NO OS ENGAÑÉIS

Recuerdo el testimonio de una señora que se salió de una iglesia porque no le gustó que desaprobaran su noviazgo con un incrédulo; salió pues de la iglesia, dejó de diezmar, y el resultado fue que a pesar de seguir en fornicación con su novio, consiguió un trabajo ganándose cinco veces más de lo que ganaba cuando estaba fiel en la iglesia.

Y conocí el testimonio porque había un grupo de cristianos que no entendían lo que estaba pasando, pues: ¿Cómo era posible que la señora fornicando, saliéndose de la iglesia, y dejando de diezmar, ahora tuviera un trabajo y una vida muchísimo mejor?

Pero así hay muchos cristianos, que insisten en evaluar su relación con Dios por medio de los resultados materiales ignorando lo que dice la palabra de Dios. En este caso: Que no hay que unirse en yugo desigual con los incrédulos; que no hay que fornicar; que no hay que dejar de ir a la iglesia; y también dice que el cristiano debe ser fiel con sus diezmos.

Si esta señora estaba en todo esto desobedeciendo a Dios y estaba prosperando: ¿Podemos entender esa prosperidad como que estaba bien con Dios y que sus desobediencias no le traerían perdida?

 

Algunos simplemente dicen; pero está viviendo mejor. Pero quienes así piensan y así viven son llamados en la escritura necios, y Dios dice de ellos:

Salmos 92:6 al 7  El hombre necio no sabe, Y el insensato no entiende esto. 7Cuando brotan los impíos como la hierba, Y florecen todos los que hacen iniquidad, Es para ser destruidos eternamente.

 

De la misma manera cuando nosotros no hacemos la voluntad de Dios, por bien que nos esté yendo, la única verdad es que si no estamos haciendo la voluntad de Dios, ya nos está yendo mal.  No hay que esperar a que le vaya mal en las cosas materiales para entenderlo pues insisto, ya le está yendo mal con Dios.

 

¿Por qué? Porque cuando una persona desobedece a Dios pensando que le está yendo bien porque los asuntos materiales van bien, lo que realidad está haciendo es, corrompiendo más su corazón. El apóstol Pablo escribió:

Gálatas 6:7 al 8  No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

 

Sembrar para la carne es hacer cosas que no son la voluntad de Dios, mientras que sembrar para el espíritu es hacer la voluntad de Dios.

Cosechar corrupción, más allá de las malas consecuencias materiales, o de el daño en nuestras relaciones personales, o en nuestra salud, significa que nosotros producto de lo que hacemos y de lo que recibimos nos estamos haciendo cada vez más malos. (Más incrédulos, más desobedientes, más egoístas, más ambiciosos, más injustos, más insensibles, etc.)

Y la maldad, aunque es utilizada para satisfacer los deseos de los hombres, lejos de permitirles ser felices, cada vez los hace más infelices y desgraciados. Entre más mala sea una persona más difícil le es disfrutar del amor de Dios, a no ser que se arrepienta. Y si no se arrepiente se perderá eternamente.

Cosechar vida eterna, más allá de los buenos resultados materiales, familiares y aún de nuestra salud, significa que producto de obedecer a Dios y de las consecuencias que recibimos nos estamos haciendo cada vez más buenos. Y entre más somos como Dios quiere que seamos más disfrutaremos del amor de Dios, más gozosos viviremos en esta tierra, y más grande será nuestra recompensa en la eternidad.

 

El pasaje continúa diciendo:

Gálatas 6:9 al 10  No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

 

Nos insiste en no cansarnos, ni desmayar de hacer lo correcto, y la razón de hacerlo es porque el cambio de la situación que vivimos, y la recompensa que recibiremos de parte de Dios vendrá más adelante.

También quiere decir que cuando reconocemos nuestro mal comportamiento y comenzamos a portarnos bien, Dios puede cambiar esa situación difícil por la que estamos pasando, pero aun si así no sucediera, debemos mantenernos firmes con la confianza de que estamos haciendo la voluntad de Dios. Para continuar con el proceso lo cual quiere decir que debemos continuar preguntándonos: ¿Señor que más necesito comprender? Entonces es posible que Dios te muestre otro asunto en el que debes cambiar, o que te muestre que hay personas relacionadas contigo a las cuales les afecta tu situación,  y Dios a través de esa misma situación también está tratando la vida de ellos.

 

Es a través de este proceso que Dios va transformando nuestra vida, especialmente nuestro corazón, y déjenme preguntarles: ¿Quién puede disfrutar mejor la vida una persona con un corazón sano o una persona con un corazón corrompido?

Al malo lo consume la envidia, el rencor, el miedo, la desconfianza, la ambición, el orgullo, la incredulidad, la ira, los vicios, etc. Mientras que una persona con un corazón sano, lleno de; amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza,  puede disfrutar con mucho más facilidad de la vida.

 

 

XVII. SI FUERA TAN SENCILLO COMO GOLPEARLOS

¿Creen ustedes que las personas que han sido disciplinadas por Dios todas corrigen sus malos comportamientos y como consecuencia sus vidas? La respuesta es; no siempre. La escritura dice:

Proverbios 23:9  No hables a oídos del necio, Porque menospreciará la prudencia de tus razones.

Proverbios 27:22  Aunque majes al necio en un mortero entre granos de trigo majados con el pisón, No se apartará de él su necedad.

Proverbios 17:10  La reprensión aprovecha al entendido, Más que cien azotes al necio.

 

Pero también la escritura dice:

Romanos 2:4  ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?

 

Cuando uno cambia producto del palo que está recibiendo, es posible que si deja de recibir palo vuelva y se tuerza. Pero si cambiamos porque a pesar de que nos esté yendo bien, el Espíritu Santo nos convenció, eso va a traer muchísima más bendición.

 

 

XVIII. EVALUANDO LOS RESULTADOS CONFORME A LA PALABRA

Creo que a estas alturas la pregunta importante es: ¿Cómo evaluar correctamente las cosas que nos están sucediendo, cómo evaluar la soberanía de Dios?  La respuesta es muy sencilla y al mismo tiempo muy complicada; debemos evaluar los resultados de acuerdo a la palabra de Dios; eso suena muy sencillo, lo complicado es que no conocemos bien la palabra de Dios.

Lo correcto es que con un conocimiento claro y profundo de la palabra de Dios que nos permita entender los valores, objetivos y los métodos que Dios tiene, más las promesas que nos ha hecho bajo el Nuevo Pacto, podamos con ese conocimiento evaluar cada situación. Pero por lo extenso que resultaría eso, recordando algunas cosas ya expuestas, y añadiendo otras, voy a enumerar algunos parámetros que considero muy importantes para interpretar correctamente las situaciones a nuestro alrededor.

 

A.  ES UN ERROR EVALUAR SOLO DE ACUERDO A LOS RESULTADOS.

Yo quería ganar dinero, dije una mentira, no le pague a fulano, me fue bien… entonces puedo seguir haciendo lo mismo. Yo le hable de Jesucristo a un amigo, me trató mal, me fue mal…. Entonces no debo hablarle a la gente de Jesucristo.

Ya vimos en este estudio, que los resultados no son los que confirman que estamos haciendo bien o mal, pues lo que nos confirma si estamos haciendo bien o mal es la palabra de Dios.

 

B.  ES UN ERROR IGNORAR POR COMPLETO LOS RESULTADOS

Pero también es un error ignorar por completo los resultados y ver solo la palabra de Dios, pues los resultados provistos por Dios, son lo que Dios consideró como lo mejor para bendecir nuestra vida, por lo tanto no pueden ser ignorados.

 

Salmos 90:12  Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.

 

Los resultados deben ser tenidos en cuenta pero evaluados a la luz de la palabra de Dios.

 

C.  NO MIRANDO LO QUE SE VE SI NO LO QUE NO SE VE

Eso quiere decir que debemos tener claro que todas las cosas materiales y todas las situaciones que Dios provee a nuestro alrededor, son la herramienta para lograr un propósito.

Cuando nosotros tomamos las cosas materiales y las situaciones a nuestro alrededor como el fin, como el objetivo final, en lugar de entender lo que Dios quiere que hagamos lo que ocurrirá es que nos volveremos cada vez más ambiciosos.

Podemos comparar la ambición con un mecánico que olvida que tiene como objetivo construir o reparar máquinas y se queda pensando que el objetivo es tener herramientas. El conseguirá ciertas herramientas y luego se sentirá vacío y entonces pensara que lo que tiene que hacer es conseguir más herramientas, y más herramientas… Así vive el hombre cuando no entiende, que las cosas y las situaciones son una herramienta para un propósito mayor.

Si tú crees que el objetivo es formar una empresa estás grave. Si piensas que el objetivo es casarte tener una familia y tener hijos estarás grave. Si piensas que el objetivo es lograr una carrera, y luego un máster o un doctorado estas grave.

 

Estas grave porque al pasar el tiempo todo eso lo perderás, que es precisamente lo que ocurre cuando el hombre muere. Por eso en la parábola, Jesús a un hombre que había logrado el éxito le dijo:

Lucas 12:20 al 21  Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 21Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

 

Pero contrario a vivir una vida necia, debemos tener bien claro que todas las cosas y todo lo que nos sucede son la herramienta para formar a Cristo en nosotros, de tal manera que cuando hagamos la voluntad de Dios, nos vaya bien o nos vaya mal según los parámetros del mundo de todos modos podemos decir como Pablo:

2 Corintios 4:18  no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

 

Las cosas que no se ven que son verdaderamente valiosas comienzan con la fe, el conocimiento de Dios, el conocimiento del hombre, el conocimiento de lo que vamos a recibir, pero sobre todo la manifestación del amor de Dios y del fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Lo importante es que estas cosas vayan creciendo en nuestra vida, y crecerán en la medida en que confiemos y seamos obedientes, independiente de si nos va bien o mal de acuerdo los parámetros del mundo.

 

Cuando el apóstol Pablo habla de colocar los ojos en las cosas realmente valiosas que son las que no se ven y que son eternas, lo hace por causa de situaciones supremamente difíciles sin embargo:

2 Corintios 4:17 al 18  Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;

 

Lo impresionante de esto es que cuando uno averigua cuál fue la leve tribulación momentánea a la que se refería, de leve no tiene nada:

2 Corintios 11:23 al 29 ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. 24De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. 25Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; 26en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; 27en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; 28y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. 29¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?

 

Cuando él dice que esto es leve, nos está mostrando una enorme fortaleza en el Señor, un gran contentamiento, una gran pasión por los perdidos, y una fe absoluta de una recompensa espectacular, por lo cual vale la pena vivir lo que Dios desee, obteniendo bendición de cada situación.

Vivir mirando lo que no se ve, es vivir mirando el futuro, pero el futuro eterno ofrecido por Dios para todos aquellos que le hemos creído. Cuando la eternidad con Dios no está entre los objetivos de nuestra vida, la vida se volverá incomprensible, dura, como dice el del libro de Eclesiastés la vida será vana, inútil y triste.

 

D.  LOS OBJETIVOS DE DIOS DETERMINAN LO BUENO O LO MALO DE UNA DECISIÓN

Eso en otras palabras quiere decir que los objetivos que Dios tiene para nuestra vida son los que determinarán si estamos tomando las decisiones correctas.

Después de una situación económica difícil el consiguió un trabajo buenísimo pero no tiene tiempo para la familia, tampoco tiene tiempo para la iglesia pero está ganando mucho dinero; ¿habrá sido una buena decisión tomar ese trabajo? ¿Será una buena decisión que la mujer sea la que se encargue de todo porque él no tiene tiempo pues está ganando dinero?

El hijo, que teniendo una mala relación con Dios le salió una beca para ir a estudiar a Europa; ¿será una buena decisión mandarlo? ¿Si estando cerca de la familia y la iglesia no logró aprender a relacionarse bien con Dios, será que estando en medio de incrédulos la situación mejorará?

Las herramientas que Dios nos ha dado deben ser bien usadas para logra el objetivo que Dios tiene en nosotros, si Dios te ha dado una esposa y unos hijos y por andar trabajando no eres el esposo o el padre apropiado, entonces estas usando mal la herramienta que Dios te dio y sólo cosecharas corrupción.

 

1 Timoteo 5:8  porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.

 

Se imagina que uno pregunte a alguien como está, y el conteste que está muy bendecido por Dios por ese trabajo, cuando al aceptar el trabajo se está portando peor que un incrédulo.

Se imaginan que uno pregunte a una mujer como está, y ella conteste que está muy bendecida por ese esposo que el Señor le dio, aunque eso ha causado que se aleje de Dios.

El objetivo no es conquistar el mundo, el objetivo es que Dios conquiste nuestro corazón. Las situaciones son buenas sólo sí me están acercando más a Dios, es decir si me están llevando a creer y a obedecer más a Dios. ¿Pero cómo llamar bendición lo que me aleja de los objetivos de Dios?

 

E.  LOS PRINCIPIOS DE DIOS DETERMINAN LO BUENO O LO MALO DE UNA ACCIÓN

En la vida cristiana los objetivos son tan valiosos como los métodos utilizados para lograrlos. Aunque algunos dicen que Maquiavelo fue malinterpretado, completamente contrario al postulado de que el fin justifica los medios, en la vida cristiana jamás el objetivo justifica el pecado, pues es imposible a través del pecado traer bendición a nuestra vida.

Estos pecados o malos métodos surgen cuando los objetivos son equivocados, y creo que podemos decir que siempre que hay malos métodos es porque los objetivos aún pareciendo buenos son equivocados.

 

El apóstol Pablo predicando un evangelio completo y fiel a las escrituras encontró que la gente reaccionaba de dos maneras:

2 Corintios 2:14 al 16  Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 15Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; 16a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?

 

Él está haciendo lo correcto, está usando el método correcto, está predicando el evangelio correcto, pero sí como algunos agradecen y conocen a Dios hay otros que detestan la verdad de Dios. Y cuando dice que para estas cosas quien está capacitado, está dando a entender que lo que resulte de hacer lo correcto, está en las manos de Dios.

 

Pero había otros predicadores a los cuales, estos resultados no les parecían que fueran buenos, pues pocos feligreses implican también pocas cosas en varios sentidos, y entonces estos predicadores comenzaron a predicar un evangelio no fiel a la verdad, pero agradable a los hombres para poder traerlos a la iglesia. El apóstol aclara:

2 Corintios 2:17  Nosotros no andamos negociando con el mensaje de Dios, como hacen muchos; al contrario, hablamos con sinceridad delante de Dios, como enviados suyos que somos y por nuestra unión con Cristo.

 

El resultado de esto es que se ha levantado una iglesia corrupta que dice ser cristiana, por la cual el nombre del Señor está siendo blasfemado, que en otras palabras quiere decir que esta iglesia está espantando a la gente de conocer a Dios, por la clase de evangelio que predica pues solamente es atractivo para los codiciosos.

Y entonces hoy encontramos cristianos políticos tramposos y ladrones, padres que para educar a sus hijos les mienten, esposos que para que sus esposas les obedezcan las tratan con dureza y violencia, empresarios que para ganar dinero abusan de los empleados, y todo tipo de líderes cristianos que estafan a sus feligreses para lograr sus objetivos.

Pero todos se engañan pensando que las cosas están funcionando, sin entender que cuando el método no es correcto sólo se logrará cosechar corrupción.

Al evaluar nuestras acciones y los resultados debemos tener en cuenta los principios prácticos, los principios morales y los principios espirituales, entendiendo que lo más importante es lo espiritual, a esto le sigue lo moral y por último está lo práctico.

Eso quiere decir que lo primero que debemos revisar es si estamos cumpliendo con Dios. Eso traerá preguntas como: ¿Estamos en esta tarea que hacemos haciéndolo para él? ¿Estamos esperando la recompensa de él o la de los hombres? ¿Esto que estoy haciendo o que voy a hacer lo estoy haciendo porque confío en él? ¿Esto que estoy haciendo está aumentando mi confianza y mi obediencia hacía él? ¿Esto que estoy haciendo está afirmando el fruto del Espíritu Santo en mi vida?

Luego debemos revisar lo que estamos haciendo con los hombres, lo cual traerá preguntas como: ¿Esto beneficia a mi hermano en la fe pues lo acerca más a Dios? O ¿Lo estoy tratando como a mí me gustaría que me trataran? ¿Estoy teniendo la fidelidad que me gustaría que me tuvieran? ¿Estoy siendo tan generoso como me gustaría que lo fueran conmigo? ¿Estoy siendo tan paciente y amoroso como me gustaría que fueran conmigo?

Cuando andamos cumpliendo con Dios el resultado será que también cumpliremos con los hombres, tal vez nos falte conocimiento, pero en la medida en que lo obtengamos mejoraremos nuestra forma de tratar a los hombres.

Y por último debo revisar los asuntos prácticos, que al hacerlo traerán preguntas como las siguientes: ¿hay diligencia en mi vida o soy perezoso? ¿Administro de manera eficaz el tiempo o lo desperdicio? ¿Estoy actuando de manera inteligente o estoy haciendo burradas? ¿Estoy verdaderamente economizando y administrando bien los recursos o desperdicio dinero y materiales?

 

Es posible que al hacer estas evaluaciones a veces no encontremos una explicación clara de por qué está sucediendo lo que sucede, y es porque como ya hemos explicado dentro de la soberanía de Dios hay cosas que suceden como consecuencia de nuestro corazón, pero hay cosas que suceden para preparar el camino a través del cual Dios se glorificara en nuestra vida, estás cosas a veces requieren de mucho tiempo para ser entendidas, pero no nos impiden vivir haciendo la voluntad de Dios.

 

Comentarios, preguntas o correcciones respecto de este u otro material a: [email protected]

¿Sabías qué?

La iglesia es una entidad sin ánimo de lucro, por esta razón para funcionar dependemos primeramente de Dios, y de las ofrendas, donaciones o contribuciones que sus miembros, amigos o simpatizantes quieran hacer, lo cual, si Dios lo coloca en tu corazón puedes hacer a través de las siguientes opciones.

Estamos en spotify
Síguenos